Los patrones de la subversión comunista detrás de la investigación del impeachment

Por Diana West
27 de Noviembre de 2019 Actualizado: 27 de Noviembre de 2019

Comentario

El imponente disidente anticomunista Vladimir Bukovsky fue enterrado en un cementerio de Londres el 19 de noviembre. En Washington, la democracia estadounidense se arrojó tierra a sí misma.

Impermeables a la ironía, los demócratas de la Cámara de Representantes organizaron otro “juicio espectáculo”, un falso impeachment, un golpe maestro como ningún otro, para frustrar la voluntad anticomunista del electorado estadounidense que llevó a Donald Trump a la Casa Blanca.

La batalla no se desarrolla en esas condiciones; nos la han arrebatado. Pero para entender los esfuerzos desesperados e incesantes por derrocar al presidente Trump se necesita una perspectiva más amplia de los acontecimientos recientes, una que pueda centrarse en más de un siglo de lo que Whittaker Chambers describió cómo “las fuerzas de esa gran revolución socialista que, en nombre del liberalismo, de manera espasmódica, incompleta, un tanto sin forma, pero siempre en la misma dirección, ha estado avanzando poco a poco sobre la nación”.

Chambers escribía en la década de 1950, cuando el “New Deal” socialista tenía solo dos décadas de existencia. En 2016, seis décadas después de Chambers, cuando la capa de hielo socialista estaba invadiendo por completo nuestra república democrática, Trump ganó la presidencia. Con su programa para salvar a Estados Unidos mediante la restauración del Estado-nación, Trump se convirtió en un ejército contrarrevolucionario unipersonal.

Los revolucionarios -los principales dirigentes de lo que se conoce como “el Pantano” -respondieron como lo hacen los verdaderos marxistas: por cualquier medio que sea necesario. ¿Y por qué no? Sus raíces ideológicas en distintas versiones del marxismo están documentadas en mi libro “El Hilo Conductor”.

Los peligros que plantean en estas etapas finales de nuestra república democrática no pueden ser subestimados. Eso hace de las Elecciones 2020 nuestro Día D por retomar nuestro continente ocupado por el Pantano.

Tal vez en un segundo mandato, un contrarrevolucionario Trump, más sabio y probado en la batalla,  llamará a las reservas que realmente lo apoyan. Esto es precisamente lo que nuestros enemigos comunistas, profundamente involucrados y poderosos, temen más que nada, enfrentar a una inesperada “insurgencia” estadounidense.

Los republicanos, reacios o incapaces de imaginar una guerra en estas condiciones, se comportaron como si estuvieran mal asesorados. En la farsa de juicio del representante Adam Schiff (D-Calif.) sobre la “investigación de impeachment”, no denunciaron la traición en todas partes, ni siquiera se pusieron de pie sobre sus patas traseras para preguntarle al teniente coronel Alexander Vindman que confirmara la identidad del “informante” a quien admitió haberle filtrado la llamada telefónica de Trump-Zelensky.

Mientras que los republicanos se anotaron los puntos fáciles en las contradicciones de los testimonios de los testigos, muchos sin duda cometiendo perjurio, contrariamente al caso dramático de Roger Stone, sin embargo, las acusaciones de perjurio nunca serán sometidas para ser procesadas, y mucho menos para ir a juicio.

En este momento, por muy satisfactorio que aparezca, como la comida chatarra, ninguno de estos puntos acumulados del debate hará que la Cámara rechace este golpe en esta etapa del impeachment; ni despertará al durmiente pueblo estadounidense al siguiente estado más elevado de preocupación por su república.

Tal vez los republicanos estuvieron más cerca de exponer una de las Grandes Mentiras subyacentes de la investigación del impeachment cuando el representante Chris Stewart (republicano de Utah) se concentró en la actitud de Vindman hacia los presuntos delitos graves y faltas menores de buena fe cometidos por Joe Biden, de acuerdo con la propia confesión grabada en video no coaccionada de Biden.

Pareciendo como un capo de la mafia Schiff comunicó, cuando es el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes (nunca, jamás lo olvide), y le leyó al pueblo estadounidense una transcripción de la llamada que había realizado Biden que se jactaba de que como vicepresidente, le dio a Ucrania seis horas para despedir al fiscal que investigaba sobre la corrupción en Burisma, una compañía ucraniana de petróleo y gas que empleaba a Hunter, el hijo de Biden, en su junta directiva, por un monto estimado de 80.000 dólares mensuales, o si no “de lo contrario”, perderían 1000 millones de dólares de ayuda de EE.UU. Esto habla de “quid pro quo”. Habla de corrupción. Habla de sobornos. Habla de mezclar el beneficio personal con los asuntos de estado.

¿Qué dijo Vindman sobre eso? Aquí está un breve intercambio.

Rep. Stewart: Hay docenas de naciones corruptas en el mundo, cientos de funcionarios gubernamentales corruptos. Exactamente una vez un vicepresidente fue a un país y exigió el despido específico de un individuo y dio un límite de tiempo de seis horas y si no retenía o amenazó con retener mil millones de dólares en ayuