Los avances chinos en Chile

Por Evan Ellis
05 de Marzo de 2021
Actualizado: 05 de Marzo de 2021

Durante más de veinte años, los sucesivos gobiernos chilenos, tanto de derechas como de izquierdas, han tratado de integrar su país, de espaldas a la cordillera de los Andes, en la floreciente economía de la cuenca del Pacífico. Chile ya se ha vinculado a Asia y a otras partes del mundo a través de la red más extensa de tratados de libre comercio (TLC) de América Latina, incluyendo el primer y, posiblemente, el más avanzado TLC con la República Popular China (RPC), la Asociación Económica Estratégica Transpacífica (P4) de 2005, el Acuerdo Integral y Progresivo para la Asociación Transpacífica (TPP-11) de 2018 y la Alianza del Pacífico, entre otros.

Con una comunidad empresarial relativamente sofisticada y orientada al mercado internacional, junto con la ayuda de su organización de promoción de las exportaciones ProChile, el país ha sido uno de los más exitosos de la región en el posicionamiento de productos agrícolas de valor añadido, como vinos, uvas de mesa, arándanos y cerezas, en el mercado chino. De hecho, ProChile, que abrió su primera oficina en Shanghai en los años 90, fue el modelo a seguir por otras organizaciones latinoamericanas de promoción comercial, no solo en su enfoque hacia China, sino en general. Simbólicamente, el actual embajador de Chile en China, Luis Schmidt, llegó a su puesto tras una exitosa carrera en la expansión comercial orientada a China, en particular como jefe de la Federación Nacional de Productores de Frutas de Chile (FEDEFRUTA), pionera en la colocación sin precedentes de su fruta en el mercado chino. Sin embargo, el valor de las exportaciones agrícolas emblemáticas de Chile a China palidece en comparación con sus exportaciones de productos básicos de bajo valor añadido, especialmente el cobre y el nitrato de potasio.

Las lucrativas exportaciones de cerezas de Chile a la República Popular China se pusieron en peligro por las noticias publicadas en los medios de comunicación chinos de que la fruta estaba contaminada por la COVID-19. Algunos dirigentes chilenos consideraron las historias, permitidas por los medios de comunicación chinos controlados por el Estado a pesar de que las cerezas contaminadas no eran de Chile, como una advertencia al gobierno chileno para que moderara las acciones que estaba tomando en otras áreas. El nivel de compromiso chino con Chile se ha ampliado significativamente durante las últimas dos décadas, no solo en términos de comercio, sino en la presencia física de empresas chinas en el país, así como a través de los lazos políticos y educativos, y la cooperación militar y espacial. En abril de 2019, los dos países firmaron un “Plan de Acción Conjunta” plurianual para avanzar en su relación. El acuerdo incluía catorce áreas para avanzar en la cooperación, lo que pone de manifiesto su amplitud.

La relación de Chile difiere, al menos superficialmente, de la forma en que los regímenes populistas de izquierda, como los de Venezuela, Ecuador, Bolivia y Argentina, se han relacionado con la República Popular China. En ningún lugar de la región hay una prueba mejor de la hipótesis de que, con transparencia e instituciones fuertes, un país puede beneficiarse económicamente del comercio, los préstamos y las inversiones de la RPC, evitando al mismo tiempo los riesgos asociados. En un testimonio de la aversión chilena a la manipulación y el acoso, el agresivo embajador “lobo guerrero” de China en Chile, Xu Bu, fue discretamente obligado a abandonar su puesto antes de tiempo y a regresar a la RPC porque se le consideraba demasiado agresivo para Chile, que se enorgullece de sus fuertes instituciones y su autonomía.

Lamentablemente, las fortalezas institucionales de Chile no lo han inoculado completamente contra los riesgos de relacionarse con la RPC. La pandemia de la COVID-19 ha agudizado la vulnerabilidad de Chile ante la influencia china; con relativamente pocas empresas que pretenden realizar nuevas inversiones en el país sudamericano en un futuro próximo, y numerosas compañías con sede en Europa que buscan vender sus activos, hay pocas alternativas más allá de los inversores chinos.

Este artículo examina el compromiso de China con Chile y encuentra pruebas de que la transparencia y la fortaleza institucional de Chile han sido posiblemente las más útiles para asegurar los beneficios de la relación con China, incluyendo la restricción y/o la detención de proyectos que habrían causado un importante daño medioambiental. Sin embargo, la experiencia chilena también sugiere que, incluso en países con instituciones sólidas y transparentes, el compromiso con la RPC presenta riesgos significativos y persistentes que requieren una vigilancia constante, incluyendo presiones que socavan esas mismas instituciones y socavan la realización del valor añadido del país a partir de sus propios recursos.

Compromiso político e institucional

Debido en parte a la larga orientación transpacífica de Chile, su relación con China tiene un nivel de normalidad que no comparten muchos otros países latinoamericanos. La dualidad de la continua y estrecha relación de Chile con Occidente, al tiempo que mantiene una fuerte relación con la RPC, tiene sus raíces en el gobierno militar de Augusto Pinochet en 1973, siendo China uno de los dos únicos países comunistas que no rompió los lazos con el régimen de extrema derecha. Por el contrario, conservó su reconocimiento diplomático y siguió construyendo una relación positiva con el gobierno conservador de Pinochet, a pesar de que el gobierno socialista de Salvador Allende, al que Pinochet derrocó con importantes críticas internacionales, hubiera parecido más alineado ideológicamente con China.

Chile ha adoptado toda la gama de vehículos políticos y económicos para vincularse a la RPC. En 2012, Chile se convirtió en socio estratégico de la RPC, elevando posteriormente la relación a “socio estratégico integral” en noviembre de 2016. Luego, en noviembre de 2018, Chile se unió a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, y en julio de 2019, el país fue aceptado en la institución asociada a la RPC para las finanzas, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras.

Todos los presidentes contemporáneos de Chile, tanto en el extremo izquierdo como en el derecho del espectro político (más recientemente la expresidenta Michelle Bachelet y el presidente Sebastián Piñera), han viajado a la RPC, algunos en múltiples ocasiones. Debido a las restricciones relacionadas con la pandemia, la última visita del presidente Piñera se produjo en abril de 2019, con motivo de la cumbre china de la Franja y la Ruta. Sin embargo, el presidente habló por teléfono con el presidente chino Xi en diciembre de 2020. Además de las interacciones oficiales a nivel presidencial y ministerial, delegaciones de congresistas chilenos y otros políticos viajan regularmente a la RPC como invitados del gobierno chino, un fenómeno que genera algunas críticas dentro del propio Congreso, dada la relativa falta de críticas públicas a la RPC por parte de los congresistas chilenos.

Comercio

Como en el resto de la región latinoamericana, y en particular en Sudamérica, el comercio de Chile con China ha crecido exponencialmente en las dos últimas décadas. En total, el comercio se multiplicó por 17, pasando de 2300 millones de dólares en 2002 a 39,200 millones en 2019, lo que convierte a la RPC en el primer socio comercial de Chile. En ese mismo periodo de tiempo, las exportaciones de China aumentaron de 1200 millones de dólares a 22,700 millones de dólares, y sus importaciones aumentaron de 1100 millones de dólares a 16,500 millones de dólares.

El crecimiento del comercio se ha visto facilitado por el mencionado TLC entre ambos países, que entró en vigor en 2005, y que se amplió para incluir el comercio de servicios y otros elementos en 2017.

El perfil exportador de Chile con la RPC se caracteriza principalmente por productos básicos de bajo valor añadido, como el cobre y el nitrato de potasio (utilizado como fertilizante). En 2019, el 49 por ciento de todas las exportaciones chilenas de cobre tenían como destino China. Chile también exporta algunos productos de madera y papel a la RPC. Sin embargo, lo que distingue a Chile entre los demás países de la región, es su exitosa comercialización de vinos y frutas (especialmente cerezas, arándanos y uvas) como productos de lujo. Aunque estas exportaciones están creciendo como parte de las exportaciones totales de Chile a la RPC, sus ingresos totales siguen siendo eclipsados por las exportaciones de productos básicos de menor valor añadido. Según la Subsecretaría de Relaciones Económicas Internacionales (SUBREI), en 2019, las cerezas, a pesar de ser una exportación lucrativa y de alto perfil, representaron sin embargo solo el siete por ciento de las exportaciones chilenas a China. Las exportaciones de otras frutas y vinos ni siquiera llegaron a los diez primeros puestos de la lista de productos de exportación.

En cuanto a sus importaciones de China, según la SUBREI, los chilenos compran una amplia gama de bienes y servicios de mayor valor añadido, y más del 70 por ciento de las ventas chinas a Chile consisten en equipos telefónicos, monitores y otros productos electrónicos, así como autos, motocicletas y otros vehículos de motor. Chile se ha convertido en el mercado más importante, fuera de la propia RPC, para la incursión de China en los vehículos eléctricos. Hasta la fecha, los municipios chilenos han llegado a comprar 410 autobuses eléctricos a empresas chinas, como BYD, Yutong y King Long.

Actividades mineras chinas en Chile

La minería es uno de los pilares de la economía chilena y uno de los principales vehículos de compromiso económico con la RPC. Las restricciones chilenas a la inversión minera extranjera han marcado la trayectoria de la actividad china en el sector, hasta hace poco, centrándola en la compra de cobre chileno y metales asociados, más que en la propiedad de las propias minas. En 2005, la corporación comercial china China Minmetals firmó un importante acuerdo de compra anticipada con la empresa minera estatal chilena CODELCO, proporcionando a esta última un préstamo inicial de 550 millones de dólares a un tipo de interés del 6 por ciento para ampliar su explotación a cambio de futuras entregas de cobre a precios negociados. El acuerdo a largo plazo fue criticado por bloquear un precio inferior al del mercado para el cobre de Chile mientras los precios internacionales aumentaban. También provocó tensiones porque los chinos esperaban asegurarse una participación de control en la mina Gabriela Mistral (Gaby), que está siendo desarrollada por CODELCO, pero fueron bloqueados por los reguladores chilenos.

Las empresas chinas también han invertido en proyectos mineros chilenos. El ejemplo más notable, aunque pequeño, es la mina San Fierro, adquirida por la empresa china Wenfeng, con sede en Hebei. Cuando el acuerdo de compra anticipada de cobre con CODELCO expiró en 2017, CODELCO y Minmetals firmaron posteriormente un acuerdo adicional, que supuestamente incluye los derechos chinos para explorar el litio y adquirir los derechos de las minas en el país en un futuro próximo.

Los avances chinos más significativos en el sector minero de Chile implican el acceso de la RPC a las reservas chilenas de litio, críticas para la producción de baterías utilizadas para alimentar los vehículos eléctricos modernos, la electrónica y las tecnologías de defensa. Los territorios del norte de Chile y Argentina, y el sur de Bolivia, forman el “triángulo del litio”, que representa la fuente más importante del mundo del mineral estratégico fuera de la propia RPC.

En 2019, los reguladores chilenos aprobaron una operación de 4100 millones de dólares en la que la empresa china Tianqi adquirió una participación del 24 por ciento en la compañía chilena SQM, dedicada a la extracción del litio del salar de Atacama. La aprobación se realizó tras largas negociaciones y supuso una fuerte preocupación por parte de los socios chilenos, entre ellos el grupo Pampa, dirigido por el empresario chileno Julio Ponce Lerou. El temor era que el acuerdo permitiera a Tianqi obtener información estratégica protegida de la minera. La capacidad de SQM y Tianqi para extraer mineral de la mina del salar de Atacama también se ha visto obstaculizada por factores medioambientales, ya que la extracción consume cantidades significativas de la escasa agua de la región. Además, Tianqi se ha visto obstaculizada por dificultades financieras, lo que puede restringir su capacidad de mantener o ampliar su participación en la empresa.

Infraestructura eléctrica

Más allá de la minería, la RPC ha realizado importantes avances en los sectores de generación y transmisión de electricidad en Chile. En 2018, la empresa china Southern Power Grid adquirió una participación del 27.7 por ciento en la mayor empresa de transmisión de Chile, Transelec, por 1300 millones de dólares. En 2019, China Three Gorges adquirió Atiaia energy, dándole el control de una serie de proyectos de energía renovable, incluida una instalación hidroeléctrica de 90 megavatios propuesta en la ambientalmente sensible región del Biobío. En 2020, el gigante chino State Grid completó la adquisición, por valor de 2230 millones de dólares, de una participación del 100 por ciento en Chilquinta Energía, la tercera mayor distribuidora de electricidad de Chile, a la empresa de infraestructuras energéticas Sempra Energy. Al igual que con la venta por parte de Sempra de Luz del Sur en el vecino Perú, la empresa habría facilitado la aprobación del acuerdo ante los reguladores chilenos para recibir el precio “premium” que los chinos pagaron para obtener los activos y así poder centrarse más plenamente en los mercados de Estados Unidos y México.

Solo seis meses después, en diciembre de 2020, State Grid amplió aún más su presencia en Chile, firmando un acuerdo adicional de 3000 millones de dólares para adquirir la Compañía General de Electricidad (CGE) de la empresa española Naturgy. Con una perspectiva muy alta de aprobación, estas adquisiciones darán a las empresas con sede en la RPC el control del 57 por ciento de toda la distribución de energía en Chile.

Aunque la relativa novedad de la adquisición dificulta la evaluación de la gestión china de los proyectos, según las fuentes entrevistadas para este artículo —con un estrecho conocimiento del proyecto— existen algunas preocupaciones sobre las preferencias de los nuevos propietarios por favorecer a los proveedores chinos en las adquisiciones relacionadas con su mantenimiento, la gestión y la inversión en la red.

A pesar de una presencia tan importante y creciente en el país sudamericano, no todos los proyectos liderados por empresas con sede en la RPC han salido adelante como estaba previsto. En el sur de Chile, la Corporación Nacional de Recursos Hídricos y Energía Hidroeléctrica de China se posicionó para tener un papel de construcción en el proyecto Hidroaysén, que implicaba la construcción de cinco instalaciones hidroeléctricas a lo largo de los ríos Baker y Pascua en la Patagonia, y State Grid licitó para construir las líneas de transmisión que trasladarían la electricidad desde las estaciones hacia todo Chile. Sin embargo, el proyecto se detuvo en 2014 a raíz de la resistencia popular a sus impactos ambientales, en particular la construcción de largas líneas de transmisión a través de la Patagonia.

Proyectos de infraestructuras de transporte

Los proyectos de infraestructuras de transporte más importantes de China se han realizado tradicionalmente con regímenes populistas políticamente receptivos y financieramente necesitados. No obstante, en los últimos años, las empresas con sede en la RPC se han asegurado con éxito proyectos a través de asociaciones público-privadas y otros nuevos vehículos de contratación similares en países con infraestructuras de contratación pública relativamente fuertes, como Chile. Algunos ejemplos son: la adjudicación de la primera fase a empresas con sede en la RPC para la Ruta 5 chilena, que va de Talca a Chillán, y la posible participación de China Railway Road Corporation (CRRC) en la mejora de la Línea 7 del metro de Santiago (aunque China se enfrenta a una ardua batalla porque la infraestructura del metro está construida principalmente con equipos españoles y otros europeos). En agosto de 2020, China Road and Bridge Corporation obtuvo una concesión de 224 millones de dólares para construir tres hospitales públicos como parte de la Red Maule. Las empresas de CCCC, China Harbour Engineering (CHEC) y China Road and Bridge Company (CRBC), están supuestamente posicionadas para pujar por varias de las concesiones de infraestructuras públicas por valor de 14,000 millones de dólares que el Ministerio de Obras Públicas chileno tiene previsto sacar a concurso público hasta 2024. Además, se espera que el puerto chileno clave de San Antonio (Valparaíso) solicite ofertas para apoyar una importante expansión, en la que se espera que las empresas logísticas chinas dediquen un esfuerzo significativo para ganar un papel. Los expertos consultados para este artículo informaron que las empresas chinas parecen estar mejorando a la hora de competir por este tipo de proyectos en general, incluyendo la asociación con empresas y bufetes locales y la contratación e integración de personal local.

Al igual que en el sector eléctrico, las empresas chinas también han sufrido algunos reveses en su búsqueda de proyectos de infraestructuras en Chile. China Railway Group y China Road and Bridge, por ejemplo, decidieron retirarse de su participación en la construcción del gigantesco puente colgante de Chacao, de 2.6 kilómetros, que habría conectado la isla chilena de Chiloé con el continente, cuando comprendieron que no tenían una ventaja directa como se pensaba inicialmente. El proyecto se adjudicó posteriormente a un consorcio dirigido por el conglomerado surcoreano Hyundai. Un ferrocarril que debían construir empresas chinas entre Santiago y Valparaíso tampoco llegó a buen puerto.

Telecomunicaciones

Como en toda la región latinoamericana, las empresas chinas Huawei y ZTE han desempeñado un papel cada vez más importante en el mercado de equipos de telefonía y telecomunicaciones de Chile, convirtiéndose en importantes proveedores de las empresas de telecomunicaciones chilenas, siendo el proveedor casi exclusivo del nuevo operador WOM, el principal proveedor de Movistar (Telefónica) y un importante proveedor de Claro (mientras que Entel sigue confiando principalmente en los equipos de Ericson y Nokia).

Huawei, que también ha construido un importante centro de datos en la nube en el país, es ahora, al parecer, el principal aspirante a proporcionar redes 5G para las que el gobierno chileno ha iniciado la construcción de la infraestructura de apoyo. En la subasta de ancho de banda 5G de Chile, celebrada a finales de enero, WOM, que depende casi por completo de los equipos de Huawei, aprovechó el capital de una reciente emisión de bonos por valor de 450 millones de dólares para ganar un importante ancho de banda en los espectros 5G pertinentes, lo que permitirá a Huawei desempeñar un papel importante cuando WOM, Movistar y Claro construyan sus redes 5G en los próximos años.

Más allá de los mercados de comunicación celular y de datos, las empresas con sede en la República Popular China también intentaron (sin éxito) construir un cable de fibra óptica transpacífico desde Chile hasta China a través de Hong Kong, lo que habría proporcionado al gobierno chino el poder de interceptar una cantidad significativa de datos que se mueven desde Sudamérica a través del Pacífico. Huawei Marine Networks aún podría participar en el proyecto; sin embargo, con las restricciones australianas sobre sus equipos por razones de seguridad nacional, es poco probable que dicha oferta sea competitiva. La financiación y/o participación china en las líneas de fibra óptica desde Chile hasta la Antártida (ampliando la red de Fiberoptico Austral construida por Huawei), o una posible línea troncal que conecte el cable transpacífico con la Antártida, es todavía posible.

Cooperación espacial

La participación de China en la industria espacial en Chile no ha recibido la atención que se le ha prestado a países vecinos como Argentina, donde se construyó un radar chino de espacio profundo en Neuquén. Sin embargo, la RPC sí tiene presencia en un observatorio cerca de la remota localidad desértica de Paranal, en el norte de Chile. Además, se hizo un intento de construir una instalación adicional en la ciudad de Antofagasta —exclusivamente para personal de la RPC— pero finalmente se bloqueó.

Las empresas chinas han expresado su interés en lanzar o desarrollar satélites para el gobierno chileno en múltiples ocasiones. En particular, para reemplazar la anticuada constelación FASAT-C de Chile, de fabricación estadounidense. Sin embargo, el gobierno chileno optó por un sistema israelí para actualizar, volver a desarrollar y relanzar los satélites.

Banca y comercio electrónico

Gracias a las sólidas instituciones y al floreciente sector financiero de Chile, la nación se ha convertido en un centro financiero chino clave en Sudamérica. En mayo de 2015, la RPC y el gobierno chileno firmaron un acuerdo de intercambio de divisas por valor de 8100 millones de dólares para facilitar el comercio entre los dos países, aunque este instrumento no se ha utilizado mucho. Dada la situación financiera relativamente sana de Chile y su acceso a los mercados internacionales de divisas, los bancos políticos chinos no han concedido grandes préstamos al país. No obstante, el China Construction Bank y el Banco de China operan en el país desde 2016 y 2018, respectivamente. Más allá de la banca tradicional, el gobierno chileno y sus empresas han trabajado activamente para colocar productos chilenos en China a través del acceso a plataformas de comercio electrónico con sede en la RPC como EMall (con la ayuda del gobierno chino), mientras que el acceso chino al mercado interno de Chile se ve facilitado por plataformas como AliExpress y Mercado Libre.

La diplomacia China-Chile COVID-19

Al igual que en la mayoría de los países de América Latina, las fuentes chinas vendieron, o proporcionaron de otro modo, suministros médicos y otros bienes para ayudar y apoyar la respuesta de Chile a la pandemia de la COVID-19. En mayo de 2020, por ejemplo, las fuentes chinas proporcionaron 21 toneladas de equipos de protección personal y otros suministros médicos a Chile. Sin embargo, a pesar de las donaciones de estos equipos y otros artículos médicos por parte del gobierno chino, la gran mayoría de la ayuda relacionada con la COVID-19 provino de fuentes privadas chinas, como la Fundación Jack Ma, o fue adquirida por empresarios chilenos.

La caracterización de las transacciones relacionadas con la COVID-19 entre China, el gobierno chileno y la prensa a menudo daba la impresión inexacta de que eran regalos del gobierno chino, con la matización de que los bienes mencionados fueron comprados o procedían de fuentes privadas, un detalle que quedaba enterrado en los últimos párrafos de la noticia. En abril de 2020, por ejemplo, unos empresarios chilenos organizaron una compra de cientos de respiradores a empresas de China. La caracterización errónea de la compra como un regalo del gobierno chino se convirtió en una controversia cuando el exembajador chino en Chile, Xu Bu, dijo que no tenía conocimiento de tal transacción oficial.

Con respecto a las vacunas, Chile ha recibido más dosis de vacunas de los chinos (de Sinovac Biotech) que cualquier otro país de América Latina, excepto Venezuela, a pesar de la eficacia relativamente baja de la vacuna de Sinovac en comparación con las alternativas occidentales. Sinovac realizó ensayos de fase III en Chile, entre otros lugares, y el gobierno chileno encargó posteriormente a la empresa china 10 millones de dosis de su producto, como parte de los 35 millones de dosis de vacunas que ha acordado obtener de una serie de proveedores mundiales. A finales de enero de 2021, los primeros 4 millones de dosis de la vacuna Sinovac llegaron en dos vuelos de la compañía aérea. Aunque los chilenos consultados para este trabajo se habrían sentido más cómodos tomando una vacuna no china, la mayoría tomó la vacuna Sinovac sin rechistar, ya que era la más disponible.

Vínculos con la educación y los medios de comunicación

Las instituciones educativas relativamente fuertes de Chile y la burocracia gubernamental orientada a Asia han facilitado el desarrollo de una sofisticada infraestructura educativa e intelectual para relacionarse con China. Como se ha señalado anteriormente, las principales empresas con sede en Chile, con el apoyo del gobierno chileno, han tenido un éxito relativo en la comercialización de sus productos de alta gama en la RPC, desde vinos hasta cerezas y uvas. La organización chilena de promoción de las exportaciones, ProChile, tiene una presencia relativamente sofisticada y de larga data en la RPC, con oficinas en Beijing, Shanghai y Guangzhou.

Muchas de las principales universidades chilenas cuentan ahora con programas de estudios sobre China, que incluyen actividades orientadas a los negocios y programas de lengua china. Recíprocamente, Chile acoge tres Institutos Confucio: en la Universidad Católica en Santiago, la Universidad de Santo Tomás en Viña del Mar y la Universidad de La Frontera en Temuco (Araucana). Incluyendo los campus y aulas satélite, Chile cuenta con un total de 21 sedes del Instituto Confucio en todo el país (más que ningún otro en la región). Además, la Universidad de Santo Tomás alberga el centro regional de los Institutos Confucio para toda América Latina (CRICAL), con un edificio entero dedicado a esta función. El instituto celebra incluso un evento anual en el que regala un auto chino a un afortunado visitante registrado.

Además de ofrecer una formación en lengua china relativamente barata a través de los Institutos Confucio, la organización de promoción de la educación y la cultura chinas, Hanban, ofrece desde hace tiempo becas para que los chilenos estudien en la RPC, y en 2021 se han ofertado al menos 17 becas de este tipo en diversas categorías.

Más allá de los Institutos Confucio, muchas universidades chilenas —y en particular la Universidad Católica— mantienen relaciones económicas muy beneficiosas con la RPC y los estudiantes chinos, lo que genera presiones para evitar ofender a la RPC a través de un discurso público o un contenido curricular demasiado crítico.

Con respecto a los medios de comunicación, a pesar de la tradición chilena de periodismo profesional e independiente, la influencia de China es visible. El periódico chileno La Tercera, cuyas dificultades económicas le llevaron a cesar su edición impresa, tenía un acuerdo con China Media Group, en el que este último proporcionaba al periódico importantes contenidos relacionados con China. Otros grandes periódicos chilenos, como El Mercurio, aceptan desde hace tiempo contenidos chinos de pago.

Pesca ilegal y no regulada

Chile tiene desde hace tiempo dificultades con las flotas pesqueras chinas, lo que le llevó a excluir a los buques pesqueros chinos del acceso a los puertos chilenos a principios de la década de 2000. La flota china pesca regularmente en la zona económica exclusiva de Chile o justo fuera de ella. Desde 2016, 18 de las 22 violaciones registradas del Parque Marino Nazca-Desventuradas, reconocido internacionalmente por Chile, fueron causadas por buques chinos. La Armada chilena fue movilizada tan recientemente como en diciembre de 2020 para protegerse de 11 buques pesqueros chinos que se sospecha que buscan oportunidades para pescar sin autorización en aguas chilenas.

Aunque Chile tiene una de las armadas más capaces de la región, el enorme tamaño de su ZEE, que refleja la longitud de su costa, ha dificultado la vigilancia contra las acciones de la flota pesquera china. El gobierno chino ha seguido evitando reconocer y aceptar la responsabilidad de las incursiones en aguas chilenas.

Cooperación en materia de seguridad

La cooperación chilena en materia de seguridad con la RPC ha sido limitada pero importante. Por un lado, el ejército y la policía nacional de élite (Carabineros) de Chile, relativamente bien financiados y orientados hacia Occidente, han adquirido tradicionalmente sistemas de alta gama de Estados Unidos, Europa y otros proveedores avanzados, en lugar de equipos chinos, generalmente menos costosos y menos capaces. No obstante, los proveedores militares chinos participan regularmente en la principal feria militar naval de Chile, Exponaval, y en su feria aérea, FIDAE.

Del mismo modo, los chilenos han gestionado tradicionalmente sus propios programas de entrenamiento y educación militar profesional de alta calidad, complementados por una importante participación en programas occidentales de élite y un acceso de confianza a los mismos. El gobierno de Chile también ha evitado en general establecer vínculos institucionales significativos con el Ejército Popular de Liberación (EPL).

No obstante, la orientación de Chile como país orientado al Pacífico, las importantes rutas marítimas transpacíficas y su extensa y exclusiva zona económica, han llevado a los militares chilenos a mantener algunos vínculos con la RPC. Éstos han incluido la diplomacia militar, el envío de un número limitado de oficiales chilenos y otro personal a programas de formación y educación militar profesional (EMP) en China; la asistencia ocasional de oficiales chinos a cursos militares chilenos (incluido el Curso de Mando y Estado Mayor de la Armada de Chile); visitas institucionales; el compromiso con los chinos en los foros militares del Pacífico, como el Simposio Naval del Pacífico Occidental y el ejercicio multinacional RIMPAC; y una parada en Chile del buque hospital de la Armada del EPL, el Arca de la Paz, en diciembre de 2018, junto con la feria militar chilena Exponaval.

Anteriormente, Chile acogió a oficiales del EPL para la enseñanza del idioma chino tanto en la Escuela Superior de Guerra del Ejército de Chile como en su colegio militar nacional ANEPE, así como brevemente en su escuela militar de idiomas extranjeros; sin embargo, los tres programas desaparecieron posteriormente. En octubre de 2013, los militares chilenos llevaron a cabo un ejercicio de combate a pequeña escala con dos fragatas de misiles chinas visitantes y un buque de apoyo, aunque Chile no ha llevado a cabo públicamente compromisos similares desde entonces.

Más allá de las relaciones entre militares, empresas chinas como Dahua y Hikvision venden equipos de vigilancia a los gobiernos municipales chilenos, especialmente en el área del Gran Santiago, incluyendo un proyecto que implica la instalación de 1000 cámaras. Una empresa china también hizo una oferta de alto perfil para un importante contrato de suministro de equipos de control de seguridad aeroportuaria al Aeropuerto Internacional de Santiago, pero no ganó la licitación.

Conclusiones

Chile destaca como ejemplo en la región de cómo la RPC y sus empresas se están adaptando y avanzando incluso en los países más fuertemente institucionalizados de la región. La creciente presencia de China en el litio, la transmisión de electricidad y el 5G sugiere que, en algunos casos, los procedimientos institucionales existentes pueden no ser suficientes para evitar avances preocupantes.

Chile se encamina hacia las elecciones de abril de 2021 para una Asamblea Constituyente, que considerará amplios cambios en las estructuras constitucionales y legales de la nación que podrían afectar a la posición de China en el país, así como a la capacidad de Chile para administrar esa relación. Aunque nadie está seguro de lo que saldrá finalmente de la asamblea, la nacionalización del sector del litio, en el que la RPC pretende tener una participación clave, podría estar sobre la mesa.

Mientras Chile considera cambios en su sistema de gobernanza, también vale la pena considerar cómo las estructuras existentes en la nación, aunque sean potencialmente injustas, han desempeñado un papel importante a la hora de asegurar las ventajas, y protegerlas, de los elementos más depredadores de la participación de la RPC. Tanto los aspectos positivos como los límites del ejemplo de Chile merecen una mayor atención por parte de otras naciones de la región, tanto en lo que se refiere a cómo conseguir beneficios de la implicación con la RPC a través de instituciones fuertes y transparentes, como a lo que hay que evitar.

Evan Ellis es profesor de investigación sobre América Latina en el Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de EE. UU. Las opiniones expresadas en este documento son estrictamente suyas. El autor agradece a Patricio Giusto, director del Observatorio Sino-Argentino, así como a Fabián Calle y Andrei Serbin Pont, entre otros, por sus conocimientos y contribuciones a este trabajo.

El autor dio permiso para la traducción de su artículo original, publicado en Gobal Americans.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS