Líderes de la Unión Europea invocan estrategia marxista al formar un “frente unido” contra Trump

Por Joshua Philipp - La Gran Época
21 de Mayo de 2018 Actualizado: 29 de Mayo de 2018

Análisis de noticias

Líderes de la Unión Europea (UE) están formando un “frente unido” para oponerse a Donald Trump, todo esto bajo la presión del régimen iraní que intenta mantener el acuerdo nuclear con Occidente y ante los inminentes aranceles comerciales a las importaciones provenientes de Europa.

Un grupo de 28 líderes de la Unión Europea se reunieron en Sofía, la capital de Bulgaria, el 16 de mayo. Según Bourse & Bazaar de BHB Emissary, el líder de la Unión Europea, Donald Tusk, dijo a los reporteros que se reunieron a discutir un “frente unido” contra Trump.

La reunión se realizó un día después que los ministros de relaciones exteriores de Gran Bretaña, Francia y Alemania se reunieran con el ministro de relaciones exteriores iraní en Bruselas para discutir cómo mantener el acuerdo con Irán sin Estados Unidos. Irán ha estado presionando a la UE para sostener el acuerdo y la UE arriesga perder una buena parte de los U$S 25 mil millones que gana por comerciar con Irán si se imponen sanciones nuevamente.

No obstante, detrás de la reunión, posiblemente haya algo más significativo. La idea de un “frente unido” se vincula con una estrategia más profunda, radicada en el pensamiento comunista. La estrategia involucra identificar todos los movimientos u organizaciones de “izquierda” y unirlos bajo un objetivo estatal específico.

Leon Trostky, líder del Partido Comunista Ruso junto con Lenin, describió la estrategia en un panfleto de 1932, “¿Qué sigue?”, afirmando que bajo un frente unido “el partido comunista demuestra a las masas y a sus organizaciones que está listo para actuar conduciendo una batalla en común con ellos” y que esto pone a estos grupos bajo una “lucha en común”.

Los líderes de la UE han estado perdiendo la vergüenza en manifestar su amor por la ideología asesina y totalitaria del comunismo, que de acuerdo a varias estimaciones asesinó a cerca de 100 millones de personas.

Su apoyo quedó en claro cuando Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, develó una estatua de Karl Marx de 4 metros de altura, el pasado 5 de mayo en Alemania y defendió al ideólogo comunista cuyos trabajos sobre el comunismo ateo y la lucha hicieron que el siglo XX fuera uno de los más violentos de la historia humana.

Esta ideología destructiva también está en el corazón de los sistemas socialistas que tomaron el poder a lo largo de Europa. Bajo sus interpretaciones “internacionales”, dio a Europa gente como Stalin y Lenin, y bajo sus interpretaciones “nacionalistas” dio a Europa gente como Hitler y Mussolini.

Todos estos sistemas políticos –sea la marca de comunismo de la Unión Soviética y su revolución mundial, o el uso del Nacional Socialismo de Adolf Hitler y su política de identidad– estaban basadas en las mismas ideas de régimen totalitario, censura política y sistemas colectivistas diseñados para colocar a la gente bajo los intereses “colectivos” de los regímenes de turno.

Al invocar el “frente unido”, los líderes de la UE están invocando el sistema que aquél representa. Al promulgar políticas de gobierno a micro-nivel y censura política y hacer que el Estado dirija sectores de la economía, están mostrando afinidad con estos sistemas fallidos.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autos y no necesariamente reflejan los puntos de vista de La Gran Época.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS