Los izquierdistas culpan a Estados Unidos. Las personas decentes se culpan a sí mismas.

Por Dennis Prager
08 de Septiembre de 2020
Actualizado: 08 de Septiembre de 2020

Ya en la década de 1970, llegué a una conclusión importante. Mientras observaba a mis compañeros de la Universidad de Columbia manifestarse, no solo contra la guerra de Vietnam, sino contra América (“Amerika”, como muchos lo deletreaban, el país “imperialista”, “colonialista”, “asesino en masa”), me preguntaba qué hacía que esa gente fuera tan hostil al país más libre de la historia de la humanidad.

Entonces, un día, como resultado de haber asistido a una yeshiva (una escuela diurna judía ortodoxa) hasta la escuela secundaria, la razón quedó clara. La mitad de cada jornada escolar se dedicó a estudios religiosos en hebreo y la otra mitad a estudios seculares en inglés. Esto significaba que había estado inmerso en una cosmovisión religiosa hasta la universidad.

Aunque era judía, esta cosmovisión también podría llamarse “judeocristiana”. Los estudiantes de las escuelas tradicionalmente cristianas se sumergieron esencialmente en la misma cosmovisión. A todos nos enseñaron que la batalla más importante que debemos librar en la vida es con nuestra propia naturaleza. Los judíos y los cristianos aprendieron de las mismas Escritura que “la voluntad del corazón del hombre es mala desde su juventud” (Génesis 8:21).

Por lo tanto, ser una buena persona implicaba una batalla constante con nuestra naturaleza humana defectuosa: nuestros impulsos, apetitos y debilidades innatas. Esta batalla también fue la única ruta real hacia un mundo mejor. Cada individuo tenía que esforzarse en sí mismo para ser decente, fuerte, valiente y autocontrolado, y todos los padres tenían que esforzarse, ante todo, en criar a esas personas.

Un día, me di cuenta de que no era así como se criaba a la gran mayoría de mis compañeros de estudios. Fueron educados para creer que la gran batalla en la vida no era con la naturaleza de uno, sino con fuerzas externas: con los padres, en muchos casos, pero sobre todo con la sociedad, es decir, Estados Unidos.

Todos nosotros, cualquiera que sea nuestra perspectiva política, tenemos que enfrentar el fracaso, la pérdida, la decepción y la infelicidad personales. Cuando se enfrentan a estos desafíos, a los judíos y cristianos religiosos se les enseña a mirar hacia adentro, tanto en busca de la fuente primaria de sus problemas como de las principales soluciones a esos problemas: ¿Qué he hecho mal? ¿Qué puedo cambiar en mi vida para solucionar mis problemas?

Por supuesto, algunos liberales y conservadores no religiosos también tienen esta actitud. Pero la mayoría de ellos probablemente lo heredaron de padres religiosos o, al menos, de padres que se criaron en un hogar religioso o en un hogar que conservaba los remanentes de esa educación, que era común en Estados Unidos antes de la década de 1960. (Por lo tanto, es una interrogante saber cuántos padres seculares lograrán transmitir esta actitud a sus hijos).

La izquierda, que rechaza con orgullo los valores judeocristianos, ha adoptado la visión opuesta a la judeocristiana sobre el dolor en la vida. Los izquierdistas (en contraposición a los liberales) responsabilizan a las fuerzas externas de su dolor. Esa es la razón de la letanía de enemigos de la izquierda: capitalismo, patriarcado, misoginia, racismo sistémico, homofobia, transfobia, islamofobia, sexismo, xenofobia.

Entonces, si eres una mujer estadounidense infeliz, puedes trabajar contigo misma y tu naturaleza, o puedes culpar al sexismo y al patriarcado, es decir, a los hombres, de tu estado de dolor.

Si eres un estadounidense gay infeliz, puedes trabajar contigo mismo o puedes culpar a la homofobia de la sociedad por tu infelicidad.

Y, lo que es más significativo, si usted es un estadounidense negro infeliz, puede trabajar en usted mismo y en su vida, o puede culpar al racismo sistémico y a los blancos por su ira y su vida insatisfecha.

Todo esto explica por qué la izquierda alienta a todos los grupos, excepto a los varones blancos, cristianos y heterosexuales, a considerarse oprimidos. Cuanto más oprimidas se ven las mujeres, los homosexuales, los negros, etc., más se alejan de Estados Unidos y sus valores, y más gravitan hacia la izquierda. A la luz de esto, se me ocurrió un acertijo:

P: ¿Cómo llamas a una persona negra feliz?

R: Republicano.

Sin excepción, puedo recordar, a lo largo de décadas, he adivinado la afiliación política de cada persona negra que llama a mi programa de radio al minuto de haber hablado con ellos. Si sonaban felices, sabía que eran republicanos; si estaban enojados, sabía que eran demócratas. Esto ha sido válido para los hombres y mujeres que llaman.

Estados Unidos ha sido un gran país porque se construyó sobre la creencia de que todos debemos luchar contra nuestra naturaleza (y luchar por nuestro país). Es difícil exagerar el daño que la izquierda está haciendo a este país al abandonar la enseñanza fundamental judeocristiana de que debemos luchar contra nuestra naturaleza para llevar una vida más decente y feliz y reemplazarla con la creencia de que debemos luchar contra Estados Unidos. Este cambio conduce inevitablemente a una población de seres humanos infelices, ingratos y mezquinos, precisamente el tipo de personas que ves en disturbios y saqueos, el tipo de funcionarios electos que no hacen nada para detener a los alborotadores y saqueadores, los columnistas y académicos que dedican sus vidas a escupir mentiras llenas de odio sobre Estados Unidos y el tipo de turbas en Twitter que conforman la tóxica cultura de la cancelación.

Todo esto conducirá a lo que la izquierda reconoce que busca: el fin de América como la conocemos.

Dennis Prager es un columnista y presentador de programas de entrevistas de radio conocido a nivel nacional.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubre

[Informe Especial] Manipulando a Estados Unidos: La estrategia del comunismo chino

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS