Los autos eléctricos serán el “próximo gran fracaso” del mercado, según un economista de FreedomWorks

Un alto asesor económico del ex presidente Trump ha advertido que la disminución de la demanda de vehículos eléctricos sugiere que están a punto de ser un fracaso masivo del mercado

Por Tom Ozimek
30 de Octubre de 2023 6:14 PM Actualizado: 30 de Octubre de 2023 6:14 PM

Stephen Moore, economista sénior de FreedomWorks y exasesor económico sénior del expresidente Donald Trump, ha emitido una sombría predicción sobre el mercado estadounidense de vehículos eléctricos (VE), afirmando que los VE están preparados para ser el “próximo gran fracaso” de los fabricantes de automóviles.

La sombría predicción de Moore sobre el mercado de los VE se produjo en una entrevista en el programa “Varney & Co.” de Fox News el 30 de octubre y en un artículo de opinión publicado en The Daily Caller el 29 de octubre, en el que el economista comparaba el actual impulso de los VE con el fallido lanzamiento del Ford Edsel.

“Uno de los fracasos comerciales más sonados de todos los tiempos fue la berlina Ford Edsel, anunciada como el nuevo coche de moda a finales de los años 50”, escribió en su artículo de opinión.

En el momento del lanzamiento del Edsel, los expertos en automoción expresaron la opinión generalizada de que la berlina -llamada así por el hijo de Henry Ford- sería un éxito seguro. Sin embargo, en lugar de vender cientos de miles de unidades, como los expertos predijeron en su momento, el Edsel vendió apenas 10,000 unidades y se dejó de fabricar.

Un factor clave del fracaso del Edsel es, según Moore, que el coche se impuso a un público que no lo quería.

“La lección obvia para la industria es que no se puede sobornar a los estadounidenses para que compren coches que no quieren. Dada la mentalidad de “todo incluido” para los vehículos eléctricos en Ford y GM, está claro que Detroit nunca entendió este mensaje”, escribió.

Vista general de los Hummer EV de GMC en la planta de montaje de vehículos eléctricos Factory ZERO de General Motors en Detroit, Michigan, el 17 de noviembre de 2021. (Nic Antaya/Getty Images)

A pesar de que el Gobierno de Biden ha estado promocionando los vehículos eléctricos, incluso con una subvención de 7500 dólares, menos del 10 por ciento de las ventas de coches nuevos en los últimos dos años fueron eléctricos, según un estudio publicado a principios de septiembre por GOBankingRates.

Más recientemente, los directivos de General Motors, Ford y Mercedes-Benz han reconocido que la demanda de vehículos eléctricos se está debilitando, y algunos de ellos han anunciado que reducirán sus propios objetivos en materia de vehículos eléctricos.

Moore dice que la disminución de la demanda de vehículos eléctricos es una posible señal de que, aparte de una fracción relativamente pequeña de los primeros en adoptar las nuevas tecnologías, los compradores en general simplemente no están tan interesados.

“El Edsel fue uno de los grandes fracasos de todos los tiempos”, declaró Moore a Fox News en una entrevista. “Estoy aquí para decirles que, si estas tendencias continúan, vamos a ver cómo el mercado de los vehículos eléctricos se convierte en el próximo gran fracaso porque los compradores de coches no los quieren”.

La empresa de estudios de mercado Canalys estima que las ventas mundiales de VE aumentaron un 49 por ciento en el primer semestre de este año, por debajo del ritmo de crecimiento del 63 por ciento del año pasado.

Disminución de la demanda de VE

En su intervención en un salón del automóvil celebrado en Japón la semana pasada, el presidente y ex consejero delegado de Toyota, Akio Toyoda, dijo a los periodistas que la disminución de la demanda de vehículos eléctricos es una señal de que la gente se está dando cuenta de que los vehículos eléctricos no son la bala de plata contra los supuestos males de las emisiones de carbono que a menudo se dice que son.

