Director de ONG: Batalla por controlar narrativa de COVID-19 recrudece persecución a Falun Gong en China

Se recrudece el hostigamiento y el encarcelamiento por el temor a los denunciantes

Por Frank Fang
03 de Julio de 2022 4:44 PM Actualizado: 03 de Julio de 2022 4:44 PM

Una forma en que el régimen chino ha mantenido el control sobre la narrativa de COVID-19 es encarcelando a más personas que practican Falun Gong, dijo el director de una organización sin fines de lucro en una cumbre de libertad religiosa el jueves.

El Partido Comunista Chino (PCCh), en el poder, declaró la guerra a los periodistas independientes, los médicos y los periodistas ciudadanos de China durante la pandemia, incluidos los chinos que practican Falun Gong, debido al mayor riesgo que suponen para el régimen por haber denunciado irregularidades.

Miles de practicantes más fueron hostigados por funcionarios y policías chinos, y cientos de practicantes más fueron condenados en cada uno de los últimos dos años, en comparación con las cifras de 2019, según los datos presentados durante un foro en la Cumbre Internacional de Libertad Religiosa el 30 de junio.

Levi Browde, director ejecutivo de la organización sin fines de lucro Falun Dafa Information Center con sede en Nueva York, explicó durante el foro que el PCCh decidió intensificar su persecución contra Falun Gong debido al gran tamaño del grupo espiritual—decenas de millones de practicantes en China—que ya está sujeto a los métodos de control de información y desinformación del régimen chino.

“Es por eso que durante la pandemia, los encarcelamientos contra Falun Gong en realidad aumentaron, porque Falun Gong ya no es solo una minoría perseguida. También es un denunciante”, dijo Browde.

Foto de la época
Levi Browde, director ejecutivo del Centro de Información de Falun Dafa, en un mitin de Falun Gong en el ayuntamiento de Nueva York, el 11 de mayo de 2016. (Benjamin Chasteen/The Epoch Times)
Añadió: “Y ellos [Beijing] saben que si están ocultando algo sobre el virus en Wuhan u otros lugares, Falun Gong es el primero al que deben callar, porque son los que van a exponer el noticias sobre lo que está haciendo el PCCh. Y eso es exactamente lo que sucedió”.

Persecución de los que valoran la verdad

Hubo 3582 casos de hostigamiento en 2019, pero la cantidad de casos se disparó a 9159 en 2020 antes de aumentar a 9332 en 2021, según el nuevo informe bianual del Centro de Información de Falun Dafa publicado en mayo, titulado: “Pandemia, persecución y retroceso: tendencias y análisis de la represión de Falun Gong en China y más allá”.

El año pasado, 1372 practicantes fueron sentenciados a prisión, lo que supone un incremento respecto a los 775 de 2019.

El número de practicantes asesinados a causa de su fe también coincide con la alarmante tendencia. Según el informe, se reportaron 180 muertes en 2021—casi el doble de las 98 muertes conocidas en 2019. Para los primeros tres meses de este año, ya hay 21 muertes confirmadas.

Falun Gong, también conocida como Falun Dafa, una disciplina espiritual que enseña a sus practicantes a vivir según los principios universales de verdad, benevolencia y tolerancia. Fue muy popular en China en la década de 1990, ya que contaba con entre 70 y 100 millones de practicantes, según estimaciones oficiales. En 1999, el PCCh percibió la disciplina popular como una amenaza a su gobierno y lanzó una persecución a nivel nacional contra la práctica y sus practicantes.

Millones han sido detenidas en prisiones, campos de trabajo y otras instalaciones, y cientos de miles han sido torturados mientras estaban encarcelados, según el centro de información. Además, hay más de 4700 muertes documentadas como resultado de la persecución, aunque los expertos dicen que la cifra real es probablemente mucho mayor.

Denunciantes de Falun Gong

“Los practicantes de Falun Gong dirigen la red de información y medios en operación secreta más grande dentro de China”, señaló el informe.

Uno de los denunciantes identificados es Fang Bin, un autodenominado periodista ciudadano, que expuso la gravedad de los brotes en Wuhan durante el inicio de la pandemia luego de filmar con éxito los cadáveres en los hospitales saturados de la ciudad.

fang bin protesta de hong kong
Una activista a favor de la democracia (centro) de HK Alliance sostiene una pancarta de la periodista ciudadana desaparecida Fang Bin, mientras protesta frente a la oficina de enlace china en Hong Kong, el 19 de febrero de 2020. (Isaac Lawrence/AFP a través de Getty Images)
Días después de que sus imágenes se hicieran públicas en Internet, Fang fue detenido por la policía. Se desconoce su paradero actual, pero habría estado detenido en el centro de detención de Jiang’an en Wuhan en noviembre de 2021.

Antes de la pandemia, Fang estuvo detenido durante más de cuatro años y “atrozmente torturado” por practicar Falun Gong, según el informe.

El informe también nombró a la denunciante Xu Na, una de los 11 practicantes de Falun Gong acusados ​​en abril de 2021 por proporcionar información relacionada con la pandemia en la capital de China, Beijing, a la edición en chino de The Epoch Times. Xu fue sentenciada a ocho años de prisión en enero.

Asesinato por órganos

El debate también se habló de la práctica autorizada por el estado de China de la sustracción forzada de órganos a los practicantes de Falun Gong. La práctica convirtió a China en un destino principal para el turismo de trasplantes porque los hospitales chinos con frecuencia ofrecen tiempos de espera cortos para los órganos compatibles con los pacientes, mucho más rápido que los países desarrollados con sistemas de donación de órganos establecidos.

Las denuncias de sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia de Falun Gong surgieron por primera vez en 2006. Ahora, más de 15 años después, China sigue asesinando a practicantes por sus órganos, según Browde.

“Esto está sucediendo mucho en China. Es un negocio muy rentable. Es una industria multimillonaria, el acto de matar a personas inocentes y vender órganos”, dijo Browde.

Una de las participantes en el foro fue Han Yu, una practicante de Falun Gong, quien compartió cómo sospechaba que su padre, Han Junqing, fue víctima del esquema criminal de sustracción forzada de órganos de China, que falleció en 2004 mientras estaba recluido en un centro de detención en Beijing. En ese momento, Han todavía estaba en China, pero finalmente se mudó a Estados Unidos en 2018.

Yu dijo que la policía le dijo que su padre murió de un ataque al corazón. Pero ella sospecha de esa determinación de la causa de la muerte basándose en lo saludable que estaba su padre antes de su detención. Además, Yu dijo que el hecho de que la policía tardara más de un mes en permitir a la familia ver el cuerpo de su padre despertó sus sospechas.

Bajo la atenta vigilancia de los agentes de policía, Yu y su familia pudieron finalmente ver el cuerpo del señor Han. Pero lo que vieron los dejó en estado de shock.

“Mi padre yacía tendido con moretones verdes y morados por todo [su cuerpo]”, dijo Han. “Lo que más me impactó fueron los puntos gruesos de sutura en el área de su garganta”.

Los puntos se extendían desde el área de la garganta hasta el abdomen, según Han. Ella dijo que su familia luego presionó su abdomen y descubrió que estaba lleno de “hielo duro”.

“Mi tío estaba furioso y se enfrentó a la policía por lo que le habían hecho a mi padre. La policía se limitó a decir que se debía a una autopsia. Pero nadie de mi familia había consentido una autopsia, y la policía también se negó a hacer público el informe de la autopsia”, dijo Han.

Ella dijo que le duele cada vez que comparte la historia de su padre, pero que debe seguir haciéndolo.

“No quiero que la muerte de mi padre sea en vano si conseguimos detener la sustracción forzada de órganos en China”, dijo Han en la cumbre.

Crímenes contra la humanidad

En 2019, un grupo independiente, llamado Tribunal de China, concluyó que dicha práctica estaba ocurriendo “a una escala significativa” en China. Y concluyó que tales acciones equivalían a crímenes contra la humanidad, siendo los practicantes de Falun Gong la principal fuente de órganos.

Larry Liu, subdirector de gobierno y defensa de la organización sin fines de lucro, dijo que el Departamento de Estado de EE. UU. podría ayudar a poner fin a la persecución de Falun Gong en China.

“Alentamos al Departamento de Estado a que considere designar la persecución a Falun Gong como un crimen contra la humanidad o un genocidio”, dijo Liu.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.