Legislador de EEUU presenta proyecto de ley para contrarrestar la influencia de China en la ONU

Por Frank Fang
09 de Agosto de 2020
Actualizado: 09 de Agosto de 2020

El representante Michael McCaul (R-Texas) ha presentado una nueva propuesta legislativa destinada a fortalecer el liderazgo de Estados Unidos en las Naciones Unidas, al mismo tiempo que contrarresta las influencias malignas de los países adversarios como China.

El proyecto de ley, denominado Ley de Transparencia y Responsabilidad de las Naciones Unidas de 2020 (H.R.7939), facultaría al presidente de EE. UU. a nombrar a los países que participen en operaciones de influencia maligna dentro del sistema de las Naciones Unidas (ONU) como “agentes malignos globales” .

El secretario de Estado también estaría obligado a informar sobre los estados miembros de la ONU que se descubriera que participaron en esas operaciones.

“Durante años, el Partido Comunista Chino y otros actores malignos se han infiltrado en el sistema de las Naciones Unidas en busca de sus propios objetivos”, declaró McCaul en un comunicado de prensa del 7 de agosto.

“Esta legislación promulgaría reformas clave para aumentar la transparencia y asegurar que el gobierno de los Estados Unidos tenga los recursos y el personal para garantizar una mejor rendición de cuentas en el sistema de la ONU”, explicó.

El proyecto de ley busca expandir una unidad actual dentro del Departamento de Estado que alienta a los estadounidenses a aceptar trabajos en organizaciones internacionales, en una oficina completa. La nueva Oficina de Ciudadanos Estadounidenses apoyaría a los estadounidenses para que asuman papeles de liderazgo o supervisión en esas organizaciones.

El proyecto de ley también ordenaría la expansión de un programa de funcionarios profesionales junior patrocinado por Estados Unidos, que permite a los estadounidenses capacitarse en varias organizaciones internacionales, como la ONU, la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Agencia Internacional de Energía Atómica.

Finalmente, el proyecto de ley haría que las contribuciones de Estados Unidos a la ONU fueran más transparentes, como exigir que los informes sean accesibles al público luego de su presentación al Congreso.

“Es fundamental que tengamos la cantidad adecuada de compromiso y liderazgo de Estados Unidos para contrarrestar a aquellos que intentan socavar los ideales fundacionales de las Naciones Unidas para que podamos resolver mejor los problemas internacionales juntos”, dijo McCaul en el comunicado de prensa.

China

A medida que China se ha transformado de ser una economía agraria a un gigante económico, también ha ampliado su influencia dentro del sistema de la ONU.

“China está interesada en expandir su influencia dentro de la ONU, no porque apoye los principios fundadores de la ONU, sino para cambiar los valores, programas y políticas de la ONU en formas que beneficien las prioridades e ideología de China”, según un informe de abril de 2019 de la Heritage Foundation, con sede en Washington.

Entre los 17 organismos especializados de la ONU, los chinos actualmente encabezan cuatro de ellos: la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), la FAO, la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI).

La Organización Mundial de la Salud (OMS), ha sido criticada recientemente por repetir las afirmaciones de Beijing sobre la pandemia, que según los críticos exacerbó la propagación mundial de la COVID-19.

Dentro del sistema de la ONU, China también ha tratado de hacer valer sus reclamos de soberanía sobre la isla autogobernada de Taiwán, que Beijing considera una provincia renegada.

La OACI bloqueó a Taiwán, un importante centro de tráfico aéreo, para que no participe en sus reuniones desde 2016. El 1 de febrero, la portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Morgan Ortagus, expresó su preocupación, luego de que la OACI bloqueara a algunos usuarios de Twitter que criticaron a la agencia por su continua exclusión de Taiwán.

Luego, el 13 de febrero, la OACI emitió un documento titulado “Estimaciones del impacto económico debido a las prohibiciones de viaje de COVID-19”, en el que se refería a la isla como “Provincia de Taiwán”.

Estados Unidos ve a Taiwán como uno de sus socios claves en la región del Indo-Pacífico y ha proporcionado a la isla equipo militar para su autodefensa contra las amenazas de invasión de China.

El proyecto de ley de McCaul no es la única propuesta que intenta abordar la influencia de China en el organismo mundial.

En septiembre de 2019, los senadores Todd Young (R-Ind.) y Jeff Merkley (D-Ore.) presentaron un proyecto de ley (S.2528) en el que requiere al Director de Inteligencia Nacional de los Estados Unidos que proporcione un informe sobre los objetivos, tácticas e influencia de China en las organizaciones internacionales.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

TE RECOMENDAMOS