Libros prodemocracia de bibliotecas hongkonesas son revisados ante la Ley de Seguridad de Beijing

Por Isabel van Brugen
07 de Julio de 2020 12:28 PM Actualizado: 07 de Julio de 2020 12:28 PM

Los libros escritos por prominentes figuras prodemocráticas de Hong Kong fueron retirados de los estantes de las bibliotecas de toda la ciudad, a raíz de la ley de seguridad nacional de Beijing que entró en vigencia la semana pasada.

Un departamento del gobierno dijo el domingo que los libros han sido retirados de los estantes de las bibliotecas públicas para su revisión, para ver si violan la nueva ley draconiana del régimen comunista chino, que se impuso a las 11 p.m. el 30 de junio, después de unas votaciones protocolarias.

La legislación general estipula que los infractores, si son declarados culpables de secesión, subversión, terrorismo o colusión con fuerzas extranjeras, podrían ser encarcelados de por vida. Los críticos temen que la ley se utilice para reprimir a los opositores del Partido Comunista Chino (PCCh).

Las bibliotecas públicas de Hong Kong “revisarán si ciertos libros violan las estipulaciones de la Ley de Seguridad Nacional”, dijo en un comunicado el Departamento de Servicios Culturales y de Ocio, que administra las bibliotecas.

“Si bien se buscará asesoramiento legal en el proceso de la revisión, los libros no estarán disponibles para préstamo y referencia en las bibliotecas”.

Una búsqueda de libros por el joven activista Joshua Wong o la política prodemocrática Tanya Chan, en el sitio web de las bibliotecas públicas mostró los libros, incluyendo “Unfree Speech”, en coautoría de Wong, no disponibles o en revisión.

“La ley de seguridad nacional… impone un régimen de censura de estilo continental a esta ciudad financiera internacional”, tuiteó Wong el sábado, y agregó que sus títulos “ahora son propensos a la censura de libros”.

Según el South China Morning Post, al menos nueve libros han sido marcados como “en revisión” o no están disponibles.

Se han planteado preocupaciones de que la legislatura viole la Ley Básica de Hong Kong, que garantiza que el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos pueda permanecer en vigor en el territorio.

Según la Declaración Conjunta sino-británica, que estableció los términos de la transferencia de Hong Kong al gobierno chino en 1997, el régimen acordó otorgar a la ciudad autonomía y libertades que no se disfrutaban en el continente, bajo la fórmula de “un país, dos sistemas”.

El lunes por la noche, el gobierno de Hong Kong publicó detalles del artículo 43 de la ley, que incluye que la policía pueda buscar propiedades privadas, sin una orden judicial, y exigir a los proveedores de servicios de Internet que eliminen los correos de sus plataformas.

La directora ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, habla a los medios sobre la nueva ley de seguridad nacional presentada a la ciudad en su conferencia de prensa semanal, en Hong Kong, el 7 de julio de 2020. (Isaac Lawrence/AFP a través de Getty Images)

La líder de Hong Kong, Carrie Lam, se negó el martes a garantizar la libertad de prensa bajo la legislación de Beijing.

En su conferencia de prensa semanal del martes, la presidente ejecutiva pro Beijing de la excolonia británica afirmó que la ley de seguridad nacional “respeta y protege los derechos humanos” y que la ley era “relativamente leve” en comparación con las leyes de seguridad nacional en otros países. También afirmó que los delitos de la ley “están claramente definidos”, una posición que solo se hizo eco del gobierno central en Beijing.

Lam intentó calmar las preocupaciones sobre la ley. Ella dijo que su gobierno estaba haciendo más para “proteger los derechos humanos” al decidir anunciar detalles sobre el artículo 43. Tomando una página del libro de jugadas de los medios de comunicación estatales de China, Lam dijo que la ley “apunta solo a un pequeño grupo de personas” en Hong Kong. Lam declaró que su gobierno “implementará vigorosamente” la ley.

Nuevamente llamó a algunos manifestantes de Hong Kong “radicales” y les advirtió “no violar esta ley o cruzar la línea roja porque la consecuencia es grave”.

Apenas unas horas antes de la conferencia de prensa de Lam, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, emitió un comunicado de prensa criticando la censura orwelliana del Partido Comunista Chino (PCCh) en Hong Kong, como sacar libros críticos del partido de los estantes de las bibliotecas y prohibir eslóganes políticos desfavorables.

“Con la tinta apenas seca en la draconiana Ley de Seguridad Nacional, las autoridades de Hong Kong están retirando libros de las bibliotecas, prohibiendo eslóganes políticos y exigiendo censura en las escuelas”, agregó en una publicación de Twitter. “Estados Unidos condena estos asaltos orwellianos a los derechos y libertades del pueblo de Hong Kong”.

El 2 de julio, el gobierno de Hong Kong declaró ilegal el lema de protesta popular “Liberar Hong Kong, la revolución de nuestros tiempos” bajo la ley de seguridad nacional, ya que connota la idea de un Hong Kong separado de China.

Frank Fang y Reuters contribuyeron a este informe.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Qué es el comunismo y cuáles países son comunistas?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.