Los países nórdicos no son el equivalente a un gobierno grande o a un elevado impuesto a las empresas

Por Daniel Lacalle
31 de Agosto de 2021
Actualizado: 31 de Agosto de 2021

Comentario

Una mentira sigue siendo una mentira aunque se repita a menudo. Y afirmar que los países nórdicos son economías socialistas con altos impuestos sobre la riqueza y las empresas es una gran mentira.

Los países nórdicos no son socialistas. Ocupan los primeros puestos en el Índice de Libertad Económica 2020 de la Fundación Heritage (Dinamarca 10, Finlandia 17, Suecia 21, Noruega 28). También ocupan los primeros puestos en el Índice de Facilidad para Hacer Negocios 2020 del Banco Mundial (Dinamarca 4, Noruega 9, Suecia 10, Finlandia 20), con una regulación empresarial sencilla y limitada y un fuerte apoyo al espíritu empresarial.

También se sitúan en los niveles más altos de flexibilidad del mercado laboral —Dinamarca 7 y Noruega 15— y tienen algunos de los mercados laborales más flexibles según el Índice de Flexibilidad del Empleo 2020 (pdf), mientras que Finlandia y Suecia se sitúan entre los 40 primeros por encima de Luxemburgo o Corea del Sur.

El sector público no dicta el patrón de crecimiento ni la forma de dirigir la economía; ésta se genera desde el sector privado, que financia más del 60 por ciento de la investigación y el desarrollo, y el gobierno aplica las mejores prácticas de eficiencia y transparencia del sector privado en la gestión de los servicios públicos. Además, los funcionarios públicos no tienen un cargo vitalicio. Todo lo contrario del control político que defienden los populistas.

Los países nórdicos han llevado a cabo continuas y exitosas privatizaciones de sectores estatales, desde las telecomunicaciones hasta la generación y distribución de electricidad. Incluso el servicio de correos en Suecia se colocó en una estructura corporativa.

En estos países, se fomenta la educación privada a través de vales escolares, y no se imponen las escuelas estatales.

La burocracia gubernamental es extremadamente limitada, y los funcionarios no tienen un trabajo vitalicio. De hecho, el tamaño del sector público en relación con el PIB y en comparación con el gasto público total es muy similar a la media mundial y europea, según los indicadores de burocracia del Banco Mundial.

Los países nórdicos también tienen una gran diferencia entre ricos y pobres. Se sitúan entre los más altos en cuanto a desigualdad de la riqueza, según el Informe Global de Riqueza de Credit Suisse 2021, que muestra que en Suecia, por ejemplo, el 74 por ciento de la riqueza es propiedad del 10 por ciento más rico y el 34.9 por ciento del 1 por ciento más rico, niveles muy similares a los de Estados Unidos. En Finlandia, el 1 por ciento más rico posee el 28.5 por ciento de la riqueza total, mientras que el 10 por ciento más rico posee el 59.8 por ciento.

Sí, los países nórdicos tienen impuestos más altos y un gasto público elevado, pero esto no implica un gobierno más grande, más burocracia o más control estatal, como quieren los intervencionistas. Además, la razón por la que tienen impuestos más altos no es por las elevadas cuñas para las empresas y el capital, sino por un IVA (impuesto sobre el valor añadido, un impuesto sobre las ventas) muy alto.

Todos los tipos del impuesto de sociedades de los países nórdicos son inferiores o similares a los de los índices promedio de la Unión Europea y de Estados Unidos en 2021: Dinamarca y Noruega tienen un 2 por ciento, Finlandia un 20 por ciento y Suecia un 20.6 por ciento. El tipo del impuesto de sociedades en Estados Unidos es del 25.75 por ciento (federal y estatal combinados).

Los impuestos sobre las ganancias de capital y los dividendos también están, en general, en línea con el resto de la Unión Europea y Estados Unidos.

El tipo impositivo personal máximo de Noruega, del 38.2 por ciento, es inferior al 43.7 por ciento de Estados Unidos. Sin embargo, los países escandinavos tienden a imponer los tipos máximos del impuesto sobre la renta de las personas físicas a los contribuyentes de clase alta y media, no solo a los de ingresos altos.

Los “altos impuestos” nórdicos proceden sobre todo de los elevados impuestos sobre el IVA y la seguridad social, y no de los impuestos sobre las empresas o el capital, que son más bajos que en muchas economías desarrolladas. Como señala el artículo de Tax Foundation “Perspectivas de los sistemas fiscales de los países escandinavos”, de Elke Asen: “Si Estados Unidos subiera los impuestos de forma similar a los países escandinavos, los impuestos —especialmente los de la clase media— aumentarían a través de un nuevo IVA y de mayores contribuciones a la seguridad social e impuestos sobre la renta de las personas físicas. Los impuestos sobre las empresas y el capital no tendrían que aumentar necesariamente si los responsables políticos siguieran el modelo escandinavo”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS