Los oscuros orígenes del comunismo: El Reinado del Terror

Por Emily Allison
23 de Agosto de 2021
Actualizado: 23 de Agosto de 2021

En este segundo episodio de una serie especial de documentales de Epoch TV, Joshua Philipp se explaya en la historia del comunismo, en las creencias fundacionales que impulsaron una ideología tan peligrosa, y en cómo esta ideología sigue estafando a la gente a pesar de su horrible pasado y de sus muchos fracasos.

Philipp explica que el comunismo es una creencia en la destrucción de las creencias. Destruye la religión, dondequiera que vaya, y sin embargo funciona casi como una religión. En el comunismo, hay líderes del pensamiento que actúan como profetas. Hay escrituras y seguidores, e incluso fanáticos. Esta ideología tiene preceptos y reglas. El comunismo impone requisitos de fe en el Partido, y hay castigos para los no creyentes.

Sin embargo, la línea entre la religión y el culto puede ser muy delgada, y este episodio revela cómo el comunismo opera más en línea con un culto maligno. El culto del comunismo atrae a la gente predicando la salvación secular y una utopía hecha por el hombre. Sin embargo, estas ideas conducen repetidamente a distopías, en las que las personas acaban llevando vidas miserables y temerosas.

En el episodio, Philipp se pregunta quién es el padre del comunismo. ¿Es Karl Marx? Ciertamente, Marx lo popularizó y agudizó, pero resulta que los orígenes se remontan aún más.

François-Noël “Gracchus” Babeuf es considerado el primer comunista revolucionario. Babeuf creía en la eliminación del dinero. En el sistema que imaginaba, la gente entregaría su trabajo a un “almacén común” propiedad de un gobierno todopoderoso, que lo redistribuiría de nuevo al pueblo. Babeuf lanzó una organización llamada la Conspiración de los Iguales tras los fracasos de la Revolución Francesa. Era un proyecto de revolución violenta contra el gobierno francés. El complot fracasó y Babeuf fue arrestado y decapitado en 1797.

Uno de los conspiradores de Babeuf, que sobrevivió, fue Felipe Buonarroti. Felipe creó una organización llamada la Liga de los Proscritos. Después de Felipe llegó Wilheim Wietling, un sastre alemán, que tomó las ideas de Babeuf, añadió algunas de sus propias visiones cristianas del apocalipsis y cambió el nombre de la Liga de los Proscritos por el de Liga de los Justos.

En los años 1700 y 1800, las sociedades secretas estaban en auge, y muchas de ellas surgieron en toda Europa. La Liga de los Justos acabaría fusionándose con la Rebelión Blanquista. Sin embargo, la Rebelión Blanquista fracasó en 1839. Así que la Liga de los Justos volvió a cambiar de nombre, esta vez como Sociedad Educativa para los Trabajadores Alemanes en 1840.

En un congreso celebrado en junio de 1847, la Liga de los Justos se unió al Comité de Correspondencia Comunista, formado un año antes por Marx y Engels. El “Manifiesto del Partido Comunista” se publicaría un año después y sería considerado como una escritura para los futuros líderes comunistas, todos los cuales demostraron tener una insaciable sed de sangre.

La guerra contra el espíritu humano, Episodio 2 | Programa especial [Episodio completo]


Vea el episodio completo en Epoch TV aquí.

Estos movimientos culminaron en la Comuna de París de 1871, una comuna insurreccional en Francia que estableció su propia forma de gobierno. Este fue posiblemente el primer gobierno comunista, y en poco más de dos meses mataría a decenas de miles de personas y destruiría aproximadamente una cuarta parte de las artes y reliquias culturales de París. Su labor, sin embargo, aún estaría lejos de terminar.

Tanto Francia como Estados Unidos sufrían tiranías a finales del siglo XVIII. Sin embargo, los dos países llevaron su lucha contra la opresión en direcciones muy diferentes. La Revolución Americana luchó contra el dominio imperial para crear un sistema que limitara el poder del gobierno con un sistema de tres ramas. Lucharon por la idea de que el gobierno se instituye entre los hombres únicamente para proteger los derechos inalienables de la vida y la libertad. En particular, los revolucionarios estadounidenses creían que los hombres recibían sus derechos de Dios, no del gobierno.

La Revolución Francesa, sin embargo, sustituyó el gobierno imperial absoluto por un gobierno absoluto en un sistema socializado. Este nuevo sistema despojó las libertades personales, y en lugar de establecerse como una nación bajo Dios, crearon una nación bajo un culto estatal. La Revolución Francesa sería recordada por el injusto derramamiento de sangre que supuso la muerte de más de 300,000 personas. Fue un periodo conocido como el Reinado del Terror.

Cuando Babeuf vivía, era miembro del Club de los Jacobinos, una sociedad revolucionaria en la Francia de la época. En este club estaba el infame Maximilien Robespierre, amante de la guillotina y de las ejecuciones públicas. Un ejemplo de cómo los comunistas ven realmente la libertad para todos los hombres se muestra en el trato que daban a los que no se alineaban totalmente con su sistema de creencias. Antes de que los jacobinos tomaran el poder, estaban divididos entre los girondinos moderados y los montañeses radicales. Robespierre lideraba a los radicales, y una vez que alcanzó el poder en 1793, las primeras personas que decapitó fueron los girondinos.

Uno de los jacobinos radicales, Louis Antoine de Saint-Just, lo justificó diciendo: “No se puede esperar ninguna prosperidad mientras respire el último enemigo de la libertad. Hay que castigar no solo a los traidores, sino incluso a los neutrales”. Bajo el comunismo, a no ser que seas un devoto seguidor de este sistema socializado, serás tachado de hereje y perseguido y asesinado, al más puro estilo de las sectas. Esto también ocurrió bajo el culto ateo oficial del Estado, el Culto de la Razón, que purgó a los creyentes religiosos bajo el movimiento de descristianización.

Los jacobinos también purgaron legalmente a la gente bajo la Ley de Sospechosos, que hacía culpable a cualquiera que actuara de forma sospechosa, a cualquiera que se considerara asociado con la gente “equivocada”, o a cualquiera que dijera o escribiera algo considerado fuera de lugar. Solo con esta ley, el régimen decapitó a más de 16,000 personas.

Aun así, no estaban acabados. Los líderes de la Revolución Francesa utilizaron la “utopía” para justificar la violencia, y etiquetaron a franjas de la sociedad como enemigos de la “revolución”. Cada nueva ley les permitía identificar un nuevo conjunto de “enemigos”. El famoso ensayista G.K. Chesterton dijo una vez que los nuevos sistemas socialistas “no se rebelan contra una tiranía anormal; se rebelan contra lo que creen que es una tiranía normal—la tiranía de lo normal. No se rebelan contra el rey”, escribió. “Se rebelan contra el ciudadano”.

Lo que motivó estos movimientos fue una nueva creencia, profundamente arraigada en el naturalismo y el gnosticismo, que valoraba la razón sobre la fe y al hombre sobre Dios. Su creencia en la naturaleza humana desenfrenada, más que en las aspiraciones morales, reflejaba las ideologías materialistas que el comunismo adoptaría más tarde. Era la idea de que si la naturaleza tiene prioridad, cualquier cosa que surja de la naturaleza humana es entonces correcta—incluyendo cualquier crimen y cualquier pecado.

Philipp concluye el episodio uniendo las piezas de esta ideología. “Cuando la gente se suma al comunismo, cree que está participando en la creación de un sistema del pueblo. En cambio, el sistema destruye al pueblo”. Una y otra vez, cada vez que el comunismo ha caído, simplemente se vuelve a levantar, se rebautiza a sí mismo, y trata de estafar a la gente de nuevo con mentiras sobre “el bien mayor”.

Siga a EpochTV en las redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/EpochTVus

Twitter: https://twitter.com/EpochTVus


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS