Los orígenes del ‘Spygate’: 10 preguntas

Por Jasper Fakkert
25 de Mayo de 2019 Actualizado: 25 de Mayo de 2019

Comentario

La noticia de que el Procurador General William Barr designó al abogado John Durham para examinar el origen de la investigación sobre la colusión de Trump con Rusia ha generado repercusiones por todo Washington.

En simultáneo, se informó que Barr está trabajando con los directores de la CIA, el FBI y la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI) para revisar las técnicas de recolección de inteligencia usadas al investigar la campaña 2016 del presidente Donald Trump.

Los anuncios son contundentes dada la cantidad de información que ya se conoce, mucha de la cual apunta a irregularidades en las investigaciones y un grave sesgo.

Tomemos por ejemplo los mensajes de texto entre el agente del FBI Peter Strzok y la abogada del FBI Lisa Page (ambos trabajando en la investigación de contrainteligencia en la campaña de Trump) en la que Page le pregunta a Strzok: “Él nunca va a llegar a ser Presidente, ¿verdad? !¿verdad?!”

“No, no será. Lo detendremos”, respondió Strzok.

Aquí hay 10 preguntas clave que siguen sin respuesta en el escándalo que se ha hecho conocido como “spygate“.

1. ¿Cuál fue el rol de la CIA y de la ‘Fuerza de Tareas Interagencia’ de Brennan?

El exdirector de la CIA, John Brennan, admitió en un testimonio ante el Congreso de EE. UU. y en entrevistas a la prensa que pasó al FBI inteligencia recibida del Reino Unido sobre la campaña de Trump, con la intención de que el FBI lo investigue.

“Me aseguré de que cualquier cosa que involucrara a personas estadounidenses, incluyendo a cualquier cosa que involucrara a individuos involucrados en la campaña de Trump, fuera compartido con el [FBI]”, dijo Brennan durante un testimonio al Congreso el 23 de mayo de 2017.

“Sirvió como base para la investigación del FBI que determinaría si tal colusión [o] cooperación ocurrió”.

Cabe destacar que Brennan se reunió con Robert Hannigan, jefe de la agencia de espionaje del Reino Unido GCHQ, en Washington durante el verano de 2016. La reunión fue inusual, ya que el equivalente de Hannigan en Estados Unidos habría sido el Director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), el Alm. Mike Rogers.

Sabemos de declaraciones del representante Devin Nunes (republicano de California) que no hubo un producto de inteligencia oficial que haya servido como base de la investigación a Trump, lo cual significa que toda la inteligencia compartida consistió de productos de inteligencia no oficiales.

También en el verano de 2016, Brennan estableció una fuerza de tareas conjunta que incluía, según un reporte de la BBC, seis agencias o departamentos gubernamentales: la CIA, el FBI, el Departamento del Tesoro, el Departamento de Justicia (DOJ), el ODNI y la NSA.

2. ¿Cómo usó exactamente el FBI el ‘expediente Steele’?

El expediente producido por el exagente británico de la MI6, Christopher Steele, jugó un rol clave en la investigación del FBI a la campaña de Trump, como también la creación de una percepción pública de que Trump conspiró con Rusia. Ninguna de las 103 acusaciones contenidas en el expediente Steele fueron confirmadas por la investigación del abogado especial Robert Mueller.

Steele había sido contratado por Fusion GPS, la cual a su vez había sido contratada por el Comité Nacional Demócrata (DNC) y la campaña de Clinton—a través de su firma de abogados Perkins Coie—para producir el expediente sobre Trump.

El cofundador de Fusion GPS, Glenn Simpson, junto con Steele, propulsó activamente las falsas acusaciones contenidas en el expediente al FBI, al DOJ, al Departamento de Estado y a los medios de comunicación.

Una investigación del Comité de Inteligencia de la Cámara mostró que el FBI se basó mucho en el expediente Steele en su petición para una orden judicial FISA (Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera) para espiar al exasesor de campaña de Trump, Carter Page. También sabemos que la FISC (Corte de Vigilancia de Inteligencia Extranjera) no fue informada de que el expediente era un proyecto de investigación de oposición política, financiado por una campaña política opositora.

El FBI usó a Steele como una fuente oficial paga hasta que cortó relaciones con él debido a que contactó a la prensa sin autorización.

¿Cómo usó exactamente el FBI el expediente Steele en su investigación de contrainteligencia, y en qué punto supo que la información contenida en él era falsa?

3. ¿Cuál fue el rol de Obama en la investigación a Trump?

No queda claro cuánto se involucró el expresidente Barack Obama en las investigaciones a la campaña de Trump. Dado la implicación de los directores de la CIA y el FBI en las muy delicadas investigaciones a un candidato presidencial, es improbable que no haya estado informado.

En un email del 20 de enero de 2017, enviado por Susan Rice, la asesora nacional en seguridad de Obama, a ella misma—marcado “TOP SECRET”—ella toma nota de una reunión que tuvo lugar en la Oficina Oval ese mes. En el email ahora parcialmente desclasificado, Rice escribió que entre los presentes estaba Obama, el vicepresidente Joe Biden; el director del FBI, Comey; y la vice procuradora general Sally Yates. Durante la reunión, Obama le habría dicho a los asistentes que cuando se trataba de la investigación a Rusia, él estaba comprometido a asegurar que “este asunto [sea] manejado por las comunidades de Inteligencia y las agencias del orden ‘según las reglas'”.

También sabemos que en enero de 2017, Brennan, Comey, y el director de Inteligencia Nacional (DNI) James Clapper, le entregaron un informe a Obama que resumía el expediente Steele, el cual iba adjunto a un informe de inteligencia.

Trump dio a entender recientemente en una entrevista con Sean Hannity de Fox News, que Obama estaba al tanto:

“Es inconcebible que cuando va a Clapper, Brennan, Comey, esta gente, yo me imagino que alguna otra gente, quizá un poco más arriba también sabían sobre eso, y quizá mucho más arriba”, dijo Trump.

4. ¿Qué sucedió con la información obtenida mediante el espionaje a la campaña de Trump?

Se sabe que la campaña de Trump fue espiada en al menos cinco formas diferentes.

Orden judicial FISA: oficiales del FBI obtuvieron una orden judicial FISA contra el exasesor de campaña de Trump, Carter Page. La orden se renovó tres veces, hasta mucho después de iniciada la presidencia de Trump. Otras órdenes FISA también podrían haber sido obtenidas.

Desenmascarar: Con Obama, la consejera de seguridad nacional, Susan Rice; la exembajadora en las Naciones Unidas, Samantha Power; y el director de la CIA, John Brennan, hicieron cientos de pedidos de lo que se llama desenmascarar, para conocer las identidades de los integrantes de la campaña de Trump en informes de inteligencia. Las identidades de los estadounidenses se ocultan, por defecto, en comunicaciones extranjeras interceptadas por la NSA.

Informantes encubiertos: Sabemos que el FBI usó al menos dos informantes encubiertos para espiar la campaña de Trump. Uno de los informantes fue Stefan Halper, quien contactó a los asociados a la campaña de Trump, Carter Page y George Papadopoulos. La otra es conocida como Azra Turk (su nombre real aún no se sabe), quien, según un artículo del New York Times, fue enviada a Londres en septiembre de 2016 para intentar conseguir información de Papadopoulos.

Cartas de Seguridad Nacional: Estos documentos, que le permiten al FBI pedir registros en secreto, fueron usados para apuntar a la campaña de Trump, según informó el New York Times.

Inteligencia extranjera: A fines de 2015, la agencia de inteligencia británica GCHQ proveyó información sobre la campaña de Trump a oficiales dentro de la CIA, según información de The Guardian.

La pregunta que queda es: ¿para qué se usó la información de la vigilancia, y con quién fue compartida? ¿Fue compartida con propósitos políticos? ¿Y fue algo de esto compartido con la campaña de Hillary Clinton o el DNC?

5. ¿Conspiraron con Ucrania los funcionarios de Obama y el DNC?

Funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional, el FBI, el DOJ y el Departamento de Estado de la administración de Obama se reunieron con fiscales anticorrupción ucranianos en Washington en enero de 2016.

Según información de The Hill, durante la reunión los funcionarios le pidieron a los ucranianos reabrir una investigación cerrada sobre pagos realizados por el Partido de las Regiones, un partido ucraniano apoyado por Rusia, a personas de EE. UU.

Siete meses después, el parlamentario ucraniano Serhiy Leshchenko reveló públicamente presuntos pagos contenidos en un libro contable del Partido de las Regiones al administrador de la campaña de Trump, Paul Manafort, causando que fuera removido de la campaña.

Según Politico, la estadounidense-ucraniana Alexandra Chalupa le contó a un funcionario senior del DNC en enero de 2016 que “podemos esperar que Paul Manafort se involucre en esta elección”. Esto fue antes de que incluso Manafort se contactara con la campaña de Trump a través de un conocido mutuo, el 29 de febrero de 2016.

Chalupa, quien trabajó como consultora para el DNC, estaba trabajando estrechamente con la Embajada Ucraniana para obtener información sobre Trump, según un exempleado de la embajada, Andrii Telizhenko.

¿Por qué una consultora del DNC intentó buscar ayuda de un gobierno extranjero para conseguir algo sucio sobre la campaña de Trump? ¿Y por qué funcionarios de Obama presionaron a fiscales ucranianos para reabrir una investigación sobre Manafort?

6. ¿Fue el equipo del FBI para investigar a Trump seleccionado especialmente? ¿por qué?

Varios de los investigadores clave de la investigación de contrainteligencia del FBI sobre Trump fueron los mismos que investigaron el uso de un servidor de email privado por parte de Hillary Clinton para enviar información clasificada.

Cabe destacar que el vicedirector del FBI, Andrew McCabe; el agente del FBI Peter Strzok; y la abogada del FBI Lisa Page (quien en ese momento era una abogada especial de McCabe), estuvieron involucrados en ambas investigaciones.

McCabe había sido ascendido el 30 de julio de 2015 a la posición número 3 dentro del FBI, como vicedirector adjunto, y se mudó de la Oficina de Campo de Washington a las oficinas centrales del FBI.

Unos dos meses después de que se abriera la investigación del FBI a Clinton, Strzok fue uno de los varios agentes elegidos especialmente que fueron enviados desde la Oficina de Campo de Washington a las oficinas centrales para ayudar con la investigación.

El supervisor directo de Strzok durante la investigación de Trump, el entonces director asistente en la División de Contrainteligencia del FBI, Bill Priestap, reconoció ante investigadores del Congreso en un testimonio a puertas cerradas en junio de 2018, que Strzok y el analista del FBI Jonathan Moffa eran quienes “conducían el tren”.

Priestap no tenía conocimiento de la reunión que Strzok tuvo con McCabe y Page, descripta en el mensaje de texto sobre la “póliza de seguro”.

Esto plantea la pregunta de si los agentes que trabajaron en la investigación sobre la campaña de Trump fueron seleccionados especialmente para el trabajo y por qué se quebraron las líneas regulares de reportes durante la investigación.

7. ¿Cuál fue el rol de Comey en la investigación a la campaña de Trump?

Desde que dejó el FBI, el exdirector James Comey ha realizado varias declaraciones públicas sobre su implicación en la investigación a la campaña de Trump. En una reciente entrevista con CNN, dijo que era “informado sobre eso regularmente” y que “me mantenían cuidadosamente informado”.

No obstante, quedan preguntas importantes sin responder, sobre cómo se abrió la investigación a la campaña de Trump, como también sobre las interacciones entre Comey y Brennan, y si los intentos de espionaje e infiltración aprobados por Comey se realizaron con una base legítima.

8. ¿Cuál fue la participación de Lynch?

Muy poco se conoce sobre la participación de la ex Fiscal General Loretta Lynch en la investigación a la campaña de Trump. Como director del FBI, Comey reportaba directamente a Lynch.

El DOJ de Lynch defendió la petición de FISA contra Carter Page ante la corte FISA, de parte del FBI.

9. ¿Pagó Fusion GPS a algunos periodistas?

Fusion GPS ha pagado a periodistas que informaron sobre temas relacionados a la presunta interferencia rusa en las elecciones, según muestran documentos judiciales. Los documentos iniciados en el Distrito de Columbia en 2017 por Scott Glabe, que era en ese entonces abogado general adjunto del Comité Selecto Permanente de Inteligencia, muestran que al menos tres periodistas recibieron pagos de la compañía.

Los periodistas en cuestión han “reportado o escrito sobre asuntos dentro del alcance de la investigación del comité”, muestran los documentos judiciales.

Fusion GPS ha negado que la compañía le haya pagado a periodistas por su cobertura.

“No tienen permitido publicar cualquier artículo basado en ese trabajo, ni pagamos nosotros a periodistas para escribir historias”, dijo Joshua Levy, abogado para Fusion GPS, a La Gran Época en una declaración de noviembre de 2017.

En cambio, Levy dijo que la compañía a veces trabaja “con contratistas con habilidades especializadas que buscan registros públicos bajo leyes de registros abiertos”.

10. ¿Qué cambios vendrán para el FBI?

A medida que concluyen las investigaciones sobre la conducta de los oficiales, queda una pregunta prudente por hacer: ¿qué reformas se necesitan en el FBI y otras agencias para asegurar que nunca vuelva a suceder una investigación politizada sobre un candidato político o su campaña?

***

Video relacionado

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS