Los matrimonios se celebran en el cielo: Tradiciones matrimoniales sagradas que honran lo divino

Por Daksha Devnani
12 de Septiembre de 2021
Actualizado: 13 de Septiembre de 2021

Una ceremonia de matrimonio no es solo la unión de dos seres humanos, sino que es una ocasión sagrada y solemne que se basa en la fe la vez que une a dos familias.

Desde la antigüedad, los creyentes sostienen que el matrimonio es sagrado por naturaleza y debe ser respetado.

Cada cultura y etnia tiene sus propias tradiciones en el momento de la boda para honrar a la Divinidad y buscar su reconocimiento del vínculo de por vida entre un esposo y una esposa: un compromiso que dura hasta la muerte.

Costumbres matrimoniales sagradas

En la cultura occidental, los votos sagrados constituyen la base de las ceremonias de boda; cuando se recitan los votos es el momento en que los novios se convierten en marido y mujer.

Estas palabras especiales, sagradas por naturaleza, son pronunciadas por una pareja en presencia de un oficiante para expresar la promesa, el amor y la intención de por vida de estar el uno para el otro independientemente de las circunstancias de la vida: riqueza, pobreza, enfermedad o salud.

Tras la declaración de su consentimiento solemne, la pareja intercambia los anillos para sellar esas promesas para la eternidad. Los anillos significan no solo el verdadero amor que se tienen, sino también su sincera devoción por honrar a Dios -el Señor Creador- con la santidad de su matrimonio.

Novios armenios celebran su boda en una iglesia de Ereván el 8 de febrero de 2014. (KAREN MINASYAN/AFP vía Getty Images)

Si nos trasladamos a Oriente, los rituales nupciales difieren mucho, pero su esencia es la misma: honrar la relación sagrada a su manera.

Según la antigua cultura china, los matrimonios son lazos predestinados dispuestos por los dioses. Así, en la cultura tradicional china, un matrimonio debe ajustarse a los arreglos hechos por el cielo y la tierra.

Los recién casados, por tanto, deben inclinarse primero ante el cielo y la tierra y luego ante sus padres antes de inclinarse el uno ante el otro. Reconocen que si uno traiciona al otro, serán castigados por lo Divino.

Para los chinos, la ceremonia de servir el té es otro importante ritual nupcial que significa la piedad filial. La ceremonia gira en torno a la pareja virtuosa que honra a sus padres, ancianos y antepasados y busca sus bendiciones.

Una pareja de recién casados intercambia reverencias durante una ceremonia de boda colectiva al estilo Han en la plaza norte de la Gran Pagoda del Ganso Salvaje el 3 de octubre de 2007 en Xian, provincia de Shaanxi, China. (China Photos/Getty Images)

En la cultura japonesa, existe una ceremonia especial en la que los novios beben sake, tres veces cada uno en tres copas de distinto tamaño llamadas sakazuki. Después de la pareja, sus padres también beben sorbos, lo que significa que el vínculo entre ambas familias ha quedado sellado.

Según la costumbre, los sorbos tienen un significado especial.

Los tres primeros sorbos representan a las tres parejas; la segunda serie de sorbos representa los males humanos del odio, la pasión y la ignorancia; y la última serie de sorbos significa la liberación de esos tres defectos.

Un convoy de triciclos lleva a los familiares del novio con ofrendas para la familia de su novia para una ceremonia pre-boda en Hanoi el 5 de enero de 2011. (HOANG DINH NAM/AFP vía Getty Images)

En la cultura vietnamita, las ceremonias de boda tradicionales tienen sus raíces en las doctrinas budista y confuciana y honran el vínculo entre dos almas gemelas solicitando la bendición de los antepasados.

Comienza con una reunión formal para pedir la mano de la novia en el matrimonio. Además de llevar regalos, los padres del novio rezan ante los ancestros de la novia, pidiendo permiso para que sus hijos estén juntos. Los futuros esposos se inclinan ante sus padres para expresarles su gratitud por haberlos criado; a continuación, la pareja se inclina ante el otro, mostrando su respeto como futuros esposos.

Tras la ceremonia de compromiso y boda, se celebra la unión de la pareja con una ceremonia de té y velas. Los recién casados también se inclinan ante los altares de sus antepasados para pedir felicidad y buena suerte en el matrimonio.

Novios posan antes de su boda en Surat, India, el 21 de diciembre de 2019. (SAM PANTHAKY/AFP vía Getty Images)

Aunque las bodas indias tienen muchos rituales, se centran igualmente en sellar el nudo nupcial en una ceremonia basada en la fe, que refleja la rica herencia cultural del país.

En una boda tradicional india, la pareja hace siete votos y gira alrededor del fuego sagrado que significa la presencia de lo Divino. Cada voto sirve de ancla sagrada para mantener a la pareja en todos los momentos buenos y difíciles juntos.

Tras los votos, los recién casados tocan los pies de sus padres y ancianos para pedir su bendición y expresar su gratitud. El gesto de tocar los pies simboliza la entrega del propio ego para sobresalir en la vida, inclinándose ante los ancianos y respetando su sabiduría y honrando su desinteresado amor paternal.

Un antiguo relato sobre la predestinación

El siguiente relato de la antigua China, recogido por Minghui.org, cita un incidente histórico que insinúa que los enlaces matrimoniales están determinados por el cielo.

Zheng Huangu, un erudito del Colegio Imperial durante el reinado del emperador Wenzong en la dinastía Tang, estaba comprometido con la hija del ministro de Justicia Liu.

Sin embargo, justo antes de la boda, Zheng tuvo un sueño en el que iba en un carruaje que pasaba por tres pequeños puentes antes de llegar a una casa detrás de un templo, donde se casaba con una joven. Al parecer, el anfitrión de la boda se apellidaba Fang.

Tras despertar, Zheng le contó su sueño a un taoísta llamado Kou Zhang. Más tarde, Zheng se casó con su prometida, la hija de Liu, pero ésta falleció poco después.

Al cabo de unos años, Zheng se casó con una mujer de la familia Li en Dongluo. Sorprendentemente, la boda tuvo lugar en una casa situada justo detrás de un templo en el condado de Zhaoying, y Zheng pasó de hecho por tres pequeños puentes. El anfitrión de la boda era Fang Zhiwen, el subdirector de Dongluo, que también era un viejo amigo de la familia de la última esposa de Zheng.

Zheng se dio cuenta entonces de que la mujer que vio en su sueño resultó ser su esposa.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS