¿Los izquierdistas de hoy son realmente marxistas?

Por Walter E. Williams
12 de Agosto de 2020 1:44 PM Actualizado: 12 de Agosto de 2020 1:44 PM

Comentario

La mayoría de los que se llaman a sí mismos marxistas saben muy poco de la vida de Karl Marx y nunca han leído los tres volúmenes de “El Capital”. El volumen I se publicó en 1867, el único volumen publicado antes de la muerte de Marx en 1883. Los volúmenes II y III fueron editados y publicados en su nombre por su amigo y colaborador Friedrich Engels. La mayoría de los que se llaman a sí mismos marxistas solo han leído su panfleto de 1848 “El Manifiesto Comunista”, que fue escrito junto con Engels.

Marx es un héroe para muchos líderes sindicales y organizaciones de derechos civiles, incluyendo grupos de izquierda como Black Lives Matter, Antifa y algunos líderes del Partido Demócrata. Es fácil ser marxista si se conoce poco de su vida. Las predicciones de Marx sobre el capitalismo y la “desaparición del estado” resultaron ser muy equivocadas. Lo que la mayoría de la gente no sabe es que Marx era racista y antisemita.

Cuando Estados Unidos anexó California después de la Guerra México-Estadounidense, Marx escribió: “Sin violencia no se logra nada en la historia”. Luego preguntó: “¿Es una desgracia que la magnífica California haya sido arrebatada a los mexicanos perezosos que no sabían qué hacer con ella?” Friedrich Engels añadió: “En Estados Unidos hemos sido testigos de la conquista de México y nos hemos regocijado con ella. Es en interés de su propio desarrollo que México se ponga bajo la tutela de Estados Unidos”. Muchas de las ideas racistas de Marx fueron reportadas en “Karl Marx, Racista” un libro escrito por Nathaniel Weyl, un exmiembro del Partido Comunista de EE.UU..

En una carta de julio de 1862 a Engels, en referencia a su competidor político socialista, Ferdinand Lassalle, Marx escribió: “Ahora me queda completamente claro que él, como lo demuestra su formación craneal y su cabello, desciende de los negros de Egipto, suponiendo que su madre o abuela no se hayan cruzado con un negro. Ahora esta unión del judaísmo y el germanismo con una sustancia básica negra debería producir un producto peculiar. La impertinencia del sujeto es también de tipo negro”.

En 1887, Paul Lafargue, que era el yerno de Marx, fue candidato a un puesto en el consejo de un distrito de París que contenía un zoológico. Engels afirmó que Paul tenía “una octava o una duodécima parte de sangre negra”. En una carta de abril de 1887 a la esposa de Pablo, Engels escribió: “Estando en su calidad de negro, un grado más cerca del resto del reino animal que el resto de nosotros, es sin duda el representante más apropiado de ese distrito”.

Los puntos de vista antisemitas de Marx no eran ningún secreto. En 1844, publicó un ensayo titulado “Sobre la cuestión judía”. Escribió que la religión mundana de los judíos era “charlatanería” y que el Dios de los judíos era el “dinero”. La opinión de Marx sobre los judíos era que solo podían convertirse en una etnia o cultura emancipada cuando ya no existieran. A un paso de llamar al genocidio, Marx dijo: “Las clases y las razas, demasiado débiles para dominar las nuevas condiciones de vida, deben rendirse”.

Los sucesores filosóficos de Marx compartieron pensamientos desagradables sobre los negros y otras minorías. El Che Guevara, un héroe de la izquierda, era un racista terrible. Escribió en sus memorias de 1952, “Los Diarios de Motocicleta”: “El negro es indolente y perezoso y gasta su dinero en frivolidades, mientras que el europeo es previsor, organizado e inteligente”.

La socialista británica Beatrice Webb se quejó en The New Statesmen de la disminución de la natalidad entre las llamadas razas superiores, lo que llevaría a “un nuevo orden social” que sería creado “por una u otra de las razas de color, la negra, la kafir o la china”. Los soviéticos propusieron la misma “conspiración mundial judía” que los nazis. Joseph Stalin se embarcó en una campaña que llevó a la muerte de intelectuales judíos por su aparente falta de patriotismo. Por cierto, al público soviético no se le dijo que Karl Marx era judío. Los académicos que predican el marxismo en sus clases no le dicen a sus estudiantes que su ideología ha llevado a la matanza de decenas de millones de personas. Y lo que es peor, ni siquiera fingen preocupación por este hecho.

Los liberales blancos son idiotas útiles. BLM, Antifa y otros grupos progresistas utilizan la difícil situación de los negros pobres para organizar a los blancos suburbanos de tendencia izquierdista, de clase media, educados en la universidad y con sentimiento de culpa. Estas personas que derriban estatuas y destruyen propiedades públicas y privadas se preocupan por las minorías tanto como sus predecesores racistas. Su objetivo es la adquisición y concentración de poder y los estadounidenses han caído en la trampa por su falsa virtud de señalar.

Walter E. Williams, Ph.D., es profesor distinguido de economía John M. Olin en la Universidad George Mason de Fairfax. Autor de varios libros y receptor de muchos premios y honores, actualmente es miembro de varias juntas directivas y asesoras, entre ellas la Hoover Institution, Grove City College, el Instituto Cato, el Instituto de Asuntos Económicos y la Heritage Foundation.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Quién es el filósofo detrás de Antifa y qué es el socialismo de identidad

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.