Los beneficios de practicar la paciencia

Aprender a esperar puede aliviar su mente, mejorar sus opciones y elevar su perspectiva

Por Conan Milner
22 de Diciembre de 2020 12:39 PM Actualizado: 22 de Diciembre de 2020 12:39 PM

La paciencia es la capacidad de esperar. Si eso suena fácil para usted, entonces usted es afortunado.

Cuando se tiene prisa, la espera puede ser particularmente frustrante. El tiempo de espera no previsto se puede sentir como si el universo se negara a cooperar con su horario, desperdiciando recursos que no se tiene en molestias que no se necesita.

Pero la paciencia enseña una valiosa lección: cuando las circunstancias están fuera de su control, es hora de cambiar su enfoque hacia lo que puede controlar. Una mentalidad paciente le puede dar el poder de enfrentar los obstáculos y contratiempos de la manera más calmada, amable y efectiva posible.

Si le falta paciencia, la espera parece incluso más larga y más molesta. Puede que diga o haga cosas de las que se arrepienta después.

Lo que hace que la práctica de la paciencia sea tan dolorosa es que debemos poner nuestros planes en espera para hacerlo. Y cuando estamos concentrados en un objetivo, es lo último que queremos hacer.

Logros de la impaciencia

Según el Dr. Rob Bell, entrenador de psicología deportiva y autor de varios libros sobre la cultivación de la fortaleza mental, para entender la paciencia hay que poner en perspectiva los objetivos.

Una meta es solo un motivador, dice Bell; algo a lo que aspirar, pero obsesionarse con eso no lo llevará al éxito.

“Un enfoque en ganar no lleva a ganar”, dijo. “Se tiene que enfocar en el proceso, no en los resultados”.

A menudo, lo hacemos al revés. Nos motiva tanto conseguir lo que queremos cuando lo queremos, que nos vuelve intolerantes a todo lo que se interpone en nuestro camino.

Pero Bell dice que aunque no podamos controlar la situación para obtener un resultado en particular, podemos controlar el proceso que tomamos para llegar ahí.

Para los atletas, eso significa centrarse en el entrenamiento, la práctica y cada momento del juego, no en el resultado final o el campeonato. El mismo principio se aplica en la vida. Si nos centramos en lo que tenemos que hacer para hacer el trabajo y mantenemos la paciencia con el progreso, naturalmente nos llevará a un mejor rendimiento.

“Yo tomo el punto de partida de que todo el mundo es un atleta, nuestra oficina es simplemente diferente”, dijo Bell. “Todos tratamos de ser una mejor versión de nosotros mismos de lo que éramos ayer”.

Al final, el proceso es todo lo que tenemos. Por eso alcanzar el objetivo por el que nos hemos esforzado no nos da una satisfacción duradera, es el viaje que hacemos para llegar ahí.

“Aunque lo que queremos son los resultados, no resulta satisfactorio. La forma en que lo hacemos, la pasión que tenemos por eso, es esto lo que nos satisface, porque eso es lo que dura”, dijo Bell. “Incluso con los deportes, se trata de las relaciones que construimos a lo largo del camino. Eso es lo que importa”.

Adquirir paciencia a través de la práctica

Pareciera que algunas personas tuvieran una paciencia ilimitada, mientras que otras pierden la calma ante el más mínimo inconveniente. Afortunadamente, la práctica puede forjar la paciencia.

Según Nickia Lowery, consejera profesional licenciada y especialista certificada en el manejo de la ira, nadie nace con paciencia. Nuestro instinto básico es satisfacer nuestras necesidades; la capacidad de esperar es un comportamiento aprendido.

“Hay que enseñar a ser considerado con los demás y retrasar la gratificación”, dijo Lowery. “Si a uno lo educan para obtener siempre todo lo que quiere, es probable que no sea tan paciente como alguien que ha tenido que esperar a que se satisfagan sus necesidades y deseos”.

Pero la paciencia no viene solo de dejar ir. También hay que aceptar los contratiempos con la actitud correcta: calma, relajada (o al menos contenida) y amable. Responder a la pérdida con celos y rencor no lo llevará a la paciencia, sino a la manipulación y la coerción para igualar el resultado.

“Si nunca recibe lo que quiere, esto puede conducirlo a sentimientos de resentimiento y rebeldía, donde se aprende a tomar lo que se quiere o a arremeter para conseguir lo que se quiere”, dijo Lowery.

Lowery cree que es mejor enseñar a los niños a tener paciencia cuando son pequeños, pero dice que practicar la paciencia a cualquier edad tiene que jugar un papel positivo.

“Imagínese que pudiera alejarse sin sentimientos negativos cuando alguien hace algo que lo menosprecia”, dijo. “Imagine que va por la vida siendo feliz y aceptando a los demás”.

La edad de la recompensa instantánea

Desafortunadamente, las oportunidades para la práctica diaria de la paciencia son cada vez más difíciles de conseguir. Según el Dr. Russell Thackeray, un psicólogo clínico licenciado especializado en la paciencia, las personas se sienten “preparadas para la compensación inmediata” como resultado de nuestra cultura de la conveniencia.

Thackeray describe cómo el mundo moderno atiende nuestras necesidades como nunca antes. En el pasado, antes de poder pedir virtualmente cualquier cosa que quisiéramos por Internet con una tarjeta de crédito, cada aspecto de la vida tomaba más tiempo. La gente estaba acostumbrada a esperar porque tenía que hacerlo. Hoy en día, una página web que tarda más de cinco segundos en cargarse parece una pequeña eternidad. Incluso levantarse para tomar la tarjeta de crédito para un pedido por Internet puede parecer una molestia.

“Creo que nos resulta muy difícil retrasar la compensación debido a las normas sociales que se crean”, dijo Thackeray. “Esto refuerza la idea de que no tenemos que esperar nada”.

Nadie quiere esperar, pero puede ser valioso que lo obliguen a hacerlo. Los obstáculos pueden impedir nuestros planes por el momento, pero también pueden darnos la oportunidad de hacer una pausa, reconsiderar y reevaluar, llevándonos por caminos que de otro modo no habríamos tomado, y concediéndonos ideas que nunca habríamos considerado.

“Ganamos perspectiva y perspicacia con la paciencia”, dijo Thackeray. “Construir una línea de productos, hacer crecer una empresa, establecer amistades, todo eso requiere tiempo para trabajar y madurar”.

Con suficiente paciencia, se puede ver cada momento desagradable como una oportunidad para observar con calma, y considerar su próximo movimiento. En algunos casos, la mejor respuesta puede ser no hacer ningún movimiento.

“A veces las cosas solo necesitan tiempo para desarrollarse”, dijo Thackeray. “Sin embargo, la paciencia nunca se debe confundir con postergar o ser ocioso, todo lo cual tiene una falta de acción en su interior, pero la intención y la ejecución es diferente”.

La meditación es un método comprobado y genuino para desarrollar la paciencia, pero cualquier oportunidad que tomemos para ir más despacio y centrarnos en el momento puede contribuir a esta fuerza.

Sin embargo, si no practicamos, nuestra paciencia no crecerá. Sacar el teléfono durante los momentos tediosos significa que nunca hay que esperar, siempre hay una distracción para pasar el tiempo. Pero Bell cree que nuestros aparatos pueden robar las lecciones que necesitamos para afrontar la vida.

“La forma en que mejoramos nuestra salud mental es aprendiendo a manejar la adversidad”, dijo Bell. “Si nunca tengo que lidiar con ella porque puedo distraerme todo el tiempo, entonces no me estoy volviendo mentalmente saludable. De hecho, me estoy enfermando más”.

La paciencia es confianza

La paciencia a menudo se compara con la atención. Ambos conceptos le piden que se concentre en la vida en el momento más que en la planificación en su cabeza.

Pero la paciencia comparte similitudes con otro concepto: la confianza.

Según Bell, la gente se impacienta porque teme que las cosas no funcionen.

“Creen que para tener éxito necesitan que todo salga a su manera”, dijo. “Pero si me muestran a un atleta competente, les mostraré a alguien paciente. Porque tienen la confianza de que el éxito va a seguir ahí, pero no saben cuándo va a suceder”.

Pero para muchos de nosotros, es difícil tener confianza en el proceso cuando no vemos resultados de inmediato. El entrenador y experto en acondicionamiento físico Kyle Hoffman dice que sus clientes a menudo se molestan cuando sus programas de dieta y entrenamiento no crean cambios suficientemente rápidos.

“Cuando esto sucede, no tardan en señalarme con el dedo o se dan por vencidos”, dijo Hoffman.

Si nos falta paciencia, podemos incluso estar ciegos al progreso que hemos hecho, porque no es el cambio drástico que imaginábamos”. Pero según Hoffman, la forma más rápida de ayudar a un cliente frustrado a desarrollar la paciencia es mostrarle alguna evidencia, no importa cuán pequeña sea, que realmente está en el camino correcto.

“Al darles una pequeña victoria que puedan experimentar o ver, les recuerda que cada paso del proceso es necesario y que los tiempos mejores están a la vuelta de la esquina”, dijo.

Cuando se den cuenta que un poco de estímulo externo puede ayudar con su propia confianza, asegúrense de compartir este regalo con los demás a medida que aprenden nuevas habilidades.

Tiempo de crecimiento

Según Donna Cameron, autora de “Un año de vida bondadosa”: Elecciones que cambiarán su vida y el mundo que lo rodea”, a menudo nos impacientamos cuando alguien hace algo lento o incómodo. Es especialmente frustrante cuando están haciendo algo que nos parece ridículamente fácil. Como intentar enseñarle a su abuela a usar Internet.

“Es la naturaleza humana que una vez que aprendemos algo, a menudo olvidamos lo difícil que fue aprender”, dijo Cameron. “Cuando algo se convierte en rutina (conducir un cambio de marchas o usar nueva tecnología), olvidamos que no siempre estuvo arraigado en nuestro cerebro o memoria muscular, y perdemos la paciencia con aquellos que están luchando por aprender”.

A veces, razonamos sobre que es más fácil hacer las cosas nosotros mismos que esperar a que un novato las haga bien. Aunque eso puede ser cierto, Cameron dice que la reacción amable y útil es mantenerse al margen pacientemente, ofrecer ayuda si se le pide y fomentar el proceso de aprendizaje.

Dice que en lugar de impacientarnos con un principiante, deberíamos tener un espacio para que crezca. Unos momentos de nuestra paciencia podrían pronto recompensarnos con más tiempo libre.

“Si nuestro colega de trabajo, cónyuge o hijo domina una nueva habilidad, puede ser capaz de aligerar nuestra propia carga en algún momento en el futuro”, dijo Cameron. “Hay dones en la paciencia si nos tomamos el tiempo para buscarlos”.

La paciencia es la habilidad de esperar, pero no se necesita mucha espera para aprovechar este poder. El consejo de Cameron para reforzar nuestra paciencia es aprender a hacer una pausa. Tomar un momento para reflexionar sobre sus acciones cuando se siente irritado, le puede ayudar a adoptar decisiones mejores y más pacientes.

“Piense en lo que ganará expresando su impaciencia”, dijo. “Piense en si es probable que se arrepienta de pronunciar palabras agudas, y piense en quién quiere ser y cómo le gustaría que esta interacción avanzara”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Mire a continuación

Navegando por el mar de la vida con la brújula mágica de “Verdad, Benevolencia y Tolerancia”

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.