Los Juegos Olímpicos “inmorales” de China

Por Gordon G. Chang
24 de Noviembre de 2021
Actualizado: 24 de Noviembre de 2021

Comentario

La desaparición de la estrella del tenis Peng Shuai este mes ha llevado a muchos en todo el mundo a cuestionar la celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en Beijing. Los Juegos están programados para comenzar el 4 de febrero.

Ahora bien, solo los que no tienen moral podrían pensar que es una buena idea permitir que el régimen chino, que toma rehenes, protege a los violadores y comete genocidio, organice esta competición. Es hora de que el mundo se enfrente a la realidad del Partido Comunista de China y al horrible sistema que ha construido. Solo hay una opción correcta: Trasladar los Juegos.

Durante décadas, la gente ha pasado por alto los enormes crímenes del comunismo chino porque esperaba que, con el tiempo, evolucionara y se volviera benévolo. Cuando el “reformista” Deng Xiaoping apartó a Hua Guofeng, el sucesor elegido por Mao Zedong, y organizó el histórico Tercer Pleno a finales de 1978, los de fuera pensaron que estaban viendo una nueva —y muy superior— “Nueva China”.

De hecho, cuando el Partido Comunista se embarcó en el gaige kaifang —la política de “reforma y apertura”— el régimen moderó su política exterior y relajó o eliminó los controles sociales totalitarios. Entonces reinaba el optimismo.

Pero ahora no. El actual gobernante, Xi Jinping, ha invertido las tendencias que muchos extranjeros —así como el propio pueblo chino— habían acogido con satisfacción. El grupo gobernante, nunca benévolo, se ha vuelto aún más monstruoso bajo Xi.

Peng es una heroína del deporte y la favorita del público chino. El 2 de noviembre, posteó en Weibo, a menudo llamado el Twitter de China, una acusación de que Zhang Gaoli, ayudado por su esposa, la había presionado para que mantuviera relaciones sexuales.

La acusación no tiene precedentes en la historia de la República Popular China. Zhang fue en su día un alto dirigente, un viceprimer ministro que también formó parte del Comité Permanente del Politburó del Partido Comunista, el máximo órgano de gobierno del país, entre 2012 y 2017.

El posteo de Peng fue retirado a la media hora, y la dos veces campeona de dobles del Grand Slam —Wimbledon en 2013 y el Abierto de Francia en 2014— desapareció.

El 17 de noviembre, la Red de Televisión Global de China (CGTN), la rama internacional de la cadena estatal china China Central Television, publicó el texto de un correo electrónico, en inglés, supuestamente escrito por Peng. En ese mensaje —calificado correctamente por muchos como “espeluznante”— decía que estaba “bien”. Peng también dijo que las “noticias” publicadas por la Asociación de Tenis Femenino, “incluida la acusación de agresión sexual, no son ciertas”. Casi nadie cree que el mensaje sea auténtico o que no sea el resultado de una coacción.

El 19 de noviembre, un comentarista de CGTN posteó en Twitter tres fotos de Peng, supuestamente publicadas por primera vez por un amigo de la estrella del tenis en la popular app china WeChat. Peng parece feliz en las fotos, jugando con un gato y animales de peluche, incluido un panda.

También el 19 de noviembre, Hu Xijin, redactor jefe del periódico Global Times del Partido Comunista, escribió en Twitter que Peng “aparecerá en público y participará en algunas actividades pronto”.

Hu fue previsor. Al día siguiente, posteó dos videos en los que supuestamente aparecía Peng en un restaurante este mes. La conversación en la mesa indica que los videos se grabaron el 20 de noviembre. La conversación, sin embargo, es muy forzada, y obviamente está guionizada para resaltar la fecha en la que supuestamente tuvo lugar.

Por último, Hu posteó un video de una Peng sonriente en un evento de tenis en Beijing, supuestamente tomado en la mañana del 21 de noviembre.

Peng no es la única figura de alto nivel detenida en los últimos meses. El empresario Jack Ma, los periodistas ciudadanos Zhang Zhan y Chen Qiushi y la celebridad Zhao Wei han desaparecido. Considérenlo un patrón.

La China de Xi es mucho más coercitiva y secreta que la China de las tres décadas anteriores, lo que sugiere que el régimen está volviendo a sus viejas costumbres. Mao y Xi, admirador de Mao, reflejan la verdadera naturaleza del comunismo chino.

Ese régimen, ahora dominado por Xi, es una amenaza para los atletas que vienen a China a competir, como ha demostrado el incidente de Peng.

“Los atletas son útiles para el Partido Comunista mientras sean herramientas del Estado”, dijo a Gatestone Cleo Paskal, de la Fundación para la Defensa de las Democracias. “Si intentan ser individuos, se convierten en un lastre. El Estado destruirá al individuo si esa persona es un riesgo para el Partido”.

Como señaló Paskal, también asociado a Chatham House, Peng supone ahora un riesgo para el régimen.

Por eso el régimen hará que Peng se retracte públicamente de las acusaciones o la destruirá. El individuo no significa nada en el sistema actual de China. Demasiadas veces, la televisión estatal ha emitido confesiones espantosas de individuos evidentemente desgastados.

El 18 de noviembre, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en respuesta a la pregunta de un periodista en el Despacho Oval, dijo que está considerando un boicot diplomático a los Juegos de Beijing. El senador Tom Cotton (R-Ark.) acaba de pedir “un boicot completo y total”.

Hay muchas razones para boicotear o trasladar los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing. Hasta ahora, los defensores de tales acciones se han centrado en las políticas genocidas del Partido Comunista contra los uigures y otras minorías turcas, así como en sus otros crímenes contra la humanidad. Por supuesto, a ningún grupo dirigente que organice violaciones, esclavitud, detenciones masivas, torturas, asesinatos y sustracción de órganos se le debería permitir, entre otras cosas, albergar eventos deportivos internacionales.

El Comité Olímpico Internacional sostiene que estas atrocidades no son de su incumbencia. Sin embargo, la protección de los atletas es exactamente eso. La detención de Peng nos dice que los atletas no estarán seguros en China. Los Juegos son ante todo para los competidores, y su seguridad personal debe ser la principal preocupación.

Paskal señala que la celebración de los Juegos en China va en contra del concepto de competición olímpica. “Los Juegos Olímpicos tratan de que los individuos se esfuercen por dar lo mejor de sí mismos”, dijo. “Eso es antitético al Partido Comunista, que trata de la sumisión del individuo a los objetivos del Estado”.

Incluso en esta fecha tan tardía en relación con el propio evento, es hora de boicotear o trasladar los Juegos de China.

De Gatestone Institute


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS