Lituania se retira de la plataforma de cooperación “17+1” de China

Por Frank Fang
23 de Mayo de 2021
Actualizado: 23 de Mayo de 2021

El gobierno lituano se ha retirado de la plataforma “17+1” de Beijing, una iniciativa china que la nación báltica suscribió en 2012.

El régimen chino lanzó oficialmente la plataforma —que inicialmente se denominó “16+1″— en abril de 2012 para intensificar la cooperación con 11 Estados miembros de la Unión Europea y cinco países balcánicos. La plataforma fue rebautizada como “17+1” después de que Grecia se adhiriera a la iniciativa en abril de 2019.

La iniciativa pide a los países participantes que cooperen con China en muchos campos, como las finanzas, la salud, el comercio y la tecnología. Siguiendo el modelo de la plataforma, Beijing puso en marcha otro proyecto en 2013, denominado “Iniciativa de la Franja y la Ruta” (BRI, también conocida como “La Franja y la Ruta”), en un intento por construir rutas comerciales que unan a China con otras partes del mundo.

El 22 de mayo, el ministro de Asuntos Exteriores de Lituania, Gabrielius Landsbergis, dijo en una declaración que la nación báltica ya no se ve como un miembro “17+1” y no participará en las actividades de la iniciativa, según el Servicio de Noticias Báltico.

Landsbergis añadió que la plataforma china era “divisiva” desde el punto de vista de la UE. Pidió a los miembros de la UE que persigan “un enfoque y una comunicación con China mucho más eficaz a través de los 27+1”.

“La fuerza y el impacto de Europa están en su unidad”, añadió Landsbergis. Actualmente, la UE cuenta con 27 países miembros después de que el Reino Unido abandonara el bloque político y comercial en enero de 2020.

La decisión de Lituania de retirarse de la plataforma china no fue inesperada. En marzo, Landsbergis declaró al periódico alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung que la plataforma “17+1” no había cumplido sus expectativas, en particular en lo que respecta a las inversiones que servían a los intereses mutuos.

La participación en la plataforma también tuvo consecuencias negativas. Landsbergis explicó al periódico alemán: “Este formato estuvo acompañado de tendencias divisivas en la UE y de una mayor presión política por parte de China”.

La líder del partido Unión de la Patria y Demócratas Cristianos de Lituania, Ingrida Simonyte, pronuncia su discurso en el parlamento en Vilnius, Lituania, el 24 de noviembre de 2020. (Petras Malukas/AFP vía Getty Images)

Xinjiang y Taiwán

La medida de Lituania es el último indicio de un vínculo agrio entre los dos países.

El 20 de mayo, el parlamento lituano aprobó una resolución no vinculante en la que condenaba como “genocidio” el trato que Beijing da a la minoría uigur en la lejana región china de Xinjiang. La resolución fue aprobada por 86 votos a favor, uno en contra y siete abstenciones.

En Xinjiang, donde viven unos 11 millones de uigures, al menos un millón de uigures, kazajos y kirguises han sido detenidos en campos de internamiento para su adoctrinamiento político.

Los parlamentos de Canadá, Países Bajos y Reino Unido han aprobado resoluciones similares. En enero, el entonces secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, declaró que el Partido Comunista Chino (PCCh) ha cometido “genocidio” y “crímenes contra la humanidad” contra los uigures y otras minorías de Xinjiang.

La resolución lituana también pedía al PCCh que “ponga fin inmediatamente a la práctica ilegal de sustracción de órganos a prisioneros de conciencia, y libere a todos los prisioneros de conciencia en China, incluidos los practicantes de Falun Gong”.

En respuesta a la resolución, la embajada china en Lituania criticó al parlamento lituano por un “espectáculo político de mala calidad basado en la mentira y la desinformación” en una declaración publicada el 20 de mayo.

Beijing también reaccionó airadamente cuando Lituania expresó su apoyo a Taiwán, un país independiente de facto que Beijing afirma que forma parte de su territorio. En noviembre de 2020, el gobierno lituano declaró que se comprometía a apoyar a “los que luchan por la libertad” en todo el mundo, incluido Taiwán.

El apoyo público a Taiwán provocó la ira de Hu Xijin, el redactor jefe del periódico chino extremista Global Times. En su artículo de opinión publicado días después, Hu exigió al gobierno lituano “que se comporte” en relación con las cuestiones de Taiwán.

“Si el gobierno de Vilnius [la capital de Lituania] sigue comportándose de forma alocada, seguro que sufrirá las consecuencias”, amenazó Hu.

Taiwán y Lituania no son aliados diplomáticos formales, pero funcionarios de la nación báltica han expresado su apoyo a la isla autogobernada para que participe en la Organización Mundial de la Salud (OMS). Taiwán no es miembro de la OMS debido a la oposición de Beijing.

En marzo, Lituania declaró que quería avanzar sus relaciones con Taiwán estableciendo una oficina de representación en la isla.

La presidenta de la República de China (Taiwán), Tsai Ing-wen (centro), habla durante el Día Nacional frente a la Oficina Presidencial en Taipei el 10 de octubre de 2020. (Sam Yeh/AFP vía Getty Images)

Espionaje

Lituania también ha advertido anteriormente sobre las crecientes actividades de inteligencia de China dentro de la nación báltica.

“A partir de ciudadanos lituanos, la inteligencia china puede tratar de obtener información sensible o clasificada nacional o de la OTAN y de la UE”, declaró el informe de Evaluación de la Amenaza Nacional de Lituania de 2019, según el periódico estonio The Baltic Times. “Los viajes a China financiados por la inteligencia china se utilizan para reclutar a ciudadanos lituanos”.

El informe fue elaborado por el Departamento de Seguridad del Estado de Lituania y por el Segundo Departamento de Investigación del Ministerio de Defensa del país. Nombró a dos agencias chinas —el Ministerio de Seguridad del Estado, la principal agencia de inteligencia de China, y la Dirección de Inteligencia Militar del Ejército Popular de Liberación de China— por sus crecientes operaciones en Lituania.

“Los servicios de inteligencia chinos buscan objetivos adecuados: responsables de la toma de decisiones, otros individuos que simpaticen con China y que puedan ejercer una influencia política. Buscan influenciar a tales individuos dándoles regalos, pagándoles viajes a China, cubriendo los gastos de la formación y cursos que se organizan allí”, afirma el informe.

Algunos de los intereses particulares para los funcionarios de la inteligencia china incluían las políticas interior y exterior de Lituania, así como la economía y el sector de la defensa del país.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS