Líderes de EEUU y Europa advierten sobre la posibilidad de que China establezca normas sobre IA

Por Frank Fang
15 de Julio de 2021 10:33 AM Actualizado: 15 de Julio de 2021 10:33 AM

Destacados líderes estadounidenses y europeos hablaron recientemente sobre cómo las democracias deben establecer las reglas de la inteligencia artificial (IA), en lugar de un régimen autoritario como China.

“No podemos dejar que China escriba las reglas del camino en torno a la IA”, dijo la secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo, en la Cumbre Global de Tecnologías Emergentes celebrada en Washington el 13 de junio. El evento fue organizado por la Comisión de Seguridad Nacional sobre Inteligencia Artificial (NSCAI).

En su lugar, las reglas deben ser escritas por Estados Unidos y sus aliados afines, según Raimondo.

Ella explicó: “Es importante que la IA se desarrolle de una forma, y se regule de una forma, que sea coherente con nuestros valores democráticos de libertad y apertura, protección de nuestra propiedad intelectual, respeto a los derechos humanos y respeto a la privacidad”.

También asistieron a la cumbre el secretario de Estado Antony Blinken y el secretario de Defensa Lloyd Austin.

Blinken destacó las diferencias entre Estados Unidos y China: el primero pone “los derechos universales y los valores democráticos” en el centro de toda su innovación, y el segundo no logra “diferenciar entre las aplicaciones civiles y las militares” con respecto a las tecnologías emergentes como la IA.

“Así que tenemos que pensar de forma diferente sobre cómo proteger nuestra innovación y nuestras industrias contra ese tipo de uso indebido”, añadió.

El secretario de Defensa de EE. UU., Lloyd Austin, pronuncia unas declaraciones en la Cumbre Global de Tecnologías Emergentes de la Comisión de Seguridad Nacional sobre Inteligencia Artificial, en Washington, el 13 de julio de 2021. (Kevin Dietsch/Getty Images)

Austin dijo que la IA será vital para la superioridad militar de Estados Unidos en el futuro, en áreas como las decisiones basadas en datos y el trabajo en equipo entre humanos y máquinas. Pero añadió que Estados Unidos adoptará un enfoque diferente para el desarrollo de la IA en comparación con China.

“En el ámbito de la IA, como en muchos otros, entendemos que China es nuestro reto de ritmo”, dijo Austin. “Vamos a competir para ganar, pero vamos a hacerlo de la manera correcta. No vamos a escatimar en seguridad, protección o ética”.

El jefe del Pentágono añadió: “La IA va a cambiar muchas cosas sobre las operaciones militares, pero nada va a cambiar el compromiso de Estados Unidos con las leyes de la guerra y los principios de nuestra democracia”.

En los últimos años, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha identificado repetidamente la inteligencia artificial como una de sus principales prioridades para su desarrollo nacional. En 2015, fue una de las industrias clave esbozadas en la hoja de ruta industrial de China conocida como “Made in China 2025”.

En 2017, China desplegó el “Desarrollo de la Inteligencia Artificial de Nueva Generación”, una hoja de ruta que establece objetivos estratégicos para 2020, 2025 y 2030. La hoja de ruta exigía grandes avances en las teorías de la IA, como la inteligencia de los grandes datos y la inteligencia híbrida hombre-máquina, antes de convertir a China en una potencia de innovación en IA para 2030.

La hoja de ruta de 2017 también afirmaba que era importante profundizar en la cooperación entre el sector privado y el ejército chino para impulsar el avance de la IA en China.

La cooperación bidireccional de China, conocida como la estrategia de “fusión civil-militar”, ha sido calificada por el Departamento de Estado como un enorme riesgo para la seguridad nacional de Estados Unidos, ya que implica el robo de la propiedad intelectual para “lograr el dominio militar”.

La vicepresidenta de la Comisión Europea, Margrethe Vestager, habla durante una conferencia de prensa sobre un caso antimonopolio en la sede de la UE en Bruselas el 8 de julio de 2021. (Kenzo Tribouillard/AFP vía Getty Images)

Los dos líderes europeos que participaron en la cumbre también se mostraron cautelosos ante la posibilidad de que China se imponga en la competencia mundial de la IA.

“Al igual que en China, la IA puede ser mal utilizada para la vigilancia masiva o el control social”, dijo Margrethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva de la Comisión Europea.

Sin nombrar a China, añadió: “Los que creemos en la dignidad, en la integridad de cada individuo, que nos unamos para dar forma a las normas de la tecnología, al enfoque de la tecnología, porque vemos que hay otros enfoques en los que el individuo es una entidad creadora de datos en lugar de ser el punto de partida de la democracia, y de donde procede el poder”.

Vestager dijo que era importante que “las democracias se mantuvieran unidas para construir una visión digital positiva”, y añadió que el recién creado Consejo de Comercio y Tecnología de la UE-EE. UU. era un “paso vital”.

El consejo, creado en junio, sirve de foro para que las dos partes trabajen juntas en cuestiones económicas y tecnológicas, incluida la cooperación conjunta en materia de normas tecnológicas de IA.

El secretario general adjunto de la OTAN, Mircea Geoană, dijo que Rusia y China han estado “persiguiendo el desarrollo y la adopción de la IA a paso acelerado, con poca consideración por los derechos humanos y la privacidad de los datos”.

En octubre de 2019, cuatro empresas chinas de tecnología de IA —iFlyTek, Megvii, SenseTime y Yitu— fueron añadidas a una lista negra comercial de Estados Unidos por su papel en la represión de Beijing contra los uigures y otras minorías musulmanas en la región del extremo occidental de China, Xinjiang.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.