Levantando nuestras mentes y corazones: el valor de la oración

Por JEFF MINICK
31 de Enero de 2020
Actualizado: 31 de Enero de 2020

Hace muchos años, en la reunión mensual de nuestro club de lectura en Waynesville, Carolina del Norte, el tema de la oración surgió durante una discusión sobre “Saint Maybe” de Anne Tyler. Un médico, un hombre inteligente y bien hablado con un sentido del humor irónico, nos preguntó: “¿Qué es exactamente la oración? Quiero decir, ¿usted qué hace cuando reza?

Su pregunta fue sincera. Había crecido en un hogar no religioso, y resultó que nunca había rezado en su vida.

Varias personas trataron de responderle, pero cuando dijimos nuestras buenas noches, mi amigo parecía tan perplejo como cuando había hecho la pregunta.

Entonces, ¿qué es la oración?

Creencia, conexión y los caminos de la oración

Del antiguo Catecismo de Baltimore, los jóvenes católicos aprendieron que la oración “era elevar nuestras mentes y corazones a Dios”. El evangelista Billy Graham dijo una vez que “La oración es más que un deseo. Es la voz de la fe dirigida a Dios”. Los judíos devotos rezan para que sus corazones puedan alcanzar al Todopoderoso.

Todas estas religiones, y otras, creen que nos conectamos a través de la oración con Dios. El ateísmo de mi amigo sin duda explica su incapacidad para comprender la oración.

Las personas que adoran a un poder superior oran de diferentes maneras. Algunos usan dispositivos como el rosario, las ruedas de oración o las filacterias judías. Algunos asumen diferentes posturas para las oraciones formales. Algunos rezan en voz alta, otros en silencio.

Aunque las razones para la oración pueden variar de un individuo a otro, la mayoría de las religiones promueven oraciones de acción de gracias, alabanza, gratitud e intercesión. Esta última forma de oración implica pedir ayuda del cielo, suplicar un milagro para curar el cáncer de un ser querido, buscar fuerza y ​​coraje cuando su mundo se derrumba a su alrededor, pidiendo sabiduría para tratar con un adolescente rebelde.

Aunque las razones para la oración pueden variar de un individuo a otro, la mayoría de las religiones promueven oraciones de acción de gracias, alabanza, gratitud e intercesión. (Crédito: BenjaminBalazs/Pixabay) pixabay.com

¿Funciona la oración?

¿Y qué pasa con eso? Cuando le diga a su amiga cuyo esposo la acaba de abandonar, que usted rezará por ella, ¿su intercesión ayudará a tranquilizarla? ¿La “elevación de corazones y mentes a Dios” por parte de familiares y amigos hará algo bueno para ese hombre que es llevado en una camilla a la sala de operaciones para un trasplante de corazón? Al tocar a la puerta del cielo, ¿podemos desempeñarnos mejor en nuestro trabajo? ¿Nuestras oraciones van de nuestras bocas al oído de Dios o son solo una pérdida de aliento, los deseos de los niños perdidos y vagando en un universo frío e indiferente?

Vamos a ver.

Salud física

En su artículo en línea en WebMD, “¿Puede la oración sanar?” Jeanie Lerche Davis presenta evidencia de numerosos estudios que demuestran que la oración no solo cura, sino que también puede prevenir enfermedades e incluso promover una buena salud.

Durante 30 años, informa Davis, el científico y médico de Harvard Herbert Benson ha estudiado el efecto de la oración y la meditación en los pacientes, y ha descubierto sus efectos positivos en el cerebro, la respiración, la presión arterial y la frecuencia cardíaca. El Dr. Harold Koenig de la Universidad de Duke ha descubierto algunas conexiones notables entre la salud, la fe y la oración, informando que “los pacientes cardíacos tenían 14 veces más probabilidades de morir después de la cirugía si no participaban en una religión” y que “personas hospitalizadas que nunca asistieron a La iglesia tenían una estadía promedio tres veces más larga que la de aquellos quienes asistían regularmente”.

Mitchell Krucoff, MD, también de la Universidad de Duke, informa que “todos estos estudios, todos los informes, son notablemente consistentes al sugerir el posible beneficio medible para la salud asociado con la oración o las intervenciones espirituales”.

Salud Mental y Fuerza

Además de posiblemente afectar nuestra salud física, la oración y la meditación también traen recompensas mentales y espirituales. Algunos escuchan la “voz pequeña y apacible” de Dios, mientras que otros se vacían del ruido y el ajetreo del mundo. Tales intentos pueden reducir nuestra ansiedad y estrés, mejorar nuestras habilidades mentales y aumentar nuestra energía.

Muchos sacan fuerzas de la oración. El soldado que entra en la batalla, la mujer que se enfrenta a una entrevista de trabajo importante, el jugador de fútbol que inclina la cabeza con un compañero de equipo antes de un juego: todos son ejemplos de personas que piden coraje e intercesión.

El efecto de la oración y la meditación en los pacientes, tiene efectos positivos en el cerebro, la respiración, la presión arterial y la frecuencia cardíaca. (La Gran Época)

Vida familiar y comunitaria

La oración también puede fortalecer nuestros matrimonios y familias. Mark Merrill, fundador de Family First, Inc., escribe en “8 Beneficios de orar junto con su cónyuge” que orar con una esposa o esposo aumenta “la confianza y la intimidad con un cónyuge”, le enseña a “usted a centrarse en los demás” y ayuda a “su cónyuge a conocer mejor sus dificultades y necesidades”.

En “El poder de la oración por las familias“, Alysse ElHage informa que rezar juntos ayuda a reducir las tensiones familiares, brinda la oportunidad de transmitir las tradiciones religiosas y crea un sentido de unidad familiar.

Finalmente, la oración también puede fortalecer a las comunidades. Cuando se enfrentan a un desastre, un tiroteo masivo, un huracán, un incendio terrible, algunas personas ofrecen “pensamientos y oraciones” por las víctimas y los sobrevivientes. Otros se burlan de ellos, alegando, por ejemplo, que las plegarias vacías no van a terminar con los tiroteos masivos. Pueden estar en lo correcto, pero no pueden ver que estas oraciones atraen a los que vivieron ese tiroteo, como una comunidad.

Hace quince años, cuando mi esposa yacía moribunda y en coma en un hospital, nuestros hijos rezaron el Rosario y otras oraciones cerca de su cama. Después de un tiempo, una de las enfermeras me apartó y dijo: “Acerca de estas oraciones… sus hijos saben que su madre nunca se recuperará, ¿verdad?”. “Ellos lo saben”, le dije, “y están orando por un milagro, pero en su mayoría rezan para que su madre esté con Dios después de su muerte”.

Quietud

El poder de la oración no prueba la existencia de un poder divino. Aquellos con fe religiosa creen que sí. Los escépticos responderían que la oración y la meditación pueden ofrecer un alivio físico y mental, pero ningún signo indiscutible de ningún dios.

Cualquiera que sea el lado de esa cerca en la que estemos, podríamos reflexionar sobre las famosas palabras de Blaise Pascal, matemático y filósofo: “Todos los problemas de la humanidad provienen de la incapacidad del hombre de sentarse en silencio en una habitación solo”.

Sentarse en silencio en una habitación solo es el comienzo de la oración. Es el comienzo de una respuesta a la pregunta de mi amigo durante la reunión de ese club de lectura hace mucho tiempo.

Jeff Minick tiene cuatro hijos y un pelotón creciente de nietos. Durante 20 años, enseñó historia, literatura y latín en seminarios de estudiantes de educación en el hogar en Asheville, Carolina del Norte. Hoy en día, vive y escribe en Front Royal, Virginia. Vea JeffMinick.com para seguir su blog.

*****

Puede interesarle:

70 años de comunismo en China, 70 años de tragedia

TE RECOMENDAMOS