Los comerciantes sufren mientras la Junta del condado de Orange piensa qué hacer con los fondos

Por Jamie Joseph
23 de Mayo de 2020
Actualizado: 23 de Mayo de 2020

Mientras que la Junta de Supervisores del condado de Orange decide cómo asignar el dinero de la ayuda federal, los negocios locales desesperados por la asistencia están luchando por sobrevivir.

Katia Bagatta aprendió a preparar comidas de sus trabajadores padres inmigrantes en su restaurante de Laguna Niguel, California. En 2008, finalmente abrió su propio restaurante, Bistro K, en la misma ciudad.

El 19 de mayo, Bagatta rogó ante el Ayuntamiento de Laguna Niguel que permitiera la reapertura de su restaurante, tras su cierre forzoso por la orden de permanecer en casa emitida por el estado el 19 de marzo. Con un alto alquiler, nómina y gastos de construcción, Bagatta está ansiosa por reabrir antes de que pierda su negocio.

“Inmigramos a este país en 1980 para disfrutar de la libertad que ofrece Estados Unidos”, les dijo Bagatta. “Siento que todos nos hemos sacrificado lo suficiente, y es hora de que el negocio vuelva a funcionar”.

Ese mismo día, la Junta de Supervisores del condado de Orange debatió en Santa Ana cómo asignar 101 millones de dólares de los 554 millones de dólares que el condado recibió de la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica de Coronavirus (CARES).

Se discutieron dos planes opuestos diseñados para ayudar a las pequeñas empresas, pero ninguno de ellos fue aprobado, dejando en el aire el destino de muchos negocios como Bagatta.

Katia Bagatta y su padre cocinan en el restaurante Bistro K en Laguna Niguel, California. (Cortesía de Katia Bagatta)
Katia Bagatta estira los brazos mientras está de pie detrás de su padre y de los empleados del restaurante Bistro K en Laguna Niguel, California. (Cortesía de Katia Bagatta)

Una propietaria de restaurante preocupada

“Siento que me han quitado mis libertades para poder alimentar a mi familia”, dijo Bagatta a The Epoch Times. “Es muy descorazonador no saber cuáles son tus derechos (…) especialmente cuando sientes que has hecho lo correcto toda tu vida”.

Como muchos otros dueños de negocios, las deudas de Bagatta van en aumento. Aunque despidió a cinco empleados, todavía está pagando a otros 16. El restaurante sigue abierto para comida para llevar, pero los vecinos se han quejado al departamento de salud por los clientes en espera, haciéndola “sentir como una criminal”.

Bagatta dijo que conoce a muchos de sus clientes desde hace años. Una docena de clientes le han dado miles de dólares para ayudar a cubrir los gastos. Un cliente incluso compró 4000 dólares en tarjetas de regalo de Bistro K.

“He estado luchando por conseguir mi dinero del PPP [Programa de Protección de Paga]”, dijo Bagatta, refiriéndose a un préstamo de la Administración de Pequeños Negocios que era parte del paquete original de CARES.

Inicialmente, pensó que recibiría 80,000 dólares, pero el número real se redujo a la mitad. Dijo que los 40,000 dólares desaparecerían en seis semanas.

“No solo estamos atrasados en la renta, sino que estamos atrasados obviamente en la nómina, y esta gente necesita ganar dinero”, agregó. Deberá 50,000 dólares para el 1 de julio, dijo, incluyendo el impuesto de ventas diferido.

La alcaldesa de Laguna Niguel, Laurie Davies, dijo a The Epoch Times que apoya la apertura lo antes posible, ya que ella misma es propietaria de un negocio. Dirige su propia empresa de bodas y eventos.

Sus electores han estado “llorando por teléfono”, dijo, diciéndole que “no pueden sobrevivir mucho tiempo más” y “no podemos pagar el alquiler”.

“He tenido un negocio durante 30 años y va a hundirse”, le dijo un propietario.

Davies fue uno de los 31 alcaldes del condado de Orange que presentaron una carta conjunta el 16 de abril a la Junta de Supervisores, solicitando que el condado asegure el financiamiento del dinero de CARES y lo asigne rápidamente a las ciudades en base a su población.

La Junta vota

En la reunión de la Junta del 19 de mayo, el supervisor Don Wagner y la presidenta Michelle Steel propusieron un programa de recuperación empresarial que asignaría 75 millones de dólares directamente a las ciudades del condado. El plan fue respaldado por los 31 alcaldes que firmaron la carta.

El vicepresidente Andrew Do y la supervisora Lisa Bartlett apoyaron el Plan HEART, que distribuiría el dinero equitativamente entre los cinco distritos del condado.

HEART significa ayuda para pequeñas empresas, gastos para apoyar a las comunidades, asistencia a organizaciones sin fines de lucro, reembolso a las ciudades del condado de Orange, y asistencia temporal de alimentos.

“Proporciona una manera más equitativa de obtener los fondos para ayudar realmente a las pequeñas empresas”, dijo Bartlett. “Las ciudades están separadas. Quiero asegurarme de que todos nuestros pequeños negocios estén bien atendidos”.

Después de un puñado de comentarios públicos, la propuesta de Wagner-Steel fue rechazada por un voto de 3-2. En la misma votación, la junta optó por hacer que el CEO del condado, Frank Kim, elaborara un nuevo plan que asignará 75 millones de dólares de fondos de ayuda directamente a las empresas y organizaciones sin fines de lucro.

“Queremos ayudar a las empresas no solo a corto plazo, sino también a largo plazo”, dijo Bartlett. También citó la necesidad de hacer frente a una recesión, y la posibilidad de apalancar el dinero para obtener préstamos adicionales.

La junta aprobó unánimemente 26 millones de dólares del dinero de la Ley CARES para su distribución en las ciudades del condado, para ayudar con los costos relacionados con la pandemia del COVID-19.

“Estoy más que decepcionado por la innecesaria demora en la dispersión de los fondos a nuestras ciudades”, dijo Wagner en un comunicado de prensa. “Los líderes locales querían este financiamiento, los negocios lo querían y la gente lo quería”.

Wagner dijo que aún planea dar 15 millones de dólares a las ciudades de su distrito. “Quiero que los alcaldes de mi distrito se preparen para recibir y desembolsar el dinero del estímulo”, dijo.

“Estamos muy decepcionados de que no haya sido aprobado”, dijo Davies.

Los alcaldes del condado de Orange perturbados

La alcaldesa Christine Shea de Irvine le dijo a The Epoch Times que está “muy perturbada” por el resultado de la reunión. “Tenemos gente sin trabajo y sufriendo”, dijo.

Algunos miembros de la junta están fuera de tono, añadió, porque tienen 180,000 dólares de salarios, beneficios y subsidios de coche.

“Tenemos supervisores en nuestro condado que no entienden la necesidad inmediata y el impacto que sienten los residentes”, dijo. “Estoy horrorizada de que nuestra Junta de Supervisores haya recibido 550 millones de dólares de dinero federal que llegaron al estado, y literalmente quieren tomarse el tiempo para pensar en cómo van a ayudar a las empresas”.

El alcalde de Santa Ana, Miguel Pulido, también apoyó el plan Wagner-Steel. Dijo que los negocios están sufriendo más que nunca.

“Nunca hemos tenido que enfrentarnos a algo así, y he pasado por la quiebra del condado de Orange en 1984”, dijo Pulido a The Epoch Times.

Pulido, quien ha sido alcalde desde 1994, llamó a la economía el “tejido fundamental” de la sociedad, añadiendo “esto también es una pandemia económica”.

Para Bagatta, la situación actual le recuerda a la recesión de 2008, cuando ella apenas comenzaba.

“Fue una época horrible. Estábamos muy endeudados”, dijo. “Vivimos en el mejor país del mundo, pero últimamente estoy muy confundida sobre cuáles son mis libertades y cuáles mis derechos legales”.

Añadió, “Gracias a Dios que tenemos clientes tan leales”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación:
Beijing prohibió a laboratorios chinos revelar investigaciones sobre el coronavirus

TE RECOMENDAMOS