Legisladores estadounidenses buscan sacar de China las cadenas de suministro de semiconductores

Por Frank Fang
11 de Mayo de 2020
Actualizado: 11 de Mayo de 2020

La recién formada Fuerza de Trabajo de China, un comité de la Cámara compuesto por 15 legisladores republicanos, espera mantener la delantera de Estados Unidos en el diseño de chips semiconductores avanzados, usados para casi todos los dispositivos electrónicos, desde teléfonos inteligentes y computadoras, hasta satélites y sistemas de misiles.

El representante Michael McCaul (republicano por Texas), líder del grupo de trabajo y presidente del Comité de Asuntos Extranjeros de la Cámara, pidió al Congreso asegurar que las cadenas de suministro de semiconductores estuvieran fuera de “la amenaza que representan actores malignos como el Partido Comunista Chino”.

Él también le pidió al Congreso crear incentivos para que los fabricantes hagan chips semiconductores avanzados en Estados Unidos.

“Los semiconductores de punta son clave para la seguridad futura y la competitividad económica de la nación”, dijo en un comunicado de prensa del 10 de mayo.

Compañías de dispositivos electrónicos como Apple diseñan sus propios chips antes de enviarles los planos a terceros para que los fabriquen. Actualmente hay tres compañías en el mundo que pueden fabricar los chips más rápidos y avanzados: la empresa estadounidense Intel, el gigante tecnológico surcoreano Samsung, y la taiwanesa TSMC, el fabricante de chips más grande del mundo.

Aunque China está atrasada en la capacidad de fabricación de semiconductores —los fabricantes de chip de China están al menos dos generaciones por detrás de TSMC— algunas partes de la cadena de suministro están en China. Por ejemplo, TSMC y Samsung ambas tienen fábricas de chips en China.

¿Nuevas fábricas?

La administración también espera que los fabricantes de chips puedan construir fábricas en Estados Unidos, y están en charlas con Intel y TSMC sobre tales planes, según un reporte del 10 de mayo del Wall Street Journal, citando correspondencias vistas por el periódico y personas no identificadas familiarizadas con las discusiones.

TSMC dijo en una declaración al WSJ, que estaba abierto a la posibilidad de construir una fábrica fuera de Taiwán y China, pero que no había “aún planes concretos”.

El 16 de abril, el presidente de TSMC, Mark Liu, dijo que la compañía “está evaluando activamente un plan para [una fábrica] en Estados Unidos”, según medios taiwaneses.

Liu Pei-chen, un investigador del grupo de expertos del Instituto de Investigación Económica de Taiwán, le contó al medio de comunicación hermano de Epoch Times, NTD, que esta noticia podría ser un signo de que la industria global de semiconductores se está mudando fuera de China, con potencial para futuros cambios en estrategia de inversión y reestructuración de la cadena de suministro.

Según un informe de enero de Nikkei Asian Review, funcionarios estadounidenses estaban preocupados por la potencial interferencia china y querían que TSMC produjera chips en Estados Unidos. “El gobierno de EE. UU. quiere que los chips que vayan en proyectos militares se construyan en suelo estadounidense”, dijo un alto funcionario del gobierno taiwanés no identificado a la publicación japonesa.

Según Nikkei, TSMC ha fabricado chips usados en aviones caza F-35 estadounidenses, como también los chips “de grado militar” aprobados por el Pentágono para fines militares clasificados.

Norteamérica representa un 60 por ciento del ingreso neto del TSMC, con unos USD 35,770 millones en 2019, según un reporte de la SEC (Comisión de Bolsa y Valores). China representa el 20 por ciento, Japón el 5 por ciento, mientras que el resto de Asia Pacífico representa el 9 por ciento.

TSMC tenía una porción del mercado del 52.7 por ciento en el cuarto trimestre de 2019, seguido de Samsung con el 17.8 por ciento, según el investigador de mercado TrendForce.

Acciones de Estados Unidos

McCaul pidió al gobierno de EE. UU. “trabajar con la industria, la academia, los gobiernos estatales y locales, y socios internacionales para incentivar la fabricación de semiconductores avanzados e investigación y desarrollo justo aquí en Estados Unidos”.

Él agregó que la pandemia actual ha ilustrado la necesidad de la autosuficiencia de Estados Unidos “y la capacidad industrial para fabricar varios productos vitales para nuestra propia seguridad”.

La pandemia global ha creado una escasez de suministros médicos en Estados Unidos, incluyendo mascarillas protectoras y respiradores, ya que muchos de esos artículos son producidos principalmente en China.

El virus del PCCh, conocido comúnmente como nuevo coronavirus, se originó en Wuhan, ciudad al centro de China, y ha causado más de 79,500 muertes tan solo en Estados Unidos.

Estados Unidos ha iniciado acciones para impulsar su industria de semiconductores nacional. La ley de Apropiación del Año Fiscal 2020, la cual establece el presupuesto federal hasta el 30 de septiembre de este año, incluye un lenguaje que enfatiza la importancia del liderazgo de EE. UU. en semiconductores, según la asociación de comercio Asociación de Industria de Semiconductores (SIA).

El acta también coloca fondos para agencias federales como la Fundación Nacional de Ciencia (NSF) y el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología, que apoya la investigación de semiconductores, según SIA.

También, en febrero, la Oficina de Políticas en Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca anunció un nuevo grupo de trabajo interinsitutcional que se enfoca en la investigación y desarrollo de semiconductores.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Por qué demandar al Partido Comunista Chino por los daños del COVID-19?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS