Los estadounidenses se aprietan el cinturón mientras la inflación llega a los hogares

Por Joseph M. Hanneman, Jackson Elliott , Steven Kovac y Michael Sakal
15 de Diciembre de 2021 12:14 PM Actualizado: 15 de Diciembre de 2021 12:14 PM

Los estadounidenses están sintiendo presión económica debido a que los precios al consumidor subieron casi un 7 por ciento el año pasado, una realidad que ha provocado una mayor mesura en los gastos para enfrentar el alto costo de vida.

El aumento de los precios de la gasolina, los alimentos y los bienes duraderos ha cambiado los planes de viaje y los hábitos de compra navideña de la familia Alexander, de Carsonville, Michigan.

Greg Alexander, de 53 años, viaja 30 millas por día desde su granja en el condado rural de Sanilac hasta su trabajo como director de servicios públicos y desarrollo comunitario en la pequeña ciudad agrícola de Croswell.

Salió por última vez el 10 de diciembre para comprar algunos alimentos para la cena y llenar su camioneta con gasolina en J&D Market en Croswell.

“En el gobierno de Trump, la gasolina costaba menos de 2 dólares el galón. Hoy está a más de 3 dólares. Estamos reduciendo los viajes opcionales”, dijo Alexander.

“Las compras a granel de diésel para uso agrícola fueron de menos de un dólar por galón en 2019. Ahora es más del triple. Agregue el costo del flete y no es de extrañar que los precios de los comestibles estén subiendo”.

El promedio nacional de un galón de gasolina regular sin plomo cayó 2 centavos la semana pasada, a 3.32 dólares el 14 de diciembre, informó la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA). El precio minorista de la gasolina sigue siendo un 54 por ciento más alto que en el mismo período de 2020, según la AAA. California tuvo el precio promedio más alto de la gasolina el 14 de diciembre, con 4.67 dólares por galón, mientras que Oklahoma registró el más bajo, con 2.89 dólares.

Greg Alexander de Carsonville, Michigan, compra comestibles en J&D Market, en Croswell, Michigan, el 10 de diciembre de 2021. (Steven Kovac/The Epoch Times)

“Los precios de los alimentos han subido un 25 por ciento, incluso en las compras al por mayor”, dijo Alexander, que participa activamente en su programa local de distribución de alimentos de caridad de los Caballeros de Colón. “Los agricultores de la zona no pueden matar a sus animales por falta de personal en la planta de procesamiento”.

Las compras navideñas personales serán diferentes para Alexander este año.

“Mis regalos serán hechos en casa. Cosas como jarabe de arce, miel y venado. Si necesito comprar un regalo, lo compraré localmente. Hecho en EE.UU.”

Alexander dijo que él y Patty, su esposa desde hace 30 años, se las están arreglando y tal vez incluso se están adelantando un poco.

“Podemos lograrlo porque tenemos el doble de ingresos y nuestros tres hijos son adultos. Cuando analizamos los costos actuales de la comida, la ropa, los zapatos, los uniformes de hockey y cosas por el estilo de los niños, realmente tendríamos que luchar si todavía estuvieran en la casa”, dijo Alexander.

“El problema es que hay demasiada gente sentada en sus casas cobrando ‘gratis’. Y la orden de vacunación es un gran factor que agrava la escasez de mano de obra, lo que hace subir los precios”.

Alexander dijo que su sistema de bomba de calor ha salvado a su familia de los crecientes costos de calefacción en el hogar.

La realidad económica afecta lo esencial

Deb Graff  lo hace bien administrando presupuestos ajustados, pero los recientes aumentos en el costo de artículos esenciales como alimentos y servicios públicos la tienen preocupada ya que debe hacer los pagos de su nueva hipoteca.

Ella y su hijo Joe se unieron en 2019 para comprar una casa en Windsor, Wisconsin, a las afueras de Madison. Él trabaja a tiempo completo y ella depende de los modestos ingresos por discapacidad de la Seguridad Social. Las cosas estaban apretadas incluso antes de que la inflación subiera.

“Es un gran golpe. Necesito que me arreglen los dientes y no puedo hacerlo”, dijo Graff, de 66 años, a The Epoch Times. “Tengo que tener mucho cuidado con lo que compramos. No compramos mucha comida chatarra, no compramos papas fritas, nada de eso, como solíamos hacer. Simplemente no tenemos el dinero para hacer eso”.

Un aumento reciente de USD 30 en la factura de electricidad mensual fue una sorpresa desagradable. El miedo a que la inflación pueda traer aumentos de precios a largo plazo la mantiene despierta por la noche.

Su hijo necesita encontrar un seguro médico. Los impuestos a la propiedad han subido, al igual que las preocupaciones.

El aumento del costo de vida se traduce en consumidores menos seguros que son menos capaces y que están menos dispuestos a gastar. El Índice de Confianza del Consumidor de Conference Board bajó en noviembre después de subir en octubre.

“Las preocupaciones sobre el aumento de los precios y, en menor grado, la variante delta, fueron los principales impulsores de la leve disminución de la confianza”, dijo Lynn Franco, directora senior de indicadores económicos de The Conference Board, en un comunicado. “Mientras tanto, la proporción de consumidores que planean comprar casas, automóviles y electrodomésticos grandes durante los próximos seis meses disminuyó”.

La incertidumbre económica, a medida que se avecina el 2022, está provocando que los consumidores ajusten los presupuestos nacionales.

Deb Graff revisa una colmena en la parte trasera de su propiedad, en Windsor, Wisconsin, el 14 de diciembre de 2021. (Joseph Hanneman/The Epoch Times)

“Me preocupa cada día. Me preocupa cuánto tiempo vamos a poder mantener este lugar. Todos los días hay agitación. Todos los días”, dijo Graff.

“Sabemos que tiene que tener un seguro médico. Tiene que tenerlo en caso de que pase algo, para que no perdamos la casa”, dijo. “Veo que las cosas se ponen mucho más difíciles porque eso va a ser dinero de nuestro presupuesto”.

Graff estaba acostumbrada a hacer todo lo necesario para llegar a fin de mes. Trabajó para el estado de Wisconsin y luego trabajó en jardinería y diseño floral.

“Estuve en finanzas durante muchos años. Ayudé a las personas con sus finanzas y les ayudé a presupuestar sus ingresos, así que eso no es nada nuevo para mí”, dijo Graff. “Pero nunca soñé que estaría en este tipo de posición”.

Graff espera que su pasatiempo de criar abejas algún día genere ingresos para complementar el presupuesto familiar. “Si lo dividimos, podría resultar en otros doscientos dólares al mes, si acaso. Y eso será años después. Ahora mismo es un trabajo de amor”, dijo.

Los costos crecientes son “terribles”

Para Paul, residente de Rossville, Georgia, este año no escatimará en regalos de Navidad, le dijo a The Epoch Times.

Con una gorra que decía que está a favor de la Segunda Enmienda, mientras compraba comestibles en Rossville’s Food City, Paul dijo: “Si tengo que pedir préstamos o lo que sea, voy a dar los regalos de Navidad”.

El supermercado Food City en Rossville, Georgia, el 12 de diciembre de 2021. (Jackson Elliott/The Epoch Times)

Aun así, la inflación de 2021 ha encarecido la vida de Paul, de su esposa, hijos y nietos, dijo. Trabajando como mecánico de mantenimiento, brinda algo de apoyo a la próxima generación de su familia. El aumento de los costos ha sido “terrible”, dijo.

“Sabes, esto nos ha llevado a una situación de vida en la que no puedes ir a los sitios a los que solías ir o hacer las cosas que solías hacer”, dijo. “Tienes que vigilar cada céntimo que ganas”.

El aumento de los gastos de comida y gasolina significa que Paul y su familia tienen que reducir el hacer las cosas que quieren hacer, dijo. Los impuestos territoriales y la electricidad también han subido. Cuando todo es más caro, incluso los pequeños aumentos de costes se acumulan.

“Te quedas más en casa porque no tienes ese dinero extra”, dijo. “No hay tanta libertad”.

Paul culpó directamente del aumento de precios al presidente Joe Biden.

“Joe Biden ha causado todo esto”, dijo. “Las cosas iban bien con Trump. Todo lucía bien. Ahora tenemos a Joe Biden allí, y todo comienza a caer cuesta abajo, cuesta abajo, cuesta abajo”.

“Tengo que confiar en mis propinas para vivir”

A los 38 años, Chandra Bookwalter no está tan bien económicamente como antes.

Como mesera y camarera de tiempo completo en Sour Mugs, en la ciudad rural de West Milton, Ohio, al norte de Dayton, durante los últimos 20 años, Bookwalter ha notado mucho menos dinero en su cheque de pago. Bookwalter dijo que paga más impuestos con la esperanza de obtener un mejor rendimiento.

¿Está haciendo sacrificios durante la temporada navideña?

Chandra Bookwalter vive de sus propinas. (Foto cortesía de Chandra Bookwalter)

“Demonios, he estado haciendo sacrificios desde que ocurrió lo del COVID”, dijo Bookwalter, quien vive con su novio y sus dos hijos adolescentes. “Mi cheque semanal ahora es de USD 15 por 40 horas. Es una locura”.

“A veces solía ganar USD 86 a la semana”, dijo. “Ahora, tengo que confiar en vivir de mis propinas. Nunca solía tener que hacer eso antes”.

Bookwalter gana un poco más que el salario mínimo. El dueño del bar quería retener a los trabajadores después de que los clientes regresaran al popular restaurante cuando se levantaron las restricciones por la pandemia.

Para ahorrar dinero, Bookwalter compra artículos en el sitio web de subastas BidFTA porque a menudo incluye productos al por mayor.

¿Y los regalos de Navidad?

“No voy a comprar mucho este año”, dijo. “Las cosas son demasiado caras. Simplemente no tengo el dinero. El costo de la gasolina es alto y estamos lidiando con demasiada inflación”.

En Navidad, “las cosas están mucho más ajustadas”

Qué diferencia ha hecho un año para Raymond Ramirez. Aunque está agradecido por su familia y por vivir con su abuela, Ramírez reducirá sus gastos para Navidad y casi todo lo demás para llegar a fin de mes.

Los precios más altos de la gasolina y de los alimentos afectan especialmente al bolsillo.

“Nos está matando”, dijo Ramírez, un padre casado de 20 años con un hijo de 18 meses. Debido al embarazo de su esposa, ella no puede trabajar, por lo que él tiene dos trabajos de tiempo completo.

Ramírez trabaja de 7 a.m. a 3 p.m. en envío y recepción para una fábrica local, ganando USD 14.5 la hora. Después de descansar durante aproximadamente una hora, luego trabaja a las 4 p.m. hasta la medianoche como conductor de DoorDash.

Este año para Navidad, Ramírez dijo que solo está comprando regalos para dos personas debido a la inflación, y son regalos más pequeños y menos costosos. El año pasado, compró 10 regalos para más personas.

“Esta Navidad, las cosas están mucho más apretadas”, dijo Ramírez. “Por suerte, sólo tengo que comprar para dos personas, porque ahora me cuesta”.

Ramírez también dijo que dejó de pagar un coche y dos pagos de la tarjeta de crédito.

Perdió su apartamento el año pasado cuando contrajo el virus del PCCh (Partido Comunista Chino) mientras trabajaba en Walmart. Tuvo que dejar ese trabajo porque siguió enfermándose después de regresar al trabajo.

“Es difícil hacer todo”, dijo Ramírez. “El costo de vida está subiendo demasiado y no podemos seguir el ritmo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.