“La gente por fin está viendo la realidad” de la tecnología de los vehículos eléctricos, declaró Toyoda a los periodistas antes del Salón de la Movilidad de Tokio la semana pasada, en calidad de presidente de la Asociación de Fabricantes de Automóviles de Japón, organizadora del evento.

Toyoda ha sido durante mucho tiempo un escéptico de la adopción a toda máquina de los vehículos eléctricos. Este año renunció a su cargo de Consejero Delegado de Toyota en medio de críticas por no haberse tomado suficientemente en serio la idea de impulsar la rápida adopción de coches con baterías.

La respuesta de Toyoda a los periodistas que le preguntaron su opinión sobre la caída de la demanda de VE sugiere que se siente reivindicado en su reticencia.

“Hay muchas formas de escalar la montaña de la neutralidad de carbono”, dijo, dando a entender que los consumidores por fin están despertando de un paisaje de ensueño promovido por los alarmistas del cambio climático, que colocan a los vehículos eléctricos en un pedestal y exageran sus ventajas mientras restan importancia a sus inconvenientes.

Sus declaraciones se produjeron en un momento en que el crecimiento de la demanda de vehículos eléctricos se ha ralentizado en varios mercados, lo que ha llevado a algunas empresas a reducir sus planes de electrificación.

Vehículos de Toyota Motor Corp. en una reunión informativa sobre las estrategias de la empresa para los vehículos eléctricos de batería en Tokio, el 14 de diciembre de 2021. (Kim Kyung-Hoon/Reuters)

Honda y General Motors anunciaron la semana pasada que desechaban un plan de 5000 millones de dólares para desarrollar juntos vehículos eléctricos, mientras que GM dijo que estaba ralentizando su estrategia de electrificación.

GM está “moderando la aceleración de la producción de vehículos eléctricos para proteger nuestros precios, ajustarse a un crecimiento más lento de la demanda a corto plazo y aplicar cambios de ingeniería que reforzarán los beneficios”, dijo el director financiero de GM, Paul Jacobson, durante una conferencia con periodistas el 24 de octubre en la que reveló que la huelga de varias semanas de los trabajadores sindicalizados del sector del automóvil ya había costado a la empresa 800 millones de dólares.

Ford dijo a principios de este mes que iba a recortar temporalmente uno de los tres turnos en una planta que construye su camioneta eléctrica F-150 Lightning después de ralentizar su rampa de EV en julio.

Más recientemente, el CEO de Ford Jim Farley dijo en una llamada de ganancias con los inversores la semana pasada que la situación con los vehículos eléctricos ha sido “difícil”.

“De hecho, a nuestro negocio nunca le faltan retos, especialmente ahora, con la evolución del mercado de los vehículos eléctricos y los nuevos competidores mundiales procedentes de China, así como las disrupciones tecnológicas”, afirmó. “Un gran producto ya no es suficiente en el negocio de los vehículos eléctricos”, dijo, y añadió que “tenemos que ser totalmente competitivos en costes” porque “la asequibilidad es un problema” para los consumidores.

Por ello, Ford ha suspendido el gasto de 12,000 millones de dólares en capacidad de fabricación de vehículos eléctricos.

“Dado el entorno dinámico de los vehículos eléctricos, estamos siendo prudentes con nuestra producción y ajustando la capacidad futura para satisfacer mejor la demanda del mercado”, dijo el jueves el director financiero de Ford, John Lawler.

“En total, hemos gastado unos 12,000 millones de dólares en vehículos eléctricos, lo que incluye capital de inversión, inversión directa y gastos”, añadió.

Mientras Toyoda argumentaba en el Salón del Automóvil de Japón que la gente tenía cada vez más claros los inconvenientes de los vehículos eléctricos, el actual Consejero Delegado y Presidente de Toyota, Koji Sato, hablaba de sus ventajas.

Sato intervino en una rueda de prensa celebrada el 25 de octubre en el Salón de la Movilidad de Japón, y comenzó su presentación haciendo hincapié en los vehículos eléctricos.

“La primera historia es nuestra vida futura con los vehículos eléctricos de batería”, dijo, según una transcripción de sus declaraciones. “No solo son ecológicos. Los coches eléctricos también ofrecen su propio sabor de diversión al volante y sazón automovilística.”

Habló de otras aparentes ventajas de los VE, como un centro de gravedad más bajo y un interior más espacioso, calificándolo de “valor que solo los VE de batería pueden ofrecer.”

“En estos coches, el paisaje parece completamente distinto”, dijo.

“De hecho, a nuestro negocio nunca le faltan retos, especialmente ahora, con la evolución del mercado de los vehículos eléctricos y los nuevos competidores mundiales procedentes de China, así como las disrupciones tecnológicas”, afirmó. “Un gran producto ya no es suficiente en el negocio de los vehículos eléctricos”, dijo, y añadió que “tenemos que ser totalmente competitivos en costes” porque “la asequibilidad es un problema” para los consumidores.

Por ello, Ford ha suspendido el gasto de 12,000 millones de dólares en capacidad de fabricación de vehículos eléctricos.

“Dado el entorno dinámico de los vehículos eléctricos, estamos siendo prudentes con nuestra producción y ajustando la capacidad futura para satisfacer mejor la demanda del mercado”, dijo el jueves el director financiero de Ford, John Lawler.

“En total, hemos gastado unos 12,000 millones de dólares en vehículos eléctricos, lo que incluye capital de inversión, inversión directa y gastos”, añadió.

Mientras Toyoda argumentaba en el Salón del Automóvil de Japón que la gente tenía cada vez más claros los inconvenientes de los vehículos eléctricos, el actual Consejero Delegado y Presidente de Toyota, Koji Sato, hablaba de sus ventajas.

Sato intervino en una rueda de prensa celebrada el 25 de octubre en el Salón de la Movilidad de Japón, y comenzó su presentación haciendo hincapié en los vehículos eléctricos.

“La primera historia es nuestra vida futura con los vehículos eléctricos de batería”, dijo, según una transcripción de sus declaraciones. “No solo son ecológicos. Los coches eléctricos también ofrecen su propio sabor de diversión al volante y sazón automovilística.”

Habló de otras aparentes ventajas de los VE, como un centro de gravedad más bajo y un interior más espacioso, calificándolo de “valor que sólo los VE de batería pueden ofrecer.”

“En estos coches, el paisaje parece completamente distinto”, dijo.

Sin embargo, aunque es probable que algunos conductores acojan con satisfacción un centro de gravedad más bajo y un interior más espacioso, a menos que los fabricantes de automóviles encuentren la forma de superar la “ansiedad de autonomía”, la adopción de los VE seguirá disminuyendo.

Ansiedad de autonomía

Una de las principales preocupaciones de los estadounidenses que se plantean cambiar a un VE es la ansiedad por la autonomía, es decir, el miedo a conducir un VE y quedarse sin energía sin poder encontrar un puerto de carga y acabar tirados al lado de la vía.
Según un estudio reciente de la Asociación Americana del Automóvil (AAA), la autonomía de un VE puede reducirse hasta una cuarta parte cuando el vehículo lleva cargas pesadas.

“La ansiedad por la autonomía sigue siendo una de las principales razones por las que los consumidores dudan en cambiar los vehículos de gasolina por los eléctricos”, declaró Adrienne Woodland, portavoz de la AAA.

Otro estudio reciente de la consultora Ernst & Young -en colaboración con el organismo europeo de la industria energética Eurelectric- concluye que la ansiedad por la autonomía es la segunda preocupación más citada a la hora de cambiar a un VE, con la falta de estaciones públicas de recarga en primer lugar.

El estudio apunta a una necesidad estimada de 68,9 millones de cargadores en Estados Unidos y Canadá de aquí a 2035 para apoyar el ritmo de transformación del VE.

El Presidente Joe Biden se ha fijado el objetivo de que en 2030 el 50 por ciento de todos los vehículos nuevos sean VE o híbridos enchufables.

Jack Phillips contribuyó a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.