Después de 62 años un mensaje secreto codificado termina en un romance que esperó toda una vida

Por La Gran Época
04 de Abril de 2019 Actualizado: 10 de Abril de 2019

El amor puede tomar muchos giros y vueltas y para esta pareja, su historia de amor los convirtió en un tesoro nacional, con muchos medios de comunicación compartiendo su historia. Un libro, “Howard y Cynthia: Una historia de amor”, inmortalizó a la pareja. Ella tenía más de 80 años y él más de 90 cuando se casaron.

Cynthia Riggs-Attebery, ahora escritora de misterio, conoció a Howard Attebery en 1950. Ambos trabajaban en el mismo laboratorio marino y ella tenía 18 años, mientras que él tenía 28 años. Su amistad fue corta, de solo cuatro meses y a veces se escribían notas en toallas de papel. Después que ambos se separaron, todo se olvidó o eso pensó Cynthia.

Sesenta y dos años después y de la nada, Cynthia recibió algunos mensajes codificados escritos en toallas de papel en el correo.

Pronto se dio cuenta que venían de su colega del pasado, Howard Attebery. Había muchos de los viejos mensajes codificados que él guardó durante décadas, pero había uno nuevo entre ellos. Decía: “Nunca dejé de amarte”, MailOnline.

La pareja comenzó a comunicarse y pronto floreció un romance.

Se comprometieron y en 2013 tuvieron una ceremonia de compromiso budista y más tarde en el año tuvieron una celebración formal en la iglesia con familiares y amigos.

“Sabes, el amor es un gran lugar para pasar el resto de tu vida”, dijo Howard.

“La vida es increíble. No pierdas la esperanza y en realidad esto no es lo que esperaba”, dijo Cynthia.

“En serio, ¿cuánto tiempo tenemos? Pero ya sabes, en realidad hace que esa cantidad de tiempo sea preciosa”, dijo.

Con tristeza, después de cinco años increíbles juntos, viviendo en Martha’s Vineyard, Howard falleció el 1 de febrero de 2017, según informó el MV Times.

Cynthia organizó una celebración de su vida en el césped de la casa, un lugar donde pasaron juntos momentos memorables.

El hijo de Howard, Mark, estaba presente y arrojó algo de luz sobre la naturaleza romántica de su padre.

Hace varios años vivía solo en San Diego y una vez cuando lo visité me mostró una foto de una mujer con el pelo blanco corto y no recuerdo si estaba en la cubierta de un libro, pero me dijo: “Esta mujer podría haber sido tu madre”.

“Fue Cynthia”, contó. “Estaba melancólico y tuvo que haber cargado esa llama por ella durante mucho tiempo”.

De alguna manera estamos todos unidos por los hilos intangibles de la predestinación y son historias como ésta las que nos muestran a todos cómo debe ser si está destinado a ser.

Mira el video a continuación:

¡Una hermosa pianista enamorada de la música!

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS