¿Los mandatos nacionales de COVID cumplen con el bien de la sociedad?

La ciencia sin conciencia es la perdición del alma. - Rabelais

Por Scott Masson
28 de Agosto de 2021 6:42 PM Actualizado: 28 de Agosto de 2021 6:42 PM

Comentario

Una crisis ha oscurecido a las democracias occidentales con la misma certeza que las dictaduras de larga data. ¿En qué consiste? En el desdén con el que sus orgullosos tecnócratas descartan la conciencia. La conciencia no es algo cuantificable; no tiene peso ni medida, y no puede figurar entre los activos de una nación. La ciencia no puede demostrar que existe.

Sin embargo, la conciencia no es una mera insignificancia. La conciencia distingue a la humanidad de los brutos de la creación. Es la pequeña chispa de fuego celestial que motivó la obediencia de los mayores héroes de nuestras naciones en su hora más oscura. Es la voz de Dios en el alma.

En los últimos 18 meses, nuestras libertades fundamentales han sido atacadas por un virus. Se han protestado las incursiones públicas contra la libertad, pero el pequeño asunto privado de la conciencia ha recibido escasa atención.

¿Por qué? Porque es la víctima del “fuego amigo”—de los amigos que nunca la reconocieron.

La conciencia quedó atrapada en la guerra de los políticos contra COVID-19 y sus variantes. Confesaron su fe en la ciencia para derrotarla. El progreso lo exigía. Los modelos informáticos predecían que la amenaza al control del “sistema” de salud pública era tan terrible que para defender su tecnopolio, como lo acuñó Neil Postman en su libro del mismo nombre, los políticos se aferraron a poderes extraordinarios de emergencia para ayudar a la ciencia en su segura victoria.

Esta fe inquebrantable en la ciencia era completamente irracional, si no anticientífica. La propia ciencia nos dice que los virus no son organismos vivos. No se pueden matar. Además, mutan. Todo lo que se ganó al apurar los lentos protocolos de seguridad de la ciencia para contener el virus del año pasado se perdió rápidamente en las variantes posteriores.

A medida que continúa la incansable determinación de ganar la guerra, crece la ilógica de la posición. Esto se debe a que nunca fue una lucha sobre la ciencia—sino una lucha para defender el orgullo del ídolo de la tecnocracia y extender su dominio. Eso significa más control para los tecnócratas.

La vacuna de Pfizer, ahora plenamente aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, es una maravilla de velocidad y despliegue. Pero su tasa de éxito del 39 por ciento contra la variante dominante Delta nunca la habría llevado a juicio hace un año. La aprobación del 23 de agosto por parte de la FDA parece más un trofeo de participación por su “rapidez y aplicación” que por su éxito real.

Pero mi preocupación no es observar este evidente absurdo. Es observar la consecuencia moral de luchar una guerra prolongada y vana contra un enemigo inmortal e invisible, sin una estrategia de salida definida.

Porque ahora está muy claro. Aprobar una vacuna fracasada y al mismo tiempo imponer pasaportes permite que haya un grupo permanente de ciudadanos de segunda clase, incluso después de que haya terminado el estado de emergencia. Y normaliza las vacunas obligatorias para todos, incluso cuando no son útiles.

En septiembre, Quebec y B.C. exigirán pasaportes de vacunación para actividades no esenciales, y algunas otras provincias están considerando seguir su ejemplo, mientras que el gobierno federal está planeando obligar a vacunarse a los pasajeros de aviones comerciales, trenes y cruceros, así como a todos los empleados federales. Seríamos ingenuos si pensáramos que la cosa se va a quedar ahí.

Las conciencias están siendo aplastadas bajo una misión absurda. ¿Por qué cito la conciencia como un problema?

Cuando los políticos renunciaron a la responsabilidad legal de los fabricantes de vacunas, también exigieron a la comunidad médica que dejara de lado su ética, primero mediante una “campaña” sostenida de presión para “vacunarse” y ahora mediante mandatos. Si la campaña de presión desafió el principio ético fundamental del consentimiento informado establecido en el Código de Nuremberg, entonces el llamado de la multitud para que se impongan mandatos a médicos y pacientes para defender a nuestro ídolo de la tecnocracia es un desafío a nuestra propia esencia como seres humanos.

Martin Luther señaló una vez que “ir contra la conciencia no es ni correcto ni seguro”. El gran activista de los derechos civiles Martin Luther King Jr. se hizo eco de sus palabras. En su autobiografía, escribe:

“En algunas posiciones, la cobardía hace la pregunta: ‘¿Es seguro? La conveniencia hace la pregunta: ‘¿Es político? Y la vanidad llega y se pregunta si es popular. Pero la conciencia se pregunta: ‘¿Es correcto?’ … La medida definitiva de un hombre no es su posición en los momentos de conveniencia, sino su posición en los momentos de desafío, en los momentos de gran crisis y controversia”.

El valor de la conciencia individual es el gran legado de Occidente, y sus bendiciones se han extendido con el Código de Nuremberg, y en las defensas políticas de la conciencia.

Pero estamos en vísperas de su eclipse.

Estamos rechazando la lección de la historia. Los individuos ignoran su conciencia a riesgo de sus propias almas, y cuando la ciencia tecnocrática se pone por delante de la conciencia de la nación, la ruina es mucho mayor. Sin embargo, esto puede evitarse.

El dramaturgo inglés George Bernard Shaw describió el relato de un anciano nativo estadounidense sobre sus propias luchas de conciencia: “Dentro de mí hay dos perros. Uno de los perros es malo y perverso. El otro perro es bueno. El perro malo lucha contra el perro bueno todo el tiempo. Cuando le preguntaron qué perro gana, reflexionó un momento y respondió: ‘el que más alimento'”.

La calidad moral de la libertad de asociación, la libertad de reunión pacífica, la libertad de pensamiento y expresión y la libertad de conciencia y religión están consagradas como derechos fundamentales en la Carta de Derechos y Libertades de Canadá. Se han dejado de lado estos últimos 18 meses bajo los auspicios de una emergencia. El buen perro fue privado de su alimento.

La pregunta que yo haría a los canadienses y a nuestros políticos es: ¿Qué clase de nación se preserva cuando las libertades civiles fundamentales han sido dejadas de lado y la inviolabilidad de la conciencia ha sido despojada como una necesidad médica, como una víctima de la guerra? ¿A qué tipo de país volveremos, y qué heredarán nuestros hijos, cuando las libertades que nuestra Carta llama “fundamentales” den paso a apelaciones a lo que es seguro, o político, o popular, en lugar de lo que es correcto?

Es, sin duda, una época de crisis.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.