Legisladores de EE.UU. denuncian “implacable” persecución a Falun Gong durante 23 años por parte del PCCh

Por Frank Fang
20 de Julio de 2022 11:45 AM Actualizado: 22 de Julio de 2022 11:21 AM

Un grupo de legisladores estadounidenses bipartidistas ha denunciado la campaña del régimen comunista chino para erradicar la práctica espiritual Falun Gong, una persecución que lleva ya 23 años.

“Durante demasiado tiempo, el Partido Comunista Chino ha abusado de su poder y ha cometido atroces violaciones de los derechos humanos contra quienes practican Falun Gong”, dijo el senador Ted Cruz (R-Texas) en un comunicado. “Durante las últimas dos décadas, miles de practicantes de Falun Gong han sido encarcelados, y torturados, y asesinados por el PCCh”.

“Pero quizás más inquietante que esta implacable persecución es que China ha podido cometer sus atrocidades con impunidad”, continuó Cruz. “Denuncio inequívocamente el trato inhumano de China a los practicantes de Falun Gong y exijo que el PCCh proteja sus vidas y su libertad”.

Epoch Times Photo
El senador Ted Cruz (R-Texas), miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, habla durante una audiencia para examinar la política entre Estados Unidos y Rusia en el Capitolio de Estados Unidos en Washington el 7 de diciembre de 2021. (Alex Brandon/POOL/AFP vía Getty Images)

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina espiritual con ejercicios de meditación lentos y enseñanzas morales centradas en los principios de verdad, benevolencia y tolerancia. Desde su introducción en 1992, la práctica se extendió rápidamente en China, con alrededor de 70 a 100 millones de personas que la practicaban a finales de la década, según estimaciones oficiales.

Al ver la popularidad de la práctica como una amenaza, el PCCh lanzó una amplia campaña de persecución el 20 de julio de 1999. Desde entonces, millones de personas han sido detenidas en prisiones, campos de trabajo y otras instalaciones, con más de 4700 muertes documentadas como resultado de la persecución, según el Centro de Información de Falun Dafa. Sin embargo, debido a la estricta censura en China, es probable que el número real de muertes sea mucho mayor.

“Aprovecho este momento, no solo para hablar en contra de la persecución a los practicantes de Falun Gong, sino para recordar a los que han muerto por sus creencias”, dijo la representante Eleanor Holmes Norton (D-D.C.) en un comunicado.

“Apoyo a los muchos individuos que piden libertad en China, incluyendo a los practicantes de Falun Gong”, continuó Norton. “Los escucho y me solidarizo con ustedes hoy y todos los días”.

Epoch Times Photo
Del. Eleanor Holmes Norton (D-DC) habla en el Capitolio en Washington el 21 de mayo de 2020. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images)

Sustracción de órganos

Tanto Cruz como Norton señalaron la práctica continua autorizada por el Estado de China de la sustracción de órganos de los practicantes de Falun Gong, con el congresista de Texas diciendo que el régimen comunista ha llevado a cabo “horriblemente” la práctica “sin remordimiento”.

En 2019, el Tribunal de China, un panel popular independiente, determinó más allá de toda duda razonable que el PCCh ha matado a practicantes de Falun Gong encarcelados para vender sus órganos.

Al día de hoy, el PCCh sigue asesinando a practicantes por sus órganos. La oferta de órganos ha convertido a China en un destino de primer orden para el turismo de trasplantes, ya que los hospitales chinos suelen ofrecer breves tiempos de espera para la obtención de órganos compatibles con los pacientes, mucho más rápido que los países desarrollados con sistemas de donación de órganos establecidos.

En junio, Han Yu, una practicante de Falun Gong que vive en Estados Unidos, habló en la Cumbre Internacional de Libertad Religiosa sobre cómo sospechaba que su padre había sido asesinado por sus órganos, cuando murió mientras estaba recluido en un centro de detención en Beijing. Según Yu, se encontró que su cuerpo tenía puntos de sutura desde la zona de la garganta hasta el abdomen, y su abdomen estaba lleno de “hielo duro”.

Epoch Times Photo
Practicantes de Falun Gong participan en un desfile para conmemorar el 23º aniversario de la persecución a esta disciplina espiritual en China, en el barrio chino de Nueva York el 10 de julio de 2022. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

“La sustracción forzada de órganos es uno de los crímenes más terribles que creo haber conocido”, dijo Lord Philip Hunt, miembro del Parlamento del Reino Unido y exministro de Sanidad británico, en una reciente entrevista con NTD.

En un mitin celebrado en Taiwán el 16 de julio para conmemorar el 23º aniversario de la persecución, Chen Jiau-hu, legislador local y líder del Partido del Nuevo Poder de Taiwán, pidió a China que “detenga inmediatamente las atrocidades inhumanas de la sustracción forzada de órganos”.

Yoshifumi Shinzawa, jefe de la asamblea municipal de Takatori, ciudad de la prefectura japonesa de Nara, cuestionó en un comunicado cómo la gente no puede hacer nada cuando se entera de que los órganos de los practicantes de Falun Gong, como sus riñones e hígado, se venden a funcionarios del PCCh y a extranjeros.

“Espero que el mundo, con el apoyo de las Naciones Unidas, preste más atención a este asunto”, dijo Shinzawa.

Estados Unidos y la ONU

El representante Gus Bilirakis (R-Fla.) dijo que el historial de violaciones de los derechos humanos de China, incluida la “campaña de 23 años para purgar violentamente todos los aspectos de Falun Gong y sus practicantes en China”, es una de las razones por las que presentó una resolución de la Cámara de Representantes, H.Res.219, en marzo de 2021.

“Con demasiada frecuencia, la política exterior de Estados Unidos ha hecho la vista gorda ante el mal comportamiento de China”, dijo Bilirakis. “Por esa razón, presento la resolución que insta a las Naciones Unidas a tomar las medidas de procedimiento necesarias y apropiadas para eliminar a la República Popular China del Consejo de Seguridad de la ONU”.

“Esta importante acción debería haberse llevado a cabo hace mucho tiempo, dado el horrible historial de la RPC en materia de derechos humanos y sus continuos malos actos en la escena mundial”, añadió Bilirakis.

El representante Gus Bilirakis (R-Fla.) hace preguntas al Dr. Richard Bright, exdirector de la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado, durante una audiencia del Subcomité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes sobre Salud para discutir la protección de la integridad científica en respuesta al brote de coronavirus en Washington, el 14 de mayo de 2020. (Greg Nash/POOL/AFP vía Getty Images)

Bilirakis es también uno de los copatrocinadores de la Ley de Protección de Falun Gong (H.R.6319), legislación de la Cámara de Representantes presentada por el representante Scott Perry (R-Pa.) en diciembre del año pasado.

Si se promulga, la ley exigirá al presidente que identifique a las personas extranjeras que sean “responsables o cómplices a sabiendas de la sustracción forzada de órganos en China, o que hayan participado directa o indirectamente en ella”, y que les imponga sanciones, según el texto del proyecto de ley.

“Debemos seguir exigiendo a China que rinda cuentas por su mal comportamiento y adoptar una postura firme de que no se tolerarán más conductas indebidas”, dijo Bilirakis.

“Estados Unidos debe seguir siendo un faro de principios, valor, reconocimiento y promoción de los derechos humanos básicos de todas las personas”, continuó Bilirakis. “Si permanecemos en silencio ante estas transgresiones, descuidamos ese imperativo moral y lo hacemos poniendo en peligro a la sociedad civil”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.