Los nuevos “sitios de apareamiento” en Internet ignoran al alma gemela

Por ANNIE HOLMQUIST
25 de Noviembre de 2020 11:45 AM Actualizado: 25 de Noviembre de 2020 11:45 AM

Los padres de los Boomers están frustrados por la falta de nietos. Al mismo tiempo, los millennials se quejan de la falta de parejas románticas.

No teman, ¡la tecnología ha proporcionado una solución! Los millennials ya no deben salir para encontrar el amor de su vida, casarse y tener hijos. Ahora pueden pagar en Internet para encontrar la persona perfecta con la cual pueden criar antes que se les acabe el tiempo biológico, mientras dejan la puerta abierta para encontrar otra pareja romántica más adelante.

Co-paternidad platónica“, es lo que The Guardian llama el surgimiento de los llamados sitios de apareamiento en Internet. Esta tendencia parece un movimiento audaz y pionero para una nueva era tecnológica, pero su realidad subyacente parece ser un giro extraño en los matrimonios arreglados tradicionales, en los que las preocupaciones prácticas prevalecen sobre las románticas.

Destacando a varias parejas que han probado la co-paternidad platónica, The Guardian pinta un cuadro de individuos de 30 años que se unen a los servicios de búsqueda de pareja no para citas románticas, sino para encontrar material de calidad de papá o mamá para su futuro hijo. Jenica Anderson y Stephan DuVal son solo un ejemplo. Se conectaron en Modamily.com, un sitio web que proporciona “una nueva forma de formar una familia”, y hablaron sobre si cada uno sería un buen padre para su futuro hijo. El matrimonio y la diversión romántica no estaban en el radar, dijo Anderson. “Realmente no quería una conexión romántica; pensé que eso complicaría las cosas”.

Los dos se metieron de lleno en la discusión, haciendo preguntas profundas sobre los estilos de crianza y las experiencias de vidas pasadas. Pasaron un fin de semana juntos, y al final “regresaron a sus vidas después de haber encontrado a la persona con la que querían ser padres”. Algunos co-padres platónicos usan tubos de ensayo; Anderson y DuVal lo hicieron a la antigua, concibiendo y dando a luz a su hija en un año.

Anderson y DuVal se enamoraron, pero a juzgar por el artículo, los dos no se han casado. Otros que encontraron a su pareja en Modamily.com se han conectado con la persona con la que quieren ser padres, pero aún están abiertos a encontrar a alguien más que sea el amor de su vida.

Me rasqué la cabeza mientras leía esta historia. Por un lado, es genial que la gente quiera tener hijos y que se den cuenta de que sus relojes biológicos no durarán para siempre. También es bueno que reconozcan que la persona que hace una fabulosa pareja romántica no siempre es el mejor padre.

Por otro lado, una situación así es un desastre. Busca dar a los niños una familia estable, pero al nacer fuera del matrimonio en relaciones no comprometidas que están abiertas a enlaces románticos externos, los padres proporcionan a su descendencia una mayor probabilidad de problemas de comportamiento, menor rendimiento académico, inseguridad económica y otros problemas. Los padres, por su parte, aumentan su propio bagaje emocional. Mientras que su corazón está en el lugar maduro de querer comenzar una familia, tener hijos primero y copropietarlos platónicamente mientras buscan otra pareja romántica parece un movimiento decididamente inmaduro.

Veamos la historia de Anderson y DuVal de nuevo. Les gustó saltarse la etapa de coqueteo y saltar directamente a las preguntas profundas. Se miraban a través de la lente de “¿Qué clase de padre sería esta persona?”, en lugar de “¿Qué clase de pareja sexual o alma gemela sería esta persona?”.

Estas son las mismas preguntas que toda persona que piensa en casarse se debería hacer. En un sentido extraño, estas personas están volviendo al objetivo original del matrimonio: vivir como compañeros criando a la próxima generación, luchando juntos por sobrevivir en un mundo difícil. Sin embargo, debido a que los moderns han hecho del matrimonio una cuestión de amor y romance, estas personas se están alejando de ese motivo y se centran en la formación de familias, pero sin los sagrados lazos del compromiso de por vida.

Lo que la gente olvida es que cuando se acaba la chispa, el matrimonio es más sobre quién lavará los platos, cambiará los pañales sucios, pasará largas noches caminando por el suelo con un bebé con cólicos, o intentará razonar con un adolescente irritable. Como J.R.R. Tolkien señaló una vez en una carta a su hijo:

“Es notorio que, de hecho, los matrimonios felices son más comunes cuando la ‘elección’ de los jóvenes está aún más limitada, por la autoridad paterna o familiar, siempre y cuando exista una ética social de clara responsabilidad no romántica y fidelidad conyugal. Pero incluso en los países donde la tradición romántica ha afectado a los acuerdos sociales hasta el punto de hacer creer que la elección de la pareja es una preocupación exclusiva de los jóvenes, solo la más rara buena fortuna reúne al hombre y la mujer que están realmente, por así decirlo, “destinados” el uno al otro, y con la capacidad para ofrecer un amor muy grande y espléndido”.

En esencia, Tolkien parece estar diciendo que los matrimonios fundados en preocupaciones prácticas, como antecedentes familiares y una compatibilidad ideológica, pueden no tener las escenas iniciales apasionadamente románticas a lo Romeo y Julieta (cuya historia de amor, por cierto, terminó en tragedia), pero es más probable que constituyan una unión feliz y duradera en la que la próxima generación pueda ser criada y lanzada al mundo. Aquellos que desean formar una familia serían más sabios si persiguieran un matrimonio así, en lugar de sentarse a esperar a un alma gemela que tal vez nunca llegue.

Si Tolkien hablara a las parejas jóvenes en el artículo de The Guardian, probablemente diría que van en la dirección correcta, pero que vadean en la maleza en lugar de seguir el camino. El matrimonio y la formación de la familia deberían poner la practicidad en primer lugar, preocupándose menos por el romance y más por el carácter y la idoneidad del futuro cónyuge como padre. Si estos individuos encuentran una persona a la que puedan ver como un buen padre o madre para su hijo, entonces es el momento de hacer algo al respecto: casarse primero y luego comenzar a formar esa familia.

Annie Holmquist es la editora de Intellectual Takeout. Este artículo fue publicado originalmente en Intellectual Takeout.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

A continuación

Familia, matrimonio y divorcio en EE.UU.

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.