Legislador busca vetar adquisiciones chinas de empresas estadounidenses a causa de la pandemia

Por Frank Fang
23 de Abril de 2020 7:01 PM Actualizado: 23 de Abril de 2020 7:01 PM

El representante Mark Green (R-Tenn.) planea presentar un nuevo proyecto de ley destinado a evitar que China invierta en empresas vitales para la seguridad nacional de EE.UU.

Específicamente, busca proteger de adquisiciones chinas a las empresas estadounidenses “que suministran los equipos, sistemas y tecnologías para nuestro ejército”.

“China está tratando de aprovechar la crisis del coronavirus y engullir compañías en apuros que son vitales para nuestra defensa nacional, mientras son económicamente vulnerables y buscan capital”. No podemos permitir que esto suceda”, dijo Green según un comunicado de prensa del 22 de abril.

El legislador no especificó qué tipos de empresas estaba mirando el régimen chino, pero explicó que Estados Unidos “será vulnerable a los ataques y estará en desventaja comparativa con China” si no se aseguran las cadenas de suministro de Estados Unidos.

Green dijo que presentará la Ley SOS (Asegurar nuestros sistemas contra las tácticas de China), que reservará USD 10,000 millones de la Ley CARES, el paquete de estímulo contra el virus, “para incentivar a los inversores estadounidenses a invertir su capital en empresas vulnerables que son críticas para nuestra seguridad nacional”, dijo Green.

El Congreso estará en receso, como mínimo, hasta mayo, debido a las medidas de distanciamiento social para evitar la propagación del virus del PCCh.

El 27 de marzo, el presidente Donald Trump firmó la “Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica contra el Coronavirus” (Ley CARES), un paquete de estímulo de USD 2.2 billones para proporcionar alivio económico a los estadounidenses y a las empresas afectadas por la pandemia.

Green explicó que el proyecto de ley no requeriría nuevos fondos, sino que reasignaría los fondos existentes en el paquete de estímulo.

China busca utilizar la pandemia para avanzar en sus objetivos económicos, según un informe de marzo de la consultora independiente Horizon Advisory, con sede en EE.UU., que analizó las políticas recientes y los avisos anunciados por agencias gubernamentales chinas, gobiernos regionales e institutos de investigación.

Recientemente, los legisladores británicos también expresaron sus preocupaciones cuando la firma de inversión estatal china, China Reform, buscó nombrar a cuatro nuevos directores para el consejo de Imagination Technologies, una de las principales diseñadoras británicas de chips semiconductores.

La empresa fue adquirida por la empresa de capital privado Canyon Bridge, con sede en los Estados Unidos, en 2017, con el respaldo de China Reform.

“Lo que creemos que está sucediendo es que los chinos están tratando de exportar la base tecnológica de aquí a China y eso es inapropiado”, dijo el legislador británico David Davis a Reuters, el 14 de abril.

Otros gobiernos de todo el mundo también han alertado sobre el deseo de China de comprar empresas que sufren pérdidas financieras debido a la pandemia.

La semana pasada, India anunció que las inversiones de los países con los que comparte una frontera terrestre deberán obtener la aprobación del gobierno, en un esfuerzo por frenar las adquisiciones y absorciones “oportunistas”, según Reuters.

Las nuevas inversiones son vistas ampliamente como algo dirigido por las empresas chinas. Dos fuentes del gobierno indio de alto rango, no identificadas, dijeron a Reuters que las inversiones provenientes de Hong Kong también serían examinadas.

Además, “Alemania está en alerta máxima ante cualquier posible intento de China de explotar la crisis económica causada por el coronavirus para apoderarse de las empresas”, dijo a principios de abril, Reinhard Hans Butikofer, miembro del Parlamento Europeo, al Nikkei Asian Review.

La Junta de Revisión de Inversión Extranjera de Australia también desconfía en las adquisiciones extranjeras, particularmente Chinas, de empresas locales con dificultades financieras, informó el Sydney Morning Herald el 26 de marzo.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, durante una conferencia web con los ministros de defensa de los países de la alianza el 15 de abril, dijo que los “efectos geopolíticos de la pandemia podrían ser significativos”.

“Algunos pueden tratar de utilizar la recesión económica como una oportunidad para invertir en nuestras industrias e infraestructura crítica, lo que a su vez puede afectar nuestra seguridad a largo plazo y nuestra capacidad para enfrentar la próxima crisis cuando llegue”, dijo Stoltenberg, sin mencionar países específicos

Sigue a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

China enfrenta las críticas por su desinformación sobre el virus y EE.UU.

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.