Ejército chino prueba el nuevo avión de combate furtivo FC-31

29 de Diciembre de 2016 Actualizado: 29 de Diciembre de 2016

El ejército chino probó su último avión de combate en un intento de competir con los aviones de Estados Unidos y de otros países occidentales.

La última versión del J-31, que ha sido renombrado como el Gyrfalcon FC-31, voló por primera vez el viernes, informó la agencia de noticias AFP, citando a los medios de comunicación estatales chinos.

El J-31 es descrito por el ejército chino como un bimotor de quinta generación, y fue diseñado como una respuesta al F-35 de Estados Unidos, considerado el avión de combate más avanzado del mundo.

El experto en aviación chino Wu Peixin dijo que el FC-31 tiene “mejores capacidades de invisibilidad, equipos electrónicos mejorados y una mayor capacidad de carga” que la versión anterior que hizo su debut en 2012.

China ha sido acusada de copiar y robar los diseños de los aviones de combate rusos, mientras que los analistas han dicho que el FC-31 tiene una gran semejanza con el F-35.

Se espera que el FC-31 se venda por unos 70 millones de dólares, según el informe de la AFP.

En 2009, hackers chinos supuestamente incursionaron en los sistemas estadounidenses y adquirieron información sobre el programa del F-35. La Administración de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA), dijo que los intrusos chinos robaron unos 50 terabytes de datos relacionados con el F-35 y otros aviones estadounidenses.

A principios de este año, un empresario chino se declaró culpable de conspiración por acceder ilegalmente a redes informáticas de contratistas estadounidenses para obtener información confidencial sobre el F-35 y el F-22 Raptor. Documentos de la corte dados a conocer en ese momento decían que Su Bin, también conocido como Stephen Su, trabajó con dos piratas informáticos chinos que “se dedicaban a operaciones clandestinas de reconocimiento de computadoras y redes y de intrusión”, informaron en ese momento. Fue condenado a 46 meses de prisión.

“Estas actividades tienen graves consecuencias para la seguridad nacional de nuestro país y para la seguridad de los hombres y mujeres de nuestras fuerzas armadas”, dijo el asistente del procurador general para la seguridad nacional, John P. Carlin, en un comunicado del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

TE RECOMENDAMOS