Líder de Hong Kong acusa a manifestantes de “alborotadores” luego del asedio policial en universidad

Por Frank Fang
19 de Noviembre de 2019 Actualizado: 19 de Noviembre de 2019

Alrededor de 100 manifestantes quedaron atrapados dentro de la Universidad Politécnica de Hong Kong (PolyU) a partir de la noche del 19 de noviembre, cuando la líder de Hong Kong, Carrie Lam, los criticó por convertir las universidades locales en “fábricas de armas”.

En su conferencia de prensa semanal el 19 de noviembre, Lam dijo que 400 personas abandonaron la PolyU voluntariamente y posteriormente fueron arrestadas por la policía que rodeaba el campus, bajo sospecha de disturbios. Agregó que otros 200, que tenían menos de 18 años, regresaron a casa después de que la policía recopilara su información personal.

Algunos habían escapado el lunes escalando puertas y deslizándose por cuerdas y mangueras de plástico que cayeron de una pasarela.

Lam dijo que la policía tenía derecho a emprender acciones legales contra los manifestantes menores de edad. Pero dijo que su gobierno estaba comprometido a tratar a estos jóvenes manifestantes de una “manera humanitaria”. Agregó que estaba comprometida a resolver la crisis de la PolyU de manera pacífica.

Los intensos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes en PolyU comenzaron este fin de semana, y desde entonces la policía ha rodeado el campus de la universidad, disparando balas de goma y gases lacrimógenos, y bloqueando la salida de las personas atrapadas dentro de la escuela. Los manifestantes dispararon bombas de gasolina y flechas.

La Universidad China de Hong Kong sufrió similares enfrentamientos intensos  entre los manifestantes y policías el 12 de noviembre.

Cuando un periodista le preguntó si “se aseguraría de que las personas atrapadas dentro de la [PolyU] puedan regresar a sus hogares de manera segura y no recibirán ningún trato injusto, incluso si son arrestados”, respondió Lam diciendo que tanto los arrestados como los menores de edad recibirán un “trato justo” de la policía si renuncian a sus armas y se entregan.

Sin embargo, agregó: “No puedo dar una garantía absoluta porque la situación está cambiando. Si vemos alguna ‘situación que ponga en peligro la vida’ (…) entonces la policía tomará las ‘acciones necesarias’ para evitar que ocurra cualquier ‘tragedia’”.

Durante la semana pasada, el servicio de transporte de Hong Kong se ha visto limitado debido a las acciones de los manifestantes, incluido el bloqueo de la puerta de los trenes del metro, el bloqueo de carreteras y el lanzamiento de objetos en las vías del tren. Intentaron iniciar una huelga general en un esfuerzo por presionar al gobierno para que cumpla con sus demandas, incluido el establecimiento de una investigación independiente sobre el uso de la fuerza por parte de la policía y otorgar sufragio universal a los ciudadanos.

Lam condenó la acción de huelga, mientras afirmaba que una universidad tenía un arsenal de más de varios miles de bombas de gasolina sin usar. También se robaron productos químicos de los laboratorios de las universidades para fabricar armas, dijo. Sin embargo, Lam no nombró ninguna universidad ni reveló cómo las autoridades de Hong Kong obtuvieron esta información.

El 1 de noviembre, Reuters informó que los manifestantes estaban aprendiendo defensa personal en las clases impartidas en las universidades, para defenderse de los agentes de policía. Múltiples grupos de derechos internacionales, incluidas las ONG británicas Amnistía Internacional y Hong Kong Watch, han expresado reiteradamente su preocupación por las tácticas violentas de la policía contra manifestantes y periodistas.

La Oficina de Asuntos Exteriores y de la Commonwealth británica, en un comunicado emitido el 18 de noviembre, expresó su preocupación por la “escalada de violencia tanto de los manifestantes como de las autoridades en los campus universitarios de Hong Kong”.

Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS