Los oscuros orígenes del comunismo y los horribles resultados que le siguieron

Por Emily Allison
19 de Agosto de 2021
Actualizado: 19 de Agosto de 2021

Joshua Philipp, periodista de investigación de The Epoch Times, ofrece una mirada escalofriante y reveladora a los orígenes del comunismo y los resultados horribles que le siguieron, su trabajo se condensa en el episodio uno titulado “La Guerra Contra el Espíritu Humano”, de la serie de Epoch TV “Los Oscuros Orígenes del Comunismo”.

Philipp comienza hablando del deseo de paz, prosperidad y felicidad, que son deseos propios de la naturaleza humana. Sin embargo, el deseo del bien puede ser explotado por quienes hacen el mal. El comunismo se anuncia a sí mismo como el impulsor del cielo hecho por el hombre en la tierra, pero como se ha visto a lo largo de la historia, lo que esta ideología ha entregado ha sido siempre un infierno viviente.

“El libro negro del comunismo”, de Harvard University Press, atribuye más de 100 millones de muertes en todo el mundo a la ideología comunista, pero en investigaciones recientes, ese número es aún mayor. En todos los países donde el comunismo gana poder, el autoritarismo y la muerte lo siguieron. Karl Marx y Friedrich Engels establecieron en su Manifiesto Comunista una ideología de lucha que, en sus propias palabras, “suprime toda religión y toda moralidad”.

Obtenga más información sobre los orígenes oscuros del comunismo acá.

Destruir la fe y diseñar la destrucción

Estos líderes del pensamiento comunista creían que el desarrollo ocurre como resultado de la lucha y que la vida no va más allá de lo material. Si la vida no va más allá de lo material, si la vida se restringe a lo material, entonces la vida se vuelve prescindible, con el propósito de ser manipulada y utilizada para el llamado bien mayor, que va en contra de lo que la gente normal considera bueno. Philipp señala que la mayoría de la gente no ve el hambre, la muerte y la opresión como algo bueno, sin embargo, los líderes comunistas celebran estos eventos como un éxito.

Por ejemplo, una hambruna provocada por el hombre se extendió por Rusia en 1921 como resultado de que el régimen comunista confiscó las herramientas de los agricultores y arrestó a cualquiera que se opusiera al gobierno. Como resultado, se estima que murieron entre 5 y 10 millones de personas, familias y niños inocentes. Los mismos campesinos a los que se suponía que ayudaría el comunismo fueron masacrados bajo su gobierno. Lenin estaba encantado con este evento y dijo que la hambruna tendría numerosos resultados positivos. “El hambre destruirá la fe, no solo en el zar, sino también en Dios”.

Tras la muerte de Lenin en 1924, el reinado de Stalin de 29 años ensangrentó aún más a Rusia, donde se producirían aún más hambrunas y sufrimiento. En Ucrania, murieron entre 7 y 10 millones de personas, según una estimación de las Naciones Unidas publicada en noviembre de 2003. En Kazajstán, aproximadamente 1,5 millones de personas murieron de hambre. El documental muestra fotos trágicas y horribles de familias hambrientas y carros de muerte llenos de niños.

Los oscuros orígenes del comunismo | La guerra contra el espíritu humano

Mira el episodio completo aquí.

Stalin, que mató a entre 60 y 66 millones de personas inocentes, consideró estas muertes como éxitos. Las muertes bajo Mao Zedong, el gobernante comunista en China de 1949 a 1976, pueden haber sido aún mayores. El Gran Salto Adelante, una campaña económica y social dirigida por Mao entre 1958 y 1962, creó otra hambruna que mató a aproximadamente 45 millones de personas en solo 4 años. Las historias de personas que vivieron tanto en la era de Stalin como la de Mao hablan sobre personas que recurrieron al canibalismo. La gente se vio obligada a morir o a traicionar su propia moral solo para sobrevivir.

Psicología de la tabula rasa

Philipp habla de los efectos psicológicos en las personas que tienen que traicionar su propia moralidad. El autodesprecio y la culpa que sigue conducen a la vulnerabilidad mental, lo que hace que las personas piensen que tal vez la vida es solo algo de poco valor y, por lo tanto, la moral no tiene ningún peso. Una vez que este proceso de pensamiento está en su lugar, la gente es vulnerable a la creencia de que quizás la ideología comunista sea correcta. “Lo que hace el constante aluvión de ejecuciones públicas, sufrimiento, trauma y locura es dejar a la gente tan asustada, conmocionada o apática y entumecida que ya nadie puede pensar con claridad”, explica Philipp.

Un objetivo clave del comunismo es borrar la moral preexistente para que el gobierno pueda reemplazarla con su propio código de ética, que es obedecer al Partido Comunista a expensas de la humanidad. Los comunistas llevan a la sociedad a creer que la moralidad, la fe y la ética están mal, pero que el hambre, la opresión y la lucha son correctas cuando sirven al partido. Los ejemplos del deterioro de la moralidad bajo el comunismo abundan en la Revolución Cultural de Mao, en la que los niños golpeaban a sus propios padres, las familias se traicionaban entre sí y los estudiantes radicalizados se volvían contra sus educadores de confianza. Los maestros, los terratenientes y los intelectuales públicos fueron perseguidos, humillados públicamente y, a menudo, se llevaban a cabo cosas peores.

Ideología sin salidas

El documental señala que Mao mató entre 50 y 70 millones de personas. Aunque las muertes no se han contado completamente en todas partes, las estimaciones en Camboya, África, Vietnam, Afganistán, Europa del Este y América Latina llegaron a más de 7 millones de asesinados, solo por nombrar solo algunos lugares donde el comunismo se puso en práctica. “El comunismo promete un mundo sin sufrimiento y, sin embargo, en su ejecución, hace exactamente lo contrario”, dijo Philipp.

El documental profundiza en si las intenciones del comunismo eran buenas, pero simplemente equivocadas, o si eran malas desde el principio. Karl Marx, el fundador y líder del marxismo y la ideología comunista, escribió mucho sobre la venganza en sus primeros años, así como sobre su odio a Dios y su compromiso de destruir a Dios y a los demás con Él. En sus escritos, a menudo habló del “príncipe de las tinieblas” y se comprometió con Satanás. Una cosa está clara: Marx tenía una obsesión oscura con la muerte, la destrucción y la venganza. Es lógico que su manifiesto produjera precisamente eso.

El comunismo distorsiona el deseo de los seres humanos por alcanzar cosas mejores. Destruye la religión y, en cambio, se autoproclama guía absoluto del pensamiento. En un estado comunista ideal, el gobierno controla todo, lo público y privado. Todas las personas se reducen a cosas. El comunismo es una creencia construida sobre la destrucción de la creencia. Primero, los comunistas deben destruir la fe. A continuación, deben diseñar la destrucción y, al hacerlo, crean una tabula rasa para la sociedad con el propósito de adoctrinar con el mazo del resentimiento, que siempre resulta en un camino sin salida. Philipp concluye: “Es una ideología sin salida construida sobre la lucha, el odio y la destrucción”.

Obtenga más información sobre Los orígenes oscuros del comunismo.

Siga a EpochTV en las redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/EpochTVus

Gorjeo: https://twitter.com/EpochTVus


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS