Los demócratas planean 3 semanas intensas para la última sesión de transición del Congreso

Por Joseph Lord
29 de Noviembre de 2022 12:20 PM Actualizado: 29 de Noviembre de 2022 12:20 PM

Los demócratas están planeando tres semanas muy ocupadas durante la última sesión del 117° Congreso. Buscan considerar una serie de aspiraciones legislativas mientras el partido se prepara para el fin del gobierno de partido único.

Ahora se confirma que los republicanos han tomado la Cámara, aunque los demócratas ocuparán el Senado.

Si se mantienen las cifras actuales en las contiendas sin definir, los republicanos ingresarán al Congreso 118 con una mayoría escasa, poniendo fin al gobierno unificado liderado por los demócratas de los últimos dos años.

Mientras se preparan para ingresar a la minoría por primera vez desde 2019, los demócratas esperan hacer algunos avances legislativos finales en los últimos ocho días legislativos restantes.

Según el calendario de la Cámara, los legisladores se reunirán por última vez a partir del 29 de noviembre. Las votaciones finales del 117° Congreso se realizarán el 15 de diciembre.

Un alto asesor republicano de la Cámara de Representantes le dijo a The Epoch Times que espera que se agreguen días legislativos adicionales ya que aún se están elaborando varios proyectos de ley clave.

“Probablemente tendremos que quedarnos más tiempo en diciembre”, dijo el asistente, y agregó: “El receso comienza el 16, pero lo dudo”.

En una carta del 22 de noviembre a sus colegas, la actual presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), dijo que los demócratas “se embarcarán en una sesión legislativa ambiciosa y ocupada” en estos últimos ocho días.

“Saboreemos y saquemos fuerzas de este tiempo en casa con nuestros seres queridos mientras nos preparamos para enfrentar los desafíos y las oportunidades que se avecinan”, escribió Pelosi. “Y unámonos como un Caucus, mientras nos preparamos para el futuro”.

Aquí hay algunos proyectos de ley que se espera que avancen durante la última sesión de este Congreso.

Proyecto de ley del Senado sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo

En la parte superior de la lista de prioridades de los demócratas está la aprobación de la Ley de Respeto al Matrimonio.

Ese proyecto de ley, que los demócratas impulsaron en respuesta a la decisión de la Corte Suprema (SCOTUS) en Dobbs vs Jackson Women’s Health Organization, codificaría el matrimonio entre personas del mismo sexo y el matrimonio interracial como un derecho protegido por el gobierno federal.

Se esperaba que la medida fuera aprobada definitivamente por el Senado el 17 de noviembre, pero el día legislativo, el último antes del receso de Acción de Gracias, llegó y se fue sin que se votara definitivamente la medida.

Ese retraso se produjo después de que el proyecto de ley lograra superar su primer obstáculo de procedimiento con el apoyo de 12 republicanos.

El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer (D-N.Y.), dijo el mismo día que aprobar el proyecto de ley sería “uno de los logros más significativos de este Senado hasta la fecha”, pero no explicó la demora.

El 28 de noviembre, se espera que el Senado vote para poner fin al debate y aprobar el proyecto de ley, que se espera que sea firmado por el presidente Joe Biden.

12 republicanos se unieron a los demócratas para promover la legislación, entre ellos:

-Senador Roy Blunt (R-Mo.)

-Senador Richard Burr (R-N.C.)

-Senadora Shelley Moore Capito (R-W. Virginia)

-Senadora Susan Collins (R-Maine)

-Senadora Joni Ernst (R-Iowa)

-Senadora Cynthia Lummis (R-Wyo.)

-Senadora Lisa Murkowski (R-Alaska)

-Senador Rob Portman (R-Ohio)

-Senador Dan Sullivan (R-Alaska)

-Senador Mitt Romney (R-Utah)

-Senador Thom Tillis (R-N.C.)

-Senador Todd Young (R-Ind.)

Se espera que estos miembros voten a favor de la medida cuando llegue a la sala, lo que significa que debería tener un camino fácil hacia el escritorio del presidente.

El Senador Rob Portman (R-Ohio) (izq.) y la Senadora Kyrsten Sinema (D-Ariz.) (centro) responden preguntas de los miembros de la prensa mientras la Senadora Susan Collins (R-Maine) observa durante una conferencia de prensa en Capitol Hill, en Washington, el 28 de julio de 2021. (Alex Wong/Getty Images)

El proyecto de ley se propuso durante el verano después de que la Corte Suprema votara para anular el precedente establecido en Roe vs Wade, un caso de 1973 que declaró el aborto como un derecho protegido constitucionalmente.

Esa decisión se basó en una interpretación amplia de la Constitución, y específicamente de la Cláusula de Igual Protección de la Enmienda 14. La interpretación expansiva se usó por primera vez en un caso anterior, Griswold vs Connecticut, que dictaminó que la Constitución creaba “penumbras” de protección que otorgaban derechos no definidos explícitamente por la Constitución.

El estándar de Griswold desempeñó un papel clave en una serie de decisiones de la Corte Suprema relacionadas con cuestiones sociales, incluidos no solo Roe vs Wade sino también Lawrence vs Texas, que dictaminó que la sodomía es un derecho protegido constitucionalmente, y Obergefell vs Hodges, que dictaminó que la unión civil entre personas del mismo sexo es un derecho federal.

La Corte Suprema insistió en su opinión mayoritaria en el caso Dobbs en que estas otras decisiones de la Enmienda 14 no corrían peligro de ser anuladas. Sin embargo, los demócratas se alarmaron por la opinión concurrente del juez Clarence Thomas, en la que pedía que se reconsideraran otros precedentes de la Enmienda 14.

La Ley de Respeto al Matrimonio hace parte de uno de una serie de proyectos de ley aprobados por la Cámara liderada por los demócratas durante el verano en respuesta a esta decisión.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, habla al margen de la Cumbre del G20, en Bali, el 16 de noviembre de 2022. (Saul Loeb/AFP vía Getty Images)

Biden impulsará la prohibición a las “armas de asalto”

Biden dijo que alentará a los demócratas a usar la sesión de transición del Congreso para promover una legislación que prohibiría las “armas de asalto”.

En junio, luego de un tiroteo masivo en Uvalde, Texas, que dejó 19 niños y dos adultos muertos, los demócratas aprobaron un paquete de leyes de control de armas denominado Ley de “Protección de Nuestros Niños”. Las medidas no obtuvieron suficiente apoyo en el Senado.

Sin embargo, los republicanos encabezados por el senador John Cornyn (R-Texas) finalmente aceptaron un proyecto de ley de control de armas diferente. Las propuestas clave en el paquete incluían el fin de la llamada “laguna legal del novio”, la financiación federal a las controvertidas leyes de “bandera roja”, la intensificación de las verificaciones de antecedentes y la financiación a la ampliación de los servicios de salud mental.

El proyecto de ley fue aprobado por el Senado, superando el umbral de obstruccionismo de 60 votos, el 23 de junio.

Posteriormente, la Cámara aprobó el proyecto de ley, que fue firmado por Biden.

Sin embargo, ese proyecto de ley estuvo lejos de ser ideal para los demócratas, que durante mucho tiempo han presionado por la prohibición a las “armas de asalto”. Los defensores del control de armas generalmente aplican el término a los rifles semiautomáticos de estilo militar, pero muchos luchan por definir explícitamente el término.

Ahora, Biden dice que presionará para que el Congreso considere prohibir las armas de asalto en su última sesión.

Tal medida es casi seguro que fracasará en el Senado, reconocen los demócratas. Incluso Cornyn, quien jugó un papel decisivo en el éxito del proyecto de ley de control de armas del Senado, ha dicho que no está abierto a nuevas expansiones del control federal de armas.

Hablando el Día de Acción de Gracias, Biden calificó de “ridículo” que las leyes de bandera roja, que permiten a los tribunales confiscar armas de fuego de los ciudadanos en un proceso que, según los críticos, socava las protecciones del debido proceso de sus derechos de la Segunda Enmienda, no estaban vigentes en amplias franjas del país.

Biden también criticó el hecho de que a los estadounidenses se les permite legalmente comprar armas semiautomáticas.

“Es simplemente enfermizo. No tiene ningún valor social redentor. Cero. Ninguno. No tiene ni una sola razón de ser, excepto los beneficios de los fabricantes de armas”, afirmó Biden.

Los que se oponen han dicho que el proyecto de ley solo evitará que los propietarios de armas respetuosos de la ley se equipen para protegerse contra los delincuentes que, de todos modos, encontrarán una manera de acceder a tales armas de asalto.

El presidente prometió “tratar de deshacerse de las armas de asalto” en la sesión de transición del Congreso si puede encontrar los votos.

“Lo haré cada vez que tenga que hacer esa evaluación cuando ingrese y comience a contar los votos”, dijo.

Si bien una legislación normal estaría sujeta al umbral de obstruccionismo de 60 votos en el Senado, los demócratas podrían intentar un truco parlamentario al aprobar una medida mediante el proceso de reconciliación.

Los proyectos de ley aprobados bajo este proceso son inmunes al obstruccionismo del Senado.

Mientras los demócratas presentaban una serie de propuestas legislativas normales tras el tiroteo de Uvalde, el representante Don Beyer (D-Va.) propuso un proyecto de ley de reconciliación que impondría un impuesto del 1000 por ciento a una letanía de rifles semiautomáticos.

Sin embargo, tal movimiento necesitaría la aprobación del parlamentario del Senado. Se requiere la aprobación del árbitro no partidista para todas las disposiciones de un proyecto de ley de reconciliación.

El líder de la mayoría del Senado Charles Schumer (D-N.Y.) observa mientras el presidente Joe Biden le entrega al senador Joe Manchin (D-W.Va.) el bolígrafo que usó para promulgar la llamada Ley de Reducción de la Inflación en la Casa Blanca el 16 de agosto. La ley dedica cientos de miles de millones de dólares para promover la energía “verde”, y agrega 87,000 nuevos agentes al IRS. (Drew Angerer/Getty Images)

Proyecto de Ley de Defensa

Antes de cerrar el 117° Congreso, los legisladores también deberán aprobar el proyecto de ley anual de gastos de defensa.

La Ley de Autorización de la Defensa Nacional (NDAA) de este año fue presentada en el Senado por el Senador Jack Read (D-R.I.). Lleva el nombre del senador saliente James Inhofe (R-Okla.) quien ha sido fundamental en la elaboración de cada iteración de la NDAA desde que llegó al Congreso en 1995.

Una de las principales disputas en torno al proyecto de ley es la petición del senador Joe Manchin (D-W.Va.) de adjuntar una legislación que cambie los requisitos de permisos de combustibles fósiles.

Actualmente, permitir nuevas empresas de combustibles fósiles es un proceso de años. Manchin ha pedido que se reforme este proceso ahora que los consumidores de EE.UU. continúan enfrentando altos precios de la gasolina y que Europa se prepara para una verdadera crisis energética este invierno.

Schumer le prometió a Manchin que dicha legislación se adoptaría antes del final del Congreso actual a cambio del apoyo crucial de Manchin a la Ley de Reducción de la Inflación de USD 740,000 millones.

Un esfuerzo anterior de Manchin para adjuntar la reforma de permisos a un proyecto de ley de gastos provisionales fracasó ante la oposición unida de republicanos y demócratas.

En la superficie, la posibilidad de aprobar reformas de permisos parece ser del interés de los senadores republicanos, quienes han presionado durante mucho tiempo por tales reformas. Sin embargo, el partido minoritario ha sugerido que no apoyarán ninguna medida de este tipo como parte de una resolución continua que debe aprobarse, diciendo que se niegan a dar su apoyo a un esquema ideado en un acuerdo de trastienda entre los dos principales demócratas.

En uno de esos comentarios, el senador Lindsey Graham (R-S.C.) dijo que cualquier proyecto de ley de este tipo sería “parte de un esquema de venganza política” y prometió no apoyar la medida. Esta actitud parece ser compartida por muchos de los colegas republicanos de Graham.

También amenaza las esperanzas de Manchin de que el senador Bernie Sanders (I-Vt.) permita la reforma, su oposición a los combustibles fósiles lo ha impulsado a oponerse a la medida propuesta por Manchin.

Esta improbable alianza fue criticada por Manchin en septiembre.

Ahora, Manchin está intentando adjuntar la reforma de los permisos a la NDAA, pero los negociadores de los republicanos han descartado este esfuerzo.

“Ni siquiera hemos hablado de eso porque no es una opción”, les dijo a los periodistas el senador Mike Rogers (R-Ala.).

Inhofe se hizo eco de esta actitud, expresando su oposición a incluir un anexo de este tipo.

Con los republicanos y Sanders unidos en su contra, podría ser difícil para Manchin sacar adelante sus reformas antes del final de este Congreso.

Schumer le dijo a la prensa el 15 de noviembre que todavía estaba tratando de cumplir con su acuerdo con Manchin, pero señaló que los votos simplemente no están allí.

“Como vieron cuando lo intentamos la última vez, no hubo suficientes votos republicanos”, dijo Schumer. “Estoy trabajando con el senador Manchin para ver qué podemos hacer”.

La NDAA es un proyecto de ley que debe aprobar el Congreso. Las negociaciones para el borrador final del proyecto de ley continúan.

Posible eliminación del techo de la deuda

Los demócratas también han reflexionado sobre la posibilidad de eliminar el techo de la deuda antes de que finalice el 117° Congreso.

En una carta del 31 de octubre a la presidente de la Cámara, Pelosi, y al líder Schumer, una coalición de demócratas instó al liderazgo a “tomar medidas legislativas que deshagan de forma permanente la amenaza que representa el límite de la deuda”.

El impulso demócrata se produce tras los temores del partido mayoritario relacionados con que los republicanos puedan usar el techo de la deuda como moneda de cambio ahora que tomaron la Cámara.

“Si la naturaleza contraintuitiva del actual proceso del techo de la deuda no es razón suficiente para impulsar el cambio, entonces la perspectiva de que los republicanos envíen a nuestra economía a un impago para obtener beneficios políticos debería serlo”, escribieron los demócratas. “Los republicanos han señalado repetidamente que están dispuestos y deseosos de utilizar el límite de la deuda como herramienta de negociación si se les da la oportunidad, y deberíamos tomarles la palabra”.

El techo de la deuda ha sido un punto focal de disputa mucho antes del 117° Congreso.

El Tesoro de EE.UU. puede pedir prestado dinero con crédito de EE.UU., pero solo con la aprobación del Congreso. Debido a que el Tesoro alcanza regularmente este límite, de vez en cuando, el Congreso debe aprobar nuevos préstamos.

No elevar el techo de la deuda tendría efectos catastróficos; en particular, un incumplimiento por parte de Estados Unidos despojaría al dólar estadounidense de la mayor parte de su valor. Al mismo tiempo, los republicanos del gobierno limitado han advertido durante mucho tiempo sobre los peligros de elevar regularmente el techo de la deuda sin hacer un esfuerzo corolario para recortar el gasto y reducir la deuda nacional.

Los miembros de ambos partidos han utilizado el techo de la deuda como moneda de cambio en el pasado.

Por ejemplo, los demócratas -incluido el entonces senador Joe Biden- votaron mayoritariamente en contra de elevar el techo de la deuda durante la presidencia de George W. Bush por desacuerdos con las políticas de la administración.

En 2011, los republicanos obligaron al presidente Barack Obama a hacer concesiones, incluidos recortes de gastos, a través de amenazas de dejar que caducara el techo de la deuda.

El tema también le ha causado dolores de cabeza a los demócratas en el 117° Congreso. El año pasado, un acuerdo de última hora entre el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.) y Schumer, evitó por poco un incumplimiento de EE.UU.

Sin embargo, el esfuerzo por eliminar el techo de la deuda solo podría avanzar con el apoyo del Partido Republicano en el Senado.

Ganar ese apoyo será difícil, ya que el techo de la deuda podría ser una de las herramientas de negociación más poderosas de los republicanos durante el dividido 118° Congreso. Al menos 10 republicanos tendrían que respaldar tal movimiento para superar el umbral del obstruccionismo.

Proyecto de ley de gastos

La aprobación de un nuevo paquete de gastos será uno de los principales objetivos del Congreso.

En septiembre, los legisladores acordaron una resolución continua temporal (CR) para financiar al gobierno hasta el 16 de diciembre. Ahora, con esa fecha límite acercándose rápidamente y el tiempo agotándose, los demócratas tendrán que apresurarse si esperan elaborar un paquete general de gastos.

Un paquete ómnibus, en contraste con un CR, establecería niveles de asignaciones federales para todo el año fiscal 2023, dando efectivamente a los demócratas la capacidad de atar las manos de los republicanos durante los primeros años del Congreso 118.

Si los demócratas no pueden encontrar el apoyo para un paquete ómnibus a gran escala, se verán obligados a aprobar otro CR para evitar el cierre del gobierno.

Esta medida eliminaría cualquier esperanza de los demócratas de fijar los niveles de gasto para el próximo año fiscal, y permitiría a la mayoría republicana estar a cargo de la elaboración del proyecto de ley cuando tomen el control.

Revisión a la Ley de Conteo Electoral

La senadora Susan Collins (R-Maine) habla durante una audiencia en el Capitolio de EE.UU., el 23 de febrero de 2021. (Leigh Vogel/Pool/AFP vía Getty Images)

Los demócratas también esperan impulsar un proyecto de ley que enmendaría el proceso para que el Congreso certifique los resultados de las elecciones presidenciales.

El proyecto de ley propuesto, presentado por los senadores Susan Collins (R-Maine) y Joe Manchin (D-W.Va.), modificaría la Ley de recuento electoral de 1887 (ECA), un proyecto de ley aprobado tras la crisis electoral de las elecciones de 1876.

En medio de la actual controversia sobre el posible fraude en las elecciones de 2020, el presidente Donald Trump trató de persuadir al vicepresidente Mike Pence para que utilizara su papel bajo la ECA original para impugnar los resultados en varias elecciones estatales que planteaban el mayor riesgo de fraude generalizado. Pence se negó, permitiendo que Joe Biden fuera confirmado como presidente electo por el Senado.

La ECA actualizada cambiaría la ley federal para disminuir significativamente el papel del vicepresidente en las elecciones. La legislación también aumentaría significativamente los requisitos para que los miembros de la Cámara o el Senado se opongan a certificar los resultados de las elecciones.

Según la ley de 1887, sólo es necesario que un miembro de la Cámara de Representantes y otro del Senado se opongan antes de que la objeción se someta a votación en la cámara. Según el nuevo proyecto de ley, un tercio del Senado tendría que objetar antes de que la objeción se sometiera a votación.

La legislación también reduciría la lista de objeciones potenciales que los legisladores pueden hacer para certificar una lista de electores.

Durante las elecciones de 2020, las disputas sobre los resultados electorales en varios estados continuaron hasta diciembre de 2020. Según la revisión de la ECA, las futuras disputas electorales a nivel estatal tendrían que resolverse antes de una fecha límite establecida.

En septiembre, la Cámara aprobó su propia versión del proyecto de ley, patrocinada por las representantes Zoe Lofgren (D-Calif.) y Liz Cheney (R-Wyo.).

El proyecto de ley del Senado ha obtenido un amplio apoyo de los senadores republicanos, incluido McConnell y de otros 15 congresistas. En septiembre, la revisión de la ECA se deslizó a través de una votación del comité.

Aun así, los defensores del proyecto de ley se están quedando sin tiempo y sin opciones para aprobar la legislación.

Si los partidarios trataran de someter el proyecto de ley a votación por sí solo, estaría sujeto a un largo proceso de enmienda, un proceso que puede tomar más tiempo del que el liderazgo puede dedicar.

Si el proyecto de ley fuera aprobado por el Senado, la Cámara tendría que optar por aprobar la versión del Senado del proyecto de ley tal como está, o comenzar otro largo proceso para reconciliar los dos proyectos de ley.

Alternativamente, el proyecto de ley podría adjuntarse a un proyecto de ley de aprobación obligatoria como la NDAA, pero no está claro si el liderazgo adoptará este enfoque.

Revisión a la Ley de Conteo Electoral

Epoch Times Photo
La presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), a la izquierda, escucha al presidente del grupo demócrata de la Cámara de Representantes, Hakeem Jeffries (D-N.Y.), en Washington, el 17 de noviembre de 2022. (Olivier Douliery/AFP vía Getty Images)

Durante la primera de sus dos semanas de regreso en Washington, se espera que los demócratas asuman las elecciones de liderazgo.

Después de más de una década al frente del partido en la cámara baja, Pelosi, cediendo a la presión de los miembros más jóvenes de su grupo, anunció que no buscaría la reelección como la principal demócrata de la Cámara.

“Las Escrituras nos enseñan que para todo hay una temporada, un tiempo para cada propósito bajo el cielo”, dijo Pelosi en la Cámara de Representantes el 17 de noviembre. “Para mí, ha llegado la hora de que una nueva generación dirija el caucus demócrata que yo respeto tan profundamente, y estoy agradecida de que tantos estén listos y dispuestos a asumir esta increíble responsabilidad”.

Otros líderes demócratas, incluido el líder de la mayoría de la Cámara Steny Hoyer (D-Md.) y el líder de la mayoría Jim Clyburn (D-S.C.), anunciaron que harán lo mismo, dejando las tres posiciones principales de los demócratas en juego. Clyburn, citando la necesidad de una representación del sur entre los líderes demócratas, busca una posición de liderazgo más baja.

Ahora que se ha confirmado que están en minoría para el Congreso 118, los demócratas se reunirán esta semana para elegir a sus nuevos líderes.

El representante Hakeem Jeffries (D-N.Y.), quien durante el 117° Congreso se desempeñó como presidente del caucus, es el claro favorito para el puesto más alto: Líder de la minoría de la Cámara.

Jeffries, de 52 años, presidente del Caucus Demócrata de la Cámara de Representantes, anunció su candidatura el 18 de noviembre en una carta a sus colegas demócratas (pdf).

Si es elegido líder de la minoría, Jeffries dijo: “Espero liderar un esfuerzo que centre nuestra estrategia de comunicación en torno al principio de que los valores unen, los problemas dividen”.

Ha recibido el respaldo de los tres principales demócratas en funciones, incluidos Pelosi, Hoyer y Clyburn.

El anuncio de Jeffries se produjo después de que la presidenta adjunta de la Cámara de Representantes, Katherine Clark (D-Mass.), anunciara su candidatura para convertirse en la próxima líder de las minorías, cargo que actualmente ocupa Clyburn.

“Lucharé por nuestra agenda y sus prioridades mientras dirijo una defensa estratégica”, escribió Clark. “Puede confiar en mí para escuchar a todos los rincones del Caucus, estar orientado a los resultados y ser firme en mi compromiso con nuestros valores”.

El representante Pete Aguilar (D-Calif.), de 43 años, actual vicepresidente del caucus, dijo que buscaría reemplazar a Jeffries como presidente del caucus.

Pelosi, Hoyer y Clyburn, todos de 82 u 83 años, han estado en el poder durante años; Pelosi se convirtió en líder principal del partido en 2003, Hoyer se unió un año después y Clyburn se unió en 2007.

Los demócratas más jóvenes han estado haciendo campaña por el cambio en la cúpula. El caucus incluye a tres de los cinco miembros más jóvenes del Congreso, incluidas las representantes Alexandria Ocasio-Cortez (D-N.Y.), Sara Jacobs (D-Calif.) y Ritchie Torres (D-N.Y.).

La edad promedio de los demócratas de la Cámara es de 59 años según datos de FiscalNote, y las tensiones han crecido entre las generaciones en los últimos años.

Las fracturas generacionales entre la vieja guardia del partido y los nuevos demócratas surgieron por primera vez en 2018, cuando los demócratas obtuvieron una promesa de Pelosi de que no volvería a servir como presidente de la Cámara. Más tarde renegó de esa promesa y fue reelegida en el 117° Congreso.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.