Entrevista con Gary Locke sobre Hillary Clinton, China y las elecciones 2016

10 de Noviembre de 2016 Actualizado: 11 de Noviembre de 2016

Gary Locke, ex embajador de Estados Unidos en China, causó sensación en internet en dicho país luego de ser visto pagando por su propio Starbucks y cargando sus propios bolsos en el aeropuerto de Seattle mientras se alistaba para volar a Beijing para asumir su puesto. Consecuentemente, jugó roles clave en un número de importantes incidentes diplomáticos entre Estados Unidos y China, incluido el intento de deserción de Wang Lijun al consulado estadounidense en Chengdu en febrero de 2012, y el refugio del disidente ciego Chen Guangcheng en el consulado americano en Beijing, en abril del mismo año.

Este 7 de noviembre, el embajador Locke aceptó una entrevista telefónica con Simone Gao, una presentadora de noticias de New Tang Dynasty Television, un canal independiente en idioma chino en el exterior y socio mediático de La Gran Época.

La Gran Época publica aquí la transcripción de esa entrevista, editada para más claridad y brevedad.

Simone Gao:  Embajador Locke, muchas gracias por aceptar esta entrevista. En cualquier elección presidencial, particularmente en ésta, el pueblo estadounidense se preocupa mucho sobre quiénes son los candidatos, porque el futuro de Estados Unidos depende del juicio y valores del presidente. También sabemos que la relación bilateral más importante en el mundo en los años y décadas por delante es China-Estados Unidos. Así que queremos permitir que esos valores fundamentales y juicios se vean reflejados, a través de la discusión sobre derechos humanos, comercio y seguridad nacional, en la relación entre Estados Unidos y China. También me gustaría saber por qué usted apoya a la Secretaria Clinton.

Durante las décadas recientes, el marco de la política de EE. UU. hacia China ha sido colaborar- colaborar con China económicamente para influenciarla políticamente. Ahora China es la segunda economía más grande del mundo pero no ha ganado mucha libertad, ni  se ha hecho más democrática. En vez de ello, la inversión extranjera y la tecnología han potenciado la economía de China y han provisto al Partido de más medios para reforzar el control internamente. Mientras tanto, China está invirtiendo en Estados Unidos, y hay preocupación de que su poder económico ahora influya en EEUU. Si la Secretaria Clinton se convierte en nuestra próxima presidente ¿cuál es su pensamiento fundamental sobre las relaciones económicas con China.

Embajador Locke: Bueno, primero que nada, déjeme decir que es un placer para mí poder hablar con usted sobre estas elecciones, es tan importante para el futuro de los estadounidenses. Como dijo, para el orden mundial, especialmente para las relaciones China-EE.UU.  necesitamos un presidente que ayude a recuperar los trabajos bien pagos para todo el pueblo de EE.UU. Necesitamos asegurarnos de que los niños de las familias de clase trabajadora o media puedan pagar educación universitaria.

Sabe, tenemos diferencias, tenemos diferencias entre Estados Unidos y China. Pero también tenemos muchas áreas de intereses en común. Y para serle franco, el mundo está buscando liderazgo tanto de China como de Estados Unidos, trabajando juntos, cooperando juntos para resolver algunos de estos difíciles, difíciles asuntos mundiales, ya sea el cambio climático, detener la proliferación de armas nucleares, combatir la piratería en la costa de África, impedir a Corea del Norte e Irán desarrollar armas nucleares, o simplemente encontrar una cura para el cáncer.

Simone Gao:  Hay una conocida reflexión de la Secretaria Clinton sobre comercio y derechos humanos de 2009, en el sentido de que no permitiremos que los derechos humanos entorpezcan el comercio. En su reciente autobiografía de Chen Guangcheng, expresó su desilusión respecto de  cómo la Secretaria Clinton trató los derechos humanos en China –tanto Chen como el abogado de derechos humanos Gao Zhisheng creen que la Secretaria Clinton sacrificó los derechos humanos por el comercio. ¿Encuentra que es legítima esta crítica? ¿Cuál es el abordaje básico a los derechos humanos por la Secretaria Clinton? ¿Esto pertenece a la categoría de relaciones exteriores, o concierne a los valores fundamentales de Estados Unidos?

Embajador Locke: Ella puso muy en claro que los derechos humanos son parte del ADN de Estados Unidos, y a Estados Unidos le importa los derechos humanos, siempre es parte de nuestra política y de todas nuestras posturas. Sí, apoyamos el comercio pero nunca a costa de los derechos humanos. Y si miras el caso de Chen Guangcheng, todos estábamos preparados, bajo su dirección y bajo su liderazgo, para dejarlo quedarse en la embajada de Estados Unidos por muchos, muchos años en caso de no lograr un acuerdo con el liderazgo chino bajo sus términos. Él estaba precisando los términos bajo los cuales estaba dispuesto a dejar la embajada. Y si el régimen chino no aceptaba esos términos, entonces nosotros, el gobierno de Estados Unidos, estábamos dispuestos a dejarlo quedarse en la embajada por varios años, como lo hicimos con otros disidentes en otros países.

Simone Gao , presentadora de NTD Television.
Simone Gao , presentadora de NTD Television.

Simone Gao: Hillary Clinton ha permanecido en silencio sobre las más severas violaciones a los derechos humanos y persecución religiosa en China de las últimas dos décadas, esto es, la persecución a Falun Gong. De hecho, ni la administración de Bush ni la de Obama ha hablado abiertamente sobre el asunto de Falun Gong con China. 

Embajador Locke: De hecho he estado con la Secretaria Clinton cuando planteó la cuestión de los derechos humanos; habló sobre libertad religiosa y sobre mayor autonomía y libertad para las minorías étnicas en China y diferentes grupos religiosos. Así que, la he visto, la he oído, plantear estas cuestiones a los líderes chinos.

Tengo confianza en que continuará abogando y presionando por los derechos humanos, incluso por mayor libertad religiosa y tolerancia dentro de China.

Simone Gao: En junio de 2016, el Congreso de EE.UU. aprobó la  H. Res. 343, condenando la sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia en China, práctica autorizada por el Estado. Esta acción es buena, aunque bastante tardía, y no es suficiente. La evidencia muestra que el crimen continúa en la actualidad. 

Embajador Locke: Bueno, es parte de la naturaleza de Estados Unidos, lo que nos hace muy, muy diferentes de la mayoría de los otros países. Los derechos humanos son parte de nuestra naturaleza, por eso nos importan los derechos humanos.

Simone Gao: En febrero de 2012, cuando Wang Lijun escapó al consulado estadounidense en Chengdu, los reportajes dicen que usted recomendó al Departamento de Estado darle asilo, pero que fue rechazado. También se dijo que Wang Lijun llevó con él un número de documentos ultra secretos que concernían a la lucha de poder del liderazgo más alto del gobierno chino. El presidente Comité Parlamentario de Relaciones Exteriores de EE. UU. solicitó al Departamento de Estado que publique estos documentos, pero no supimos nada más del tema desde entonces.

Embajador Locke: Esas afirmaciones son completamente falsas. No podemos dar asilo a una persona que aún sigue en el país del que está tratando de salir. Si quiere desertar, tiene que hacerlo al estar fuera del país del que intenta irse. No puede hacerlo mientras permanece en ese país.

Simone Gao: ¿Así que usted no recomendó al Departamento de Estado otorgarle asilo?

Embajador Locke: Era imposible, nunca podría haberlo hecho, ni aunque hubiésemos querido.

Simone Gao: ¿Así que no lo hizo?

Embajador Locke: Si, digamos, usted es un general ruso, tiene todos estos documentos secretos, está por desertar y quiere buscar asilo. Si va a la Embajada de EE. UU. en Moscú y dice ‘quiero desertar, quiero asilo’, tiene que pedir asilo cuando está en los Estados Unidos o fuera de Rusia. No puede pedirlo dentro de Rusia. ¿Cómo podemos sacar a ese general de Rusia? Si viene a la Embajada de EE. UU. en Rusia y queremos darle asilo ¿cómo lo llevamos a Estados Unidos? ¿Cómo lo sacamos de Rusia? Si lo sacamos afuera, desde la embajada hasta el aeropuerto, la policía rusa, las fuerzas armadas rusas tienen la autoridad y el poder de detener el auto. Pueden impedir que el auto lo lleve al aeropuerto. Incluso si lo subimos al avión, el gobierno ruso puede impedir que el avión despegue. Así que cómo sacamos a ese general ruso fuera de Rusia. Es por eso que, toda vez que, por ejemplo, un bailarín de ballet ruso deserta y busca asilo, lo hace cuando está visitando otro país, tal vez esté de gira en Francia, tal vez esté de gira en Canadá. Entonces durante un día libre, de alguna manera va a la embajada de Francia o de EE. UU., y dice ‘quiero desertar, quiero dejar Rusia, quiero ser un ciudadano de EE.UU.’ o ‘quiero ir a los Estados Unidos a desertar y buscar asilo’. Lo hace cuando no estás en el país que estás tratando de dejar.

Simone Gao: En ese momento en 2012, el consulado de EE. UU estaba rodeado de fuerzas de seguridad dirigidas por Bo Xilai y el alcalde de Chongqing, pero de alguna manera usted decidió entregar a Wang Lijun al jefe de seguridad nacional ¿es eso cierto?

Embajador Locke:  Bueno, muchas de estas cosas son clasificadas y no puedo comentarlas porque es información clasificada. Pero déjeme decirle esto: No íbamos a dejarlo salir del consulado en Chengdu, porque él hubiese sido aprehendido y arrestado por las fuerzas de seguridad de Chongqing, enviadas por Bo Xilai. Y temíamos, estábamos preocupados por su seguridad. Sabíamos que sólo dejarlo salir del consulado sería muy peligroso para él y que podíamos no verlo de nuevo. Así que, dado que él no podía pedir asilo, porque era física y legalmente imposible obtener asilo para desertar a los Estados Unidos si sigues  en China en ese momento, habilitamos que hiciera llamadas a Beijing para hablar con gente que podría garantizar su seguridad fuera del consulado de EE. UU. en Chengdu. Lo ayudamos a asegurar un camino a salvo.

Simone Gao: Gracias por aclarar eso. ¿Estaba alguno de los documentos que llevó relacionados con la sustracción forzada de órganos?

Embajador Locke: No tengo la lib… No puedo decirlo. No confirmaré si es que había o no había esos documentos.

 

 

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS