Legisladores republicanos advierten a la Reserva Federal contra ecologizar el sistema bancario de EE.UU.

Por Emel Akan
09 de Febrero de 2021
Actualizado: 09 de Febrero de 2021

WASHINGTON —Poco después de las elecciones presidenciales de noviembre de 2020, la Reserva Federal declaró que el cambio climático es una amenaza potencial para la estabilidad financiera y se unió a una red que aboga por utilizar las palancas de la regulación financiera para abordar el cambio climático.

Un grupo de legisladores republicanos se encuentra entre los críticos que sostienen que los bancos centrales no deberían “volver un arma” su autoridad para obligar a los bancos y a las empresas privadas a desfinanciar las industrias de combustibles fósiles con fines políticos.

La Junta de la Reserva Federal anunció el 15 de diciembre de 2020 que se unía formalmente a la Red de Bancos Centrales y Supervisores para la Ecologización del Sistema Financiero (NGFS), creada hace tres años. La NGFS promueve las finanzas ecológicas y tiene como objetivo elaborar recomendaciones para que los bancos centrales “gestionen los riesgos y movilicen el capital para las inversiones verdes y de bajo carbono”, según su sitio web.

El grupo cuenta con casi 100 miembros y observadores, entre ellos el Banco Popular de China, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional.

La medida de la Fed se produjo después de que el banco reconociera por primera vez el cambio climático como un riesgo sistémico en su informe bianual de estabilidad financiera publicado en noviembre. La Fed aún no ha propuesto un marco para abordar el cambio climático, pero dijo que espera que “los bancos cuenten con sistemas que identifiquen, midan, controlen y supervisen adecuadamente” todos los riesgos significativos, incluidos los climáticos.

Los republicanos temen que el gobierno de Biden y los activistas del clima puedan utilizar la regulación financiera como una puerta trasera para lograr sus objetivos políticos. De ahí que les preocupe que la decisión de la Reserva Federal de unirse a la red climática pueda politizar aún más el acceso al capital y ahogar la financiación bancaria de sectores como el carbón, el petróleo y el gas.

“El convertir en una arma la regulación financiera, incluidas algunas de las recomendaciones de la NGFS, pone en peligro el acceso al capital de las empresas que operan legalmente en Estados Unidos”, dijo el representante Andy Barr (R-Ky.) a The Epoch Times en un correo electrónico.

“El asalto de la Administración Biden a la industria energética es una amenaza para los puestos de trabajo y los costos energéticos de los hogares en un momento de incertidumbre económica generalizada”, dijo.

Barr y 46 de sus colegas republicanos de la Cámara de Representantes enviaron una carta el 9 de diciembre al presidente de la Fed, Jerome Powell, y al vicepresidente de Supervisión, Randal Quarles, en la que planteaban su preocupación por la posibilidad de que la Fed introdujera pruebas de tensión relacionadas con el clima para los bancos regulados.

Las pruebas de tensión, desarrolladas tras la Gran Recesión, son un proceso mediante el cual los bancos centrales determinan si una institución financiera tiene suficiente capital para hacer frente a diversos riesgos económicos.

“Le instamos a que no contemple la aplicación de tales escenarios [relacionados con el clima] sin la debida consideración de sus deficiencias y desafíos metodológicos”, afirmó el grupo en la carta.

Citaron las deficiencias de los marcos introducidos por algunos reguladores europeos, incluido el Banco de Inglaterra, y recomendaron no imitar los caminos que ellos tomaron.

“Desgraciadamente, esos caminos sugeridos están plagados de especulaciones, incoherencias y dependencia de proyecciones a largo plazo”, señalaron.

Los legisladores republicanos también advirtieron contra “la desacertada pauta de ‘desbancar’ a las empresas que operan legalmente” en los sectores del carbón, el petróleo y el gas, calificándolas de decisiones políticamente motivadas.

“Es posible que la introducción de las pruebas de tensión al cambio climático pueda perpetuar esta tendencia”, señala la carta.

Ecologizar el sistema financiero

El Banco Central Europeo (BCE) está preparando unas directrices para las instituciones financieras. Aunque las directrices no serán jurídicamente vinculantes, el BCE espera que los bancos identifiquen y gestionen los riesgos climáticos y medioambientales y los divulguen de forma transparente.

El Banco de Inglaterra será el pionero en la ecologización del sistema financiero, ya que tiene previsto aplicar su primera prueba de resistencia climática a las instituciones financieras en junio. La prueba de resistencia climática requerirá que los bancos y las compañías de seguros determinen si tienen suficientes niveles de capital para mitigar las posibles pérdidas derivadas del cambio climático.

La Reserva Federal no ha implementado ninguna medida de este tipo, pero sigue “evaluando e invirtiendo” en formas de comprender mejor los posibles efectos del cambio climático en los bancos estadounidenses, dijo la Fed en respuesta a la carta de los miembros del GOP.

La carta de respuesta de la Fed, obtenida por The Epoch Times, afirmaba que la actual prueba de tensión del banco central para los grandes bancos examina “la adecuación del capital en un horizonte temporal mucho más corto que el horizonte temporal en el que es probable que se manifiesten los efectos del cambio climático”, lo que indica la dificultad de medir adecuadamente los riesgos relacionados con el clima.

La Fed también señaló que su análisis del riesgo climático es “nuevo y está en evolución”, pero aseguró que los responsables de la política de la Fed adoptarán un “enfoque cuidadoso, reflexivo y transparente de este trabajo”.

“La Reserva Federal no aplicará en Estados Unidos ninguna recomendación del NGFS que no sea en el mejor interés del sistema financiero estadounidense”, decía la carta.

La decisión de la Reserva Federal de unirse a la red climática se produjo en medio de solicitudes de los demócratas para que los reguladores realicen pruebas de resistencia a las instituciones financieras y reduzcan los préstamos a los sectores expuestos al clima.

En junio del año pasado, el Comité Selecto de la Cámara de Representantes sobre la Crisis Climática, creado por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), publicó un plan integral para abordar la crisis climática. En su plan de 538 páginas, los demócratas “exigen a la Reserva Federal que identifique y gestione los riesgos financieros relacionados con el clima”.

El informe afirmaba que el costo de las catástrofes naturales para la economía estadounidense fue de más de 150,000 millones de dólares entre 2016 y 2018.

“Y si las temperaturas aumentan hasta 4°C por encima de los niveles preindustriales en los próximos 80 años, las pérdidas económicas mundiales podrían superar los 20 billones de dólares al año, lo que supondría un daño económico sin precedentes y probablemente permanente a escala global”, advirtieron los demócratas.

Los ecologistas sostienen que a menudo se pasa por alto la relación entre el sector financiero y la crisis climática. En los últimos años, los principales bancos y empresas de inversión han empezado a situar la sostenibilidad medioambiental en el centro de sus planes de negocio para evitar las críticas de los activistas.

BlackRock, el mayor gestor de dinero del mundo, con más de 8.6 billones de dólares de activos gestionados, se ha comprometido a reducir sus inversiones en acciones de combustibles fósiles.

El riesgo climático es un riesgo de inversión, según el director general de BlackRock, Larry Fink.

“Cada vez más reguladores financieros hacen obligatoria la divulgación del riesgo climático, los bancos centrales realizan pruebas de tensión para detectar el riesgo climático y los responsables políticos de todo el mundo colaboran para alcanzar objetivos climáticos comunes”, escribió Fink en su carta de 2021 a los clientes.

Frank Elderson, presidente del NGFS y miembro del comité ejecutivo del BCE, celebró la decisión de la Fed de unirse a la red climática.

La red tiene objetivos ambiciosos y su trabajo está “lejos de estar terminado”, dijo Elderson en una declaración el 15 de diciembre de 2020.

“Todavía debemos seguir adelante con nuestros esfuerzos colectivos para asegurar que alcanzamos las emisiones netas cero y abordar los riesgos que la crisis climática supone para el sistema financiero”, dijo.

No todos apoyan que los bancos centrales se embarquen en la agenda climática.

Según Ike Brannon, economista y presidente de Capital Policy Analytics, es probable que la Fed introduzca escenarios de cambio climático en sus pruebas de tensión de las instituciones financieras.

“No creo que esto tenga un gran impacto a corto plazo, ya que el impacto a corto plazo del cambio climático no es tan preocupante, pero sus ramificaciones a largo plazo podrían ser mayores”, dijo Brannon a The Epoch Times.

“Este es un objetivo a largo plazo de muchos de los que defendieron que [la Fed] diera este paso, pero creo que tienen planes que van más allá del cambio climático”, añadió.

“Crear un sistema por el que el gobierno pueda utilizar su poder de regulación financiera para dirigir la economía lejos de las empresas e industrias que desaprueba es un objetivo muy importante para muchos demócratas en el Congreso y la administración”.

Según John Cochrane, economista de la Hoover Institution de la Universidad de Stanford, la Fed y otros bancos centrales “se están precipitando en la política climática”.

“Esto es un error. Destruirá la independencia de los bancos centrales, su capacidad para cumplir sus principales misiones de controlar la inflación y frenar las crisis financieras, y la fe de la gente en su imparcialidad y competencia técnica. Y no ayudará al clima”, afirmó en un informe.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS