Líder de la OMS y de la comisión de Lancet admiten apoyar la teoría de la fuga del laboratorio

Por Hans Mahncke
22 de Junio de 2022 12:30 PM Actualizado: 20 de Agosto de 2022 5:00 PM

Análisis de noticias

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, habría admitido ante un alto político europeo que el virus que causa el COVID-19 salió con toda probabilidad de un laboratorio de Wuhan. Tedros hizo la declaración citando un catastrófico accidente de laboratorio, de acuerdo a SeDaily Mail.

La revelación se produjo a raíz de un informe de investigación de la OMS publicado a principios de este mes, en el que se concluye que la pandemia podría haber comenzado en un laboratorio de Wuhan y que las autoridades chinas habrían bloqueado el acceso a datos cruciales.

A su vez, Jeffrey Sachs, líder de la comisión de COVID-19 de la revista Lancet, dice ahora que está convencido de que la pandemia comenzó en un laboratorio y que SARS-CoV-2 se creó con la ayuda de la biotecnología estadounidense.

Sachs hizo su sorprendente admisión la semana pasada en una conferencia en España a la que había sido invitado por el expresidente del gobierno español, José Luís Zapatero.

La confesión de dos de las autoridades más destacadas del mundo en materia de COVID-19, que además son incondicionales del establishment con un historial de apaciguar al Partido Comunista Chino (PCCh), es un avance significativo en la búsqueda del origen de la pandemia.

A principios de 2020, justo cuando la pandemia empezaba a desarrollarse, Xiao Botao, un denunciante de China, publicó un artículo en el que afirmaba que el virus había salido de un laboratorio de Wuhan. El artículo del denunciante fue rápidamente retirado de Internet y rápidamente se produjo un esfuerzo de todos los implicados para limpiar y censurar la idea de una filtración del laboratorio.

Dos instituciones desempeñaron un papel clave en ese esfuerzo de limpieza. La Organización Mundial de la Salud y la prestigiosa revista médica británica The Lancet.

El Dr. Anthony Fauci, asesor médico jefe de la Casa Blanca sobre Covid-19, en los Institutos Nacionales de Salud (NIH) en Bethesda, Maryland, el 11 de febrero de 2021. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images)

El jefe de la OMS, Tedros, y su organización fueron famosos por impulsar la propaganda del PCCh, incluso por elogiar profusamente a Xi Jinping y afirmar que el virus no se transmitía entre humanos. Tedros también encabezó los esfuerzos para “combatir la difusión de rumores y desinformación”. Además, dos investigaciones separadas de la OMS descartaron agresivamente la teoría de la filtración del laboratorio.

Por su parte, The Lancet publicó una declaración en la que difamaba a cualquiera que se dignara a contemplar siquiera la posibilidad de que el virus hubiera salido de un laboratorio.

Esa declaración de Lancet —que se publicó antes de que la mayoría de los estadounidenses supieran siquiera que había una pandemia que se extendía por todo el mundo— fue firmada por varios líderes notables en el campo de la virología y marcó el tono de la cobertura de los medios corporativos.

También sirvió como advertencia a otros científicos y publicaciones científicas de todo el mundo de que las discusiones sobre fugas de laboratorio estaban prohibidas.

La mayor parte de la investigación virológica en el mundo occidental se financia a través del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), dirigido por el Dr. Anthony Fauci —quien fue decisivo para cerrar cualquier discusión sobre la teoría de las fugas de laboratorio— y Jeremy Farrar, el director de la fundación farmacéutica británica que recibe miles de millones de dólares en subvenciones y tiene vínculos de larga data con el jefe del CDC de China, Gao Fu. Farrar es coautor de la declaración de The Lancet.

El editor de The Lancet, Richard Horton, recibió el Premio de la Amistad del PCCh. Antes de la pandemia y publicó un elogioso homenaje a Xi y al régimen chino. Horton acudió después a la televisión estatal china, donde alabó a las autoridades chinas, impugnó a los gobiernos occidentales y aseguró que las afirmaciones de que la pandemia podría haber empezado en un laboratorio de Wuhan formaban parte de una “pandemia de desinformación”.

Horton también creó una comisión para investigar “la naturaleza, el origen y la prevención de las enfermedades zoonóticas”. El hecho de centrarse en la zoonosis —o en un origen natural— significaba que The Lancet había predeterminado lo que la comisión debía concluir.

Sachs fue nombrado jefe de la comisión, mientras que Peter Daszak, el presidente de EcoHealth Alliance que ayudó a Fauci a canalizar el dinero de los contribuyentes estadounidenses al Instituto de Virología de Wuhan, fue nombrado miembro del grupo. Fueron los enormes conflictos de intereses de Daszak, así como la aparición de nuevas pruebas que apuntaban a una filtración en el laboratorio, lo que llevó a la eventual disolución de la comisión de Lancet en septiembre de 2021.

La viróloga china Shi Zhengli (i) en el laboratorio P4 de Wuhan, capital de la provincia china de Hubei, el 23 de febrero de 2017. (Johannes Eisele/AFP vía Getty Images)

Sin embargo, el grupo no descartó públicamente la narrativa del origen natural hasta la semana pasada, cuando Sachs asistió a una conferencia en Madrid donde hizo su sorprendente admisión:

“Yo presidí durante dos años una comisión de la revista Lancet sobre el COVID. Estoy bastante convencido de que surgió de la biotecnología de laboratorio estadounidense, no de la naturaleza”.

La declaración de Sachs no sólo es enormemente significativa por su papel como presidente de la comisión de Lancet, sino también —y quizás aún más— por su admisión de que se utilizó biotecnología estadounidense para crear el SARS-CoV-2.

Hace tiempo que nosotros sabemos de la cooperación entre el llamado padrino de los experimentos de ganancia de función, Ralph Baric, de la Universidad de Carolina del Norte, y la directora del Instituto de Virología de Wuhan, Shi Zhengli. De hecho, fue la revelación de esa colaboración en un artículo publicado el 31 de enero de 2020 en la revista Science lo que llevó al equipo de Fauci a apresurarse a encubrir la participación del NIAID en el laboratorio de Shi y su financiación.

La colaboración de Baric y Shi se remonta a 2015, cuando crearon un coronavirus modificado que no solo era capaz de adherirse a las células humanas, sino también de replicarse eficazmente en los pulmones humanos. Aunque el virus que crearon no era el SARS-CoV-2, el virus tenía los atributos que posteriormente encontraríamos en el SARS-CoV-2.

Su colaboración demostró que Shi había adquirido los conocimientos técnicos necesarios para realizar el tipo de experimentos que podrían haber dado lugar a COVID-19. Baric también envió ratones transgénicos con receptores pulmonares humanos al laboratorio de Shi en Wuhan. Los ratones humanizados imitan el tejido pulmonar humano y actúan como sustitutos experimentales de los humanos. Se utilizan para comprobar si los virus recién creados pueden replicarse y propagarse rápidamente entre los humanos.

No es un gran salto pasar de ratones de laboratorio infectados a trabajadores de laboratorio infectados. Esto es aún más evidente si se tiene en cuenta que el laboratorio de Wuhan llevó a cabo su investigación sobre el coronavirus en condiciones de bioseguridad de nivel dos, que incluso Baric reconoció como peligroso, afirmando que hay mucha menos supervisión y que las infecciones adquiridas en el laboratorio se producen con mucha más frecuencia en el nivel de bioseguridad dos que en los niveles superiores.

Tras el inicio de la pandemia, las autoridades chinas ordenaron a sus laboratorios que trasladaran el trabajo con los coronavirus a los laboratorios de nivel de bioseguridad tres.

El laboratorio P4 en el Instituto de Virología de Wuhan, China, el 17 de abril de 2020. (Hector Retamal/AFP a través de Getty Images)

Pero incluso eso podría no ofrecer suficiente protección contra un accidente de bioseguridad. A finales del año pasado, un trabajador de un laboratorio en Taiwán contrajo COVID-19 al manipular animales de laboratorio infectados en un laboratorio de nivel de bioseguridad tres.

Destacando lo significativo que es el repentino cambio de Sachs, él también es coautor de un artículo en la prestigiosa revista Proceedings of the National Academy of Sciences, en el que pide una investigación independiente de la información que poseen las instituciones con sede en Estados Unidos, que revelarían el origen de la pandemia.

Si bien es cierto que las autoridades chinas han estado ocultando datos cruciales del laboratorio de Wuhan, así como datos sobre los primeros pacientes, muchas de las respuestas a los orígenes de la pandemia se encuentran en Estados Unidos en organizaciones como los NIH y el NIAID de Fauci, en la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa del Pentágono, en la EcoHealth Alliance de Daszak y en el laboratorio de Baric, que proporcionó biotecnología al laboratorio de Wuhan.

Las observaciones de Sachs ponen de manifiesto la importancia del inusual sitio de escisión de la furina, la parte del SARS-CoV-2 que lo hace tan virulento. Desde el inicio de la pandemia se sabe que el SARS-CoV-2 es el único coronavirus de su clase que tiene un sitio de escisión de furina. Pero Sachs va ahora más allá, señalando que la secuencia de aminoácidos crítica de la inserción del sitio de escisión de furina del SARS-CoV-2 resulta ser idéntica a una que está presente en el cuerpo humano, lo que sugiere fuertemente que fue insertada deliberadamente en un virus similar al SARS.

Por último, Sachs también plantea la cuestión del acuerdo de asociación de 2018 entre el Instituto de Virología de Wuhan, EcoHealth de Daszak y Baric, que tenía el objetivo específico de insertar dichos sitios de escisión de furina en los virus similares al SARS.

Siempre ha sido difícil de creer que un virus de murciélago atravesara toda China sin dejar rastro para aparecer de repente a las puertas de un laboratorio que se sabía que había estado creando virus similares a COVID. Sachs y Tedros parecen haber llegado a la misma conclusión.

El hecho de que las dos instituciones que han estado en el centro de los esfuerzos para impulsar agresivamente la narrativa del origen natural hayan cambiado de rumbo dará un impulso considerable para llegar finalmente al fondo de lo que realmente ocurrió en el laboratorio de Wuhan. También —muy tardíamente— reivindica a Xiao Botao, quien, con gran riesgo personal, trató de decir al mundo de dónde procedía el virus.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.