Los alimentos ultraprocesados son tan adictivos como el alcohol y el tabaco, especialmente en los niños

Los alimentos ultraprocesados encierran una adicción oculta, afectan a la salud y se dirigen estratégicamente a los niños mediante tácticas de la industrial

Por Sheramy Tsai
03 de Noviembre de 2023 1:01 AM Actualizado: 03 de Noviembre de 2023 1:01 AM

Los padres lo han visto antes: niños que esconden envoltorios de bocadillos debajo de la cama o se llevan a escondidas una chocolatina de más. Pero la ciencia reciente sugiere que podría tratarse de algo más que una travesura juvenil.

La delgada línea: Antojo frente a adicción

El antojo ocasional de un tentempié dulce o salado es algo familiar para muchos. Pero, ¿cuándo se convierte en adicción? Una revisión exhaustiva de 281 estudios mundiales, publicada en The BMJ, sugiere que la línea podría ser más fina de lo que pensamos.

La investigación utilizó la Escala de Adicción a la Comida de Yale (YFAS), desarrollada en 2009, que establece paralelismos entre los criterios de abuso de sustancias y la adicción a la comida. Esta herramienta ayuda a determinar si la relación de una persona con alimentos como la pizza y el helado puede clasificarse realmente como adicción.

Los estudios descubrieron un sorprendente parecido entre las cualidades adictivas de los alimentos ultraprocesados y las del alcohol y el tabaco. Mientras que el alcohol y el tabaco tienen tasas de adicción del 14 por ciento y el 18 por ciento, respectivamente, los alimentos ultraprocesados coinciden de cerca con una tasa de adicción del 14 por ciento entre los adultos. Sin embargo, “el nivel de adicción implícita en los niños no tiene precedentes”, con un asombroso 12 por ciento. Esto significa que aproximadamente 1 de cada 8 niños se considera adicto a los alimentos ultraprocesados.

Los alimentos ultraprocesados afectan sobre todo a las personas con problemas de salud. Según los autores, un tercio de las personas que se someten a cirugía bariátrica para tratar la obesidad y la mitad de las que sufren trastornos por consumo compulsivo sufren adicción a la comida.

El atractivo oculto de los alimentos ultraprocesados

Los alimentos ultraprocesados (UPF) se han introducido a la perfección en nuestra dieta diaria. Repletos de azúcares refinados, grasas y toda una serie de aditivos, están diseñados no sólo para tentar a nuestras papilas gustativas, sino para hacernos repetir, repetir y repetir.

La doctora Ashley Gearhardt, profesora asociada de psicología en la Universidad de Michigan, ahonda en la naturaleza engañosa de los UPF, describiéndolos más como un “preparado industrial” que como un alimento.

“Cuando miras la parte de atrás de la lista de ingredientes, parece más un experimento científico químico que un alimento”, comentó en un podcast. “Realmente no reconoces la mayor parte de lo que lleva”.

El atractivo de los FUP reside en su impacto en el sistema de recompensa de nuestro cerebro, similar al de las sustancias adictivas. Al igual que la nicotina, el consumo de estos alimentos desencadena un subidón de dopamina que alimenta un deseo incesante de consumir más.

Gearhardt subraya la vulnerabilidad de nuestro cerebro, sobre todo cuando nos exponemos a estas sustancias adictivas a una edad temprana. “Cuanto más temprana es la exposición, mayor es la probabilidad de desarrollar problemas”, advierte.

El análisis subraya la tentadora mezcla de hidratos de carbono y grasas de las UPF. Mientras que una manzana es sobre todo hidratos de carbono y el salmón es rico en grasas, una tableta de chocolate combina ambos magistralmente. Esta proporción casi equitativa aumenta su atractivo adictivo.

“La combinación de hidratos de carbono refinados y grasas que se encuentra a menudo en las UPF parece tener un efecto supraadictivo en los sistemas de recompensa del cerebro”, señala el estudio.

Además, la velocidad a la que las UPF proporcionan placer es crucial. Diseñados para un consumo rápido, proporcionan un rápido golpe de dopamina, que contrasta con la liberación más lenta de nutrientes de alimentos mínimamente procesados como los frutos secos, que atempera los impulsos adictivos.

El “punto de felicidad”: El astuto manual de la industria alimentaria

Detrás de estos irresistibles tentempiés hay una industria multimillonaria que innova constantemente para encontrar el equilibrio perfecto entre dulzor, salado y grasa, el llamado “punto de felicidad“. Esto va más allá de la mera pericia culinaria, es una ciencia calculada destinada a aumentar nuestros antojos.

¿Le suena esta estrategia? Es un reflejo de las tácticas utilizadas en su día por las tabacaleras, desde restar importancia a los riesgos para la salud hasta dirigirse con celo a los jóvenes. Al igual que los vibrantes anuncios de tabaco del pasado, los conglomerados alimentarios de hoy se centran en seducir a los niños, asegurándose de que se enganchen pronto.

Puede que no sea casualidad. Enfrentadas a estrictas normativas, las tabacaleras hicieron una transición estratégica al sector alimentario. El antiguo gigante del tabaco Phillip Morris se pasó a la alimentación, fusionando Kraft-General Foods y Nabisco para producir marcas tan conocidas como Oreo, Ritz, Betty Crocker y Oscar Meyer.

Un nuevo estudio arroja luz sobre cómo, de 1988 a 2001, estas empresas inundaron estratégicamente el mercado con productos ricos en grasas, sodio e hidratos de carbono, seduciendo a los consumidores con adictivos alimentos hiperpalatables (HPF).

La doctora Tera Fazzino, autora del estudio, aclara la diferencia entre alimentos ultraprocesados e hiperpalatables. Explica que los alimentos ultraprocesados se definen por su amplio procesamiento industrial. Por otra parte, los alimentos hiperpalatables crean una “experiencia alimentaria exagerada o artificialmente gratificante” por sus combinaciones de nutrientes.

Fazzino subraya que, aunque muchos alimentos ultraprocesados son hiperpalatables, son “construcciones separables”. Incluso las comidas caseras, como una “tortilla con tocino, queso, aceite y sal añadidos”, pueden entrar en esta categoría.

El estudio reveló que los alimentos de las empresas tabaqueras tenían un 29 por ciento más de probabilidades de ser ricos en grasas y sodio, y un 80 por ciento más de probabilidades de contener niveles elevados de carbohidratos y sodio. Esta tendencia persiste, y el mercado sigue inundado de HPF.

En 2018, más del 75 por ciento de los alimentos de marca estadounidenses fueron identificados como hiperpalatables, según Fazzino. Ella sugiere que la saturación del mercado con estos alimentos es el resultado de las empresas competidoras que reformulan estratégicamente sus productos. “Las empresas de la competencia probablemente observaron el éxito de las marcas de tabaco y reformularon sus productos para seguir siendo competitivas”, explica.

Este cambio coincidió con antiguas prácticas de marketing dirigidas a atraer a los consumidores jóvenes. Mascotas icónicas como Tony el Tigre han captado durante mucho tiempo la atención de los niños. La entrada de las empresas tabaqueras en el sector alimentario puede haber amplificado estos esfuerzos de marketing, intensificando la presión para atraer a los niños a través de la publicidad.

El Dr. Chris van Tulleken, autor de ” Gente ultraprocesada”, critica este marketing agresivo dirigido a los niños. “Debería ser ilegal. No es ético. Es incuestionablemente explotador y depredador”, declara a The Epoch Times.

Además, subraya que la fuerza motriz de los UPF no es la nutrición, sino la codicia corporativa. “El propósito de las UPF es generar crecimiento financiero para los accionistas de estas empresas. Esta obligación financiera es la explicación de por qué los alimentos son como son”, explica, llamando la atención sobre los motivos lucrativos que hay detrás de la prevalencia de los UPF.

Gearhardt está de acuerdo y señala la agresiva comercialización dirigida a los niños, especialmente a los niños de color. “No se trata de las calorías. Empieza a tratarse de hedonismo, placer y regulación emocional, desde una edad muy temprana”, afirma, subrayando el arraigado impacto de los FPS.

¿Es usted adicto?

¿Te preguntas si tu relación con la comida es una aventura casual o algo más preocupante? La Escala de Adicción a la Comida de Yale puede ayudarte a profundizar.

Esta encuesta de 25 preguntas está diseñada para identificar signos de una posible adicción a la comida, centrándose en síntomas como los antojos incontrolables, el síndrome de abstinencia y el consumo continuado a pesar de las consecuencias negativas. Preguntas como “En los últimos 12 meses, ¿ha tenido problemas con la familia o los amigos por comer en exceso?” ofrecen información sobre sus hábitos alimentarios.

El YFAS no es de talla única. Las versiones adaptadas, como el YFAS-C, se dirigen a los niños con preguntas apropiadas para su edad, mientras que el YFAS 2.0 actualizado se ajusta estrechamente a los criterios más recientes de dependencia de sustancias.

En el mundo actual, donde la indulgencia a menudo se convierte en adicción, estas herramientas nos permiten ser conscientes de nosotros mismos. Armados con información sobre las tácticas de la industria. y las vulnerabilidades personales, podemos tomar decisiones alimentarias más acertadas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.