Los niños no vacunados tienen mejor salud que sus compañeros vacunados, dice estudio

Por Ilene Eng
08 de Junio de 2020
Actualizado: 08 de Junio de 2020

SANTA CLARA, California — En un estudio reciente, los investigadores descubrieron que los niños que fueron vacunados en las primeras etapas de sus vidas mostraron más problemas de salud que sus pares no vacunados.

Un estudio comparó los resultados de salud de los lactantes y niños vacunados versus no vacunados en todo Estados Unidos.

En una muestra de 2000 niños y niñas nacidos entre noviembre de 2005 y junio de 2015, el estudio determinó que los niños vacunados mostraron una mayor probabilidad de sufrir retrasos en el desarrollo, asma, infecciones de oído y trastornos gastrointestinales en su desarrollo.

Brian Hooker, científico principal del estudio y profesor de la Universidad Simpson en Redding, California, compartió sus hallazgos con The Epoch Times.

Recopiló los datos de 2000 niños de tres consultorios médicos participantes en la costa este, medio oeste y oeste. Se aseguró de que toda la información se identificara correctamente y buscó pacientes que hicieran un seguimiento continuo de las prácticas médicas desde el nacimiento. Alrededor del 69% estaban vacunados y el 31% no lo estaban.

“Teníamos todos sus registros de nacimiento; teníamos todos sus registros de vacunación hasta el primer año de vida. Y luego tuvimos todas sus citas posteriores hasta la fecha límite del estudio, que fue junio de 2018”, dijo Hooker.

Observaron a los niños vacunados contra los no vacunados a los 6, 12, 18 y 24 meses de edad. Los resultados mostraron que los niños vacunados eran hasta cuatro veces más propensos a tener asma y más propensos a tener retrasos en el desarrollo al aumentar la edad límite de vacunación. Con la vacunación temprana, los trastornos gastrointestinales fueron significativos a los 6 meses.

La mayoría de las vacunas que los Centros para el Control de las Enfermedades (CDC) recomiendan para los niños están dentro del primer año de vida. Hooker cree que eso es mucho a una edad tan temprana.

Motivación del estudio

En cuanto a lo que lo inspiró a trabajar en este estudio, dijo que su hijo de 22 años fue vacunado cuando tenía 15 meses.

“No habla, está muy retrasado en el desarrollo y tiene algunas de las condiciones que analizamos específicamente aquí, a saber, retrasos [en el desarrollo] y trastornos gastrointestinales”, dijo Hooker.

Consideró que nunca hubo una comparación directa en las prácticas médicas entre los niños vacunados y los no vacunados y sus resultados en materia de salud.

“Así que realmente sentí que era una gran pieza que faltaba en la literatura científica, y quiero hacer lo mejor posible… y espero animar a otros a generar este tipo de investigación”, dijo.

Dice que cada niño es diferente, con diferentes genotipos, exposiciones y embarazos, por lo que los niños reaccionarían de manera diferente.

“No estoy en contra de las vacunas, pero definitivamente estoy más en contra de un programa de talla única”, dijo Hooker.

Como científico, recomendaría más investigación con los diferentes diagnósticos usados en el estudio, y consideraría otros factores biológicos que podrían contribuir a la correlación.

“Me gustaría ver que esos estudios sigan adelante para que podamos juntar las piezas y analizar”, dijo. “¿Tenemos una causa? ¿Tenemos una relación causal? Y entonces podemos avanzar, y los médicos pueden empezar a hacer recomendaciones sobre cómo podríamos cambiar los programas de vacunación para poder vacunar a los niños con seguridad, protegerlos contra las enfermedades infecciosas, pero también evitar algunas de estas enfermedades crónicas”.

El estudio llega a la conclusión de que existe una correlación, pero no necesariamente una causalidad, por lo que la relación necesita un estudio adicional.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Cómo el régimen chino se infiltró en las Naciones Unidas

TE RECOMENDAMOS