Líder de Hong Kong decide no postularse para un segundo mandato

11 de Diciembre de 2016 Actualizado: 11 de Diciembre de 2016

HONG KONG- Cuando Leung Chun-ying, el líder de esta ciudad semiautónoma, anunció el 9 de diciembre que no buscará el habitual segundo mandato, la alegría estalló entre un público que ha estado esperando su retirada de la vida pública por años.

Para muchos, Leung es el líder instigador de la masiva agitación social que sacudió Hong Kong en años recientes. Citó “motivos familiares” para tomar su decisión de ceder el puesto una vez que expire su mandato en marzo de 2017. “En mi familia, mis hijos solo tienen un padre. Mi esposa solo tiene un esposo”, dijo.

La repentina decisión de Leung Chun-ying de retirarse de la competencia por el liderazgo confirma información previa filtrada a este periódico por fuentes de alto nivel en Beijing que afirmaron que Leung ya no estaba en gracia con el gobierno del líder chino Xi Jinping, y que se está preparando una purga más amplia de los partidarios de Leung.

Aclamaciones cautelosas

El jefe del poder ejecutivo, Leung, asumió sus funciones en julio de 2012 luego de conseguir un poco más de la mitad de los votos -689, una cifra por la que los críticos de Leung se burlarían de él- de un comité de eleccionario de 1.200 miembros lleno de miembros a favor de Beijing.

Durante su mandato, Leung supervisó varias jugadas controversiales: Respaldó un plan de estudios de “educación patriótica” para las escuelas que los hongkoneses llamaron “lavado de cerebro” comunista; bajo el mando de Leung, la policía de Hong Kong lanzó 87 latas de gas lacrimógeno a una multitud de manifestantes, desencadenando la masiva ocupación de las calles con el “Movimiento de los Paraguas” en 2014; y Leung criticó verbalmente  la “independencia de Hong Kong”, una postura que parecía publicitar demasiado la amenaza de una ideología que goza de poco apoyo popular.

Muy recientemente, Leung y su gobierno impugnaron la validez de los juramentos de cargo de cuatro legisladores prodemocracia en la corte de Hong Kong, una jugada que según analistas fue un intento de Leung de expulsar a estos legisladores de la legislatura de la ciudad. En noviembre, Leung y su gobierno ganaron un caso contra dos legisladores proindependencia por uso de lenguaje vulgar al hacer sus juramentos, causando que los legisladores perdieran sus escaños.

Debido a que Leung es una figura tan impopular y que causa divisiones, su decisión de no buscar la reelección “innegablemente gratificó a varios hongkoneses”, dijo James To, un legislador prodemocracia de Hong Kong. “Estoy tan feliz como todos”, dijo Alvin Yeung, el líder del Partido Cívico de Hong Kong.

Varios legisladores prodemocracia expresaron sentimientos similares a La Gran Época, y advirtieron a los hongkoneses que no bajaran la guardia dado que a Leung Chun-ying aún le queda tiempo en sus funciones.

“No podemos imaginarnos en lo absoluto que hemos ganado hasta este punto, y no deberíamos relajarnos”, dijo el legislador prodemocracia Dennis Kwok. “Aún necesitamos un cambio sistémico para salvaguardar los valores centrales de Hong Kong”.

La suerte está echada

La suerte política de Leung Chun-ying parece haber estado determinada hace tiempo por el gobierno de Xi Jinping.

Desde agosto, Leung y varios funcionarios chinos de alto rango que supervisan Hong Kong acusaron al periódico pro-Beijing Sing Pao Daily de “traer calamidad a Hong Kong” a través de varios titulares. La naturaleza altamente inusual del ataque llevó a los analistas a creer que los artículos de Sing Pao venían de la facción de Xi.

A principios de noviembre, La Gran Época se enteró por una persona con información fidedigna sobre las delicadas operaciones políticas entre China y Hong Kong que Leung “no tendrá permitido permanecer” como líder de Hong Kong debido a sus abrasivas políticas. El golpe decisivo llegó cuando Leung impidió que una competencia de danza clásica china se realizara en su ciudad este julio, una jugada que “causó revuelo en Zhongnanhai”, cuartel y residencia de los líderes chinos de alto rango, dijo la fuente.

La situación de Leung se hizo más clara luego de reunirse con Xi el 21 de noviembre en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC, según sus siglas en inglés) en Perú. Mientras que Leung dijo a los periodistas que Xi “reconoció completamente” su trabajo – una afirmación que no resiste el cuidadoso análisis del comunicado de prensa oficial chino y de las circunstancias de la reunión—, no comentó si tenía la bendición de Beijing para buscar la reelección. Como es costumbre, aquellos que se postulan para el cargo de Jefe del Poder Ejecutivo de Hong Kong tratan de solicitar alguna forma de aprobación de Beijing.

Más problemas para Leung pueden no estar tan lejos. La persona que informó a La Gran Época dijo que Leung no será reelegido y que “se ocuparán de él”.

Leung aún está en problemas por una acusación de corrupción que surgió en 2014. El periódico australiano The Age informó que Leung recibió, y no declaró, un pago de U$S 5 millones de una compañía de ingeniería UGL, mientras servía como líder de Hong Kong. Recientemente Leung fue acusado de estar involucrado en reemplazar a un investigador anticorrupción de Hong Kong que, según se informa, estaba estudiando este caso.

Hace tiempo se cree que Leung es parte de la facción del ex líder del Partido Comunista, Jiang Zemin, en Hong Kong. Xi Jinping viene utilizando su campaña anticorrupción para purgar la poderosa facción política de Jiang, y hacer que el régimen chino se aparte de las prácticas corruptas y de persecución que Jiang supervisaba.

Posibles candidatos

Varias figuras en Hong Kong hasta ahora han expresado interés en postularse para Jefe del Poder Ejecutivo.

Woo Kwok-hing, un juez retirado de la Corte Suprema de Hong Kong, fue el primero en afirmar su candidatura. El secretario de finanzas de Hong Kong, John Tsang, y Regina Ip, una legisladora pro-Beijing, también dieron a entender que buscarán la elección.

Una fuente cercana al liderazgo chino dijo a La Gran Época a fines de noviembre que Beijing quiere como líder de Hong Kong un candidato que “entienda de economía”, y es por ello que quiere que Norman Chan, el jefe de la Autoridad Monetaria de Hong Kong, asuma el cargo de funcionario más alto de la ciudad.

No obstante, Chan por ahora no está interesado en ser líder de Hong Kong, dijo la fuente, pero “Beijing está intentando conmoverlo, y aún no está todo dicho”.

TE RECOMENDAMOS