Los cubanos viven el empeoramiento de la escasez que ya es habitual en el país desde hace años

Por Jesús de León – La Gran Época
05 de Abril de 2019 Actualizado: 05 de Abril de 2019

La escasez habitual en Cuba se está agudizando, según los reportes de los últimos meses, con escasez generalizada de algunos bienes básicos, como el pan, el huevo, y la carne.

Los cubanos enfrentan desde hace mucho tiempo escasez habitual de determinados artículos debido a su ineficiente economía socialista, las conmociones externas de la economía estatal y la planificación central, pero la escasez generalizada de algunos bienes básicos aumentó en los últimos meses.

La escasez hizo subir los precios de algunos productos en el mercado negro que no todos los cubanos pueden permitirse dado que el salario promedio del estado es muy bajo por mes.

El gobierno reconoció que algunas carencias, como las de medicamentos, se deben a la falta de importaciones de bienes necesarios para la producción.

Los ciudadanos en todo el país se ven afectados por la “crisis farmacéutica”, dijo el medio CiberCuba. Muchas personas reciben las medicinas que necesitan de sus familiares en el extranjero o aprovechan cualquier salida de Cuba para hacerse de provisiones.

Hasta febrero existían 87 tipos de fármacos en falta.

En cuanto a la harina, desde diciembre de 2018 saltaron las alarmas. Ese mes el medio Cubanet informó que desde hacía varios meses se notaba el descenso en la producción de pan y otros derivados de la harina de trigo, y que según las voces oficiales, se debe a “la falta de piezas de repuesto para los molinos, fallas internas y violaciones de las normas operacionales”.

Con ello aumentaron las filas en las panaderías y el descontento de los ciudadanos que aguardan durante mucho tiempo para que la recortada producción desaparezca en manos de los pequeños negocios particulares llamados ‘cuentapropistas’.

“La ausencia de un mercado mayorista provoca que el sector privado busque abastecerse en los mismos puntos de venta que la población, ofreciendo pagar la mercancía a sobreprecio”.

La situación podría empeorar pues ciertos negocios han comunicado oficialmente el cese de la venta de pan hasta tanto no se normalice la provisión de harina.

Foto debe leer ADALBERTO ROQUE/AFP/Getty Images.

“La realidad es que no hay pan para todos. En varios puntos las personas no alcanzan a comprarlo cuando salen del trabajo porque el lote liberado fue vendido en la mañana, y el de la cuota (que da el régimen por una libreta de racionamiento) mantiene la pésima calidad que lo ha hecho célebre”, reportó Cubanet.

Cuba anunció hace 3 años medidas de austeridad debido a la disminución de las exportaciones y a problemas de liquidez, mientras que la ayuda de un aliado clave, Venezuela, se reducía en medio de su propia crisis económica.

Una mujer junto a una casa con un cartel que anuncia una cafetería del llamado sector privado o cuentapropista en La Habana, el 10 de junio de 2018. Foto de YAMIL LAGE/AFP/Getty Images.

Desde entonces, el régimen cubano también tuvo que lidiar con un endurecimiento del embargo comercial estadounidense.

El 1 de noviembre, Estados Unidos lanzó una nueva y dura política contra los regímenes socialistas y comunistas en Sudamérica, al tiempo que impuso nuevas sanciones a Venezuela y Cuba y prometió castigar a Nicaragua.

Estados Unidos anunció en marzo que los cubano-estadounidenses podrán demandar a más de 200 entidades de Cuba por beneficiarse de propiedades que fueron expropiadas tras la Revolución cubana.

Las medidas se dirigen a entidades “bajo el control” de la inteligencia cubana, de las Fuerzas Armadas o efectivos de seguridad, así como el personal con “transacciones financieras directas” que podrían dañar al pueblo cubano, dijo el departamento de Estado.

Los ciudadanos estadounidenses tendrán prohibido hacer transacciones con esas empresas. El objetivo es cortar el flujo de efectivo al ejército e inteligencia de Cuba.

Por otra parte, el régimen se vio privada de los ingresos de las exportaciones de servicios médicos a Brasil tras la elección de Jair Bolsonaro como presidente.

En el programa de salud cubano, Cuba pagaba a sus médicos en misión solo el 30% de lo que Brasil desembolsa por su trabajo.

“Hace meses exigimos que la dictadura cubana revisara las reglas impuestas a los profesionales cubanos que participaban en Mais Médicos, que recibían sólo una pequeña parte de sus salarios y no tenían libertad para ver a sus familias”, dijo Bolsonaro en enero de 2019.

Pero el régimen cubano en vez de revisar los acuerdos con los médicos suspendió la presencia médica en el país, y los médicos regresaron a Cuba.

Los servicios profesionales en el exterior, fundamentalmente médicos, constituyen la más importante fuente de captación financiera de la economía cubana, con alrededor de 10.000 millones de dólares anuales.

Además de ello, el régimen se enfrenta a otra amenaza para sus exportaciones de médicos y enfermeras tras las protestas sociales en su vieja amiga Argelia.

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel dijo a la Asamblea Nacional en diciembre que el gobierno aumentaría la austeridad este año 2019.

El ministro de Economía, Alejandro Gil Fernández, dijo el mes pasado que la producción de huevos se ha visto afectada recientemente por problemas con la importación de alimentos para aves y que Cuba importará más de ciertos productos básicos en los próximos meses.

Muchos cubanos dicen que están acostumbrados a la escasez, aunque algunos temen que sólo empeoren.

El gobierno también dijo recientemente que estaba reduciendo a la mitad el tamaño de la edición de algunos semanarios, así como el diario oficial del país, que es el medio oficial del partido comunista, el medio “Granma”, debido a la falta de papel de periódico que importa. Tampoco publicará el periódico de la Unión de Jóvenes Comunistas, Juventud Rebelde, los sábados.

***************************

A continuación:

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS