Lo que el reverendo Martin Luther King Jr. diría sobre la nueva política contra COVID-19 de Biden

Por Calista L. Gingrich y Newt Gingrich
14 de Enero de 2022
Actualizado: 14 de Enero de 2022

Opinión 

Dado el esfuerzo reciente de la administración Biden para priorizar los tratamientos contra COVID-19 en función de la raza, es más importante que nunca—que recordemos—y practiquemos las enseñanzas del reverendo Martin Luther King Jr..

La semana pasada, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) publicó una nueva guía para los profesionales médicos en la que se enumeraba la “raza o el origen étnico” como factores de alto riesgo que los médicos debían tener en cuenta al recetar un nuevo anticuerpo monoclonal conocido como Sotrovimab. Otros factores de alto riesgo incluyen la obesidad, el embarazo y otras condiciones de salud que podrían hacer que una persona fuera menos capaz de combatir el virus. La nueva guía significa que la raza de una persona podría calificarla para recibir el tratamiento antes que otras personas que necesitan los medicamentos.

Los funcionarios de la administración Biden han citado las altas tasas de diabetes y otros problemas de salud que prevalecen en las comunidades no blancas ni hispanas como razones para incluir los nuevos criterios. Los funcionarios de Nueva York y Minnesota también han priorizado el tratamiento de pacientes que no son blancos, pero han citado más abiertamente las disparidades históricas de la atención sanitaria como justificación.

Como dijo el exsecretario del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE. UU., Ben Carson, quien también es neurocirujano, en Fox News, agregar un elemento racial a una lista de requisitos sanitarios que, por lo demás, están basados en la ciencia, es absurdo y discriminatorio.

“Recuerdo a la gente, a los millones de personas de todas las razas que trabajaron tan duro para deshacerse de la discriminación. Y aquí estamos intentando traerla de vuelta. Es increíble (…) [Las comunidades minoritarias] tienen esas [condiciones] de todos modos. No hace falta meter la raza en esto. Todo lo que tienes que hacer es tratar a las personas que necesitan ser tratadas”.

La política discriminatoria de tratamiento contra COVID-19 de la administración Biden es particularmente ofensiva en el momento en que conmemoramos la vida del reverendo Martin Luther King Jr., quien célebremente dijo: “Tengo un sueño, que mis cuatro hijos pequeños algún día vivirán en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel sino por el contenido de su carácter”.

Los esfuerzos más evidentes de los funcionarios a nivel estatal para usar esta discriminación en respuesta a la discriminación del pasado son aún más antitéticos al mensaje del Reverendo King. Considere su sermón del 25 de diciembre de 1957 en la Iglesia Bautista Dexter Avenue en Montgomery, Alabama:

“Devolver odio por odio multiplica el odio, añadiendo una oscuridad más profunda a una noche ya desprovista de estrellas. La oscuridad no puede expulsar a la oscuridad; solo la luz puede hacer eso. El odio no puede expulsar al odio; solo el amor puede hacer eso. El odio multiplica el odio, la violencia multiplica la violencia y la dureza multiplica la dureza en una espiral descendente de destrucción”.

La pandemia por el COVID-19 es un reto nacional. Solo lo venceremos siendo una nación unida. Estos esfuerzos discriminatorios solo nos dividirán y nos impedirán alcanzar plenamente el sueño del Reverendo King.

De Gingrich360.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS