Los estadounidenses necesitan una “segunda Internet” para sobrevivir, afirma un empresario

Por Matthew Vadum
31 de Agosto de 2021 2:51 PM Actualizado: 31 de Agosto de 2021 2:51 PM

Los estadounidenses amantes de la libertad necesitan construir una “segunda Internet” si quieren que Estados Unidos sobreviva al creciente dominio de las Big Tech de izquierda en la infraestructura de comunicaciones de la nación, según el empresario Martín Ávila.

“Estas grandes empresas de tecnología simplemente están devorando a las empresas de infraestructura, y solo están tratando de poseer los activos duros”, dijo Ávila, director ejecutivo de RightForge. La descripción de RightForge dice que es “la primera empresa global de infraestructura de Internet comprometida con los principios estadounidenses de navegación online”.

“Lo que vemos que ha estado haciendo BlackRock con la vivienda, lo han estado haciendo las Big Tech en la infraestructura de Internet. Tiene que haber una alternativa aquí porque si perdemos esta infraestructura, lo perdemos todo: ellos lo controlarán todo”, dijo Ávila a The Epoch Times en una entrevista.

BlackRock Inc., con sede en Nueva York y dirigida por el multimillonario Laurence Fink, es la empresa de gestión de activos más grande del mundo con un total de USD 9 billones en activos bajo gestión. Los críticos dicen que la compañía ha estado comprando vecindarios enteros en ciudades como Houston y convirtiendo viviendas unifamiliares en alquileres y en el proceso empujando a aquellos con recursos modestos fuera de los mercados inmobiliarios.

Durante años, las Big Tech han clasificado a los estadounidenses en grupos a los que se puede dirigir fácilmente el marketing, y han corroído las relaciones con amigos y familiares mediante la creación de plataformas mediáticas adictivas que pueden monopolizar el tiempo de los usuarios, dijo Ávila. “Ahora que tanta gente ha sido enganchada y manipulada para que deje de apoyar al expresidente Donald Trump, las grandes empresas de tecnología han revelado su verdadero rostro, cerrando el diálogo abierto en Estados Unidos”.

“Las Big Tech han dejado en claro que quieren excluir de la discusión pública a todas las personas que desafían su autoridad, que tienen creencias alternativas o que piensan incluso de manera un poco diferente”, dijo.

Al optar por no hacer negocios con ciertos usuarios, “están privando a personas, empresas y organizaciones de los medios fundamentales necesarios para ganarse la vida. Censuraron los periódicos, eliminaron las plataformas de Parler e impidieron que el presidente de Estados Unidos se comunicara con el pueblo estadounidense y con el mundo”.

Las Big Tech se ha involucrado en una campaña “despiadada” contra “los ideales y principios consagrados en los documentos fundacionales de nuestra nación”, dijo Ávila. Peor aún, las Big Tech “no solo eliminan nuestras ideas de la sociedad, sino que eliminan nuestra capacidad para formularlas y expresarlas”.

Silicon Valley no es leal a Estados Unidos, dijo. “En cambio, está cautiva por ideologías radicales que repudian la libertad individual, la tradición y las verdades trascendentes”.

El reciente anuncio de que Amazon Web Services, del multimillonario estadounidense Jeff Bezos, permitió que Nida-e-Haqq, una organización mediática del Estado Islámico, difundiera propaganda pro-talibán, incluyendo elogios al mortal ataque terrorista del 26 de agosto en el aeropuerto de Kabul, subraya urgentemente la necesidad de que los estadounidenses se liberen del oligopolio de Silicon Valley, dijo Ávila.

Amazon solo deshabilitó el sitio web ofensivo de ISIS después de que lo atraparon con las manos en la masa y después que el asunto se conociera ampliamente, agregó.

“Necesitamos una segunda Internet porque Amazon tendrá, alojará y mantendrá los sitios web de ISIS y de los talibanes, pero al mismo tiempo eliminarán la plataforma de páginas y aplicaciones como Parler, y, hasta que la gente les reclame, estarán felices de seguir haciendo esto”, dijo Ávila. “Buscan constantemente formas de acabar con los conservadores y con el punto de vista estadounidense. Las personas deben tener la libertad de crear aplicaciones y expresar ideas estadounidenses”.

Desafortunadamente, algunos de los elementos más libertarios del movimiento conservador no han sido útiles para asumir el dominio de las Big Tech, dijo Ávila.

“Tienes a los libertarios que se esconden detrás y dicen: ‘Bueno, es una empresa privada. No podemos decirles qué hacer”, dijo. “¿Entonces se van y se acercan a China y nos dicen que no podemos decir nada porque son empresas privadas? ¿No podemos exigir que instituyan principios estadounidenses básicos? Esto es una locura”.

Poner en jaque el poder de las grandes empresas tecnológicas no será fácil, pero no es imposible, dijo Avila.

Ávila dijo que, cuando se refiere a una “ segunda Internet” se refiere a una infraestructura de Internet que esté fuera del alcance de las empresas de Silicon Valley.

“Los conservadores deben asegurarse de no depender de las autopistas que poseen las Big Tech de izquierda, porque pondrán casetas de peaje y barandas alrededor de lo que se nos permite ver”.

“Necesitamos una segunda Internet en la que puedas usar los mismos sitios web que usas hoy. Sólo hay que asegurarse de que no estén alojados en un lugar como Amazon, porque lo que le pasó a Parler les pasará a otras organizaciones”.

Avila dijo que le da esperanza que negocios pro-conservadores como Black Rifle Coffee Company se hayan convertido en los lugares de café preferidos, superando a los de izquierda, como Starbucks, en el área de Dallas, Texas.

“La gente está tomando decisiones con su dinero, y las personas que dirigen las organizaciones necesitan saber que Internet, como usted lo conoce, la infraestructura (los servidores) es propiedad de las Big Tech, y debe haber una alternativa”.

RightForge puede alojar sitios web o crear aplicaciones para redes sociales y tiene servidores en todas las ciudades importantes del país, dijo.

Ávila dijo que a los clientes de RightForge no se les puede deshabilitar.

“No se le puede sacar de Internet. Pueden sacar su aplicación de la App Store de Apple. Pero no se le puede cerrar cuando está en RightForge. No podrán eliminarlo de Internet. Aún podrá existir, ganar usuarios y ser completamente independiente de las Big Tech”.

RightForge no modera el contenido que aloja, dijo.

“Estoy hablando con organizaciones conservadoras y libertarias que están luchando, rechazando la cultura izquierdista y sus ramificaciones como la cultura de la cancelación y defendiendo los valores estadounidenses. Tenemos una plataforma en la que cualquiera puede lanzar el sitio que desee. Internet debería ser un lugar para el debate abierto y la libertad de expresión, y reconocemos que a veces eso es incómodo”.

“Por supuesto, respetaremos todas las leyes. Pero, desde nuestro punto de vista, no es tarea de una empresa de alojamiento moderar los contenidos que se publican, salvo los ilegales”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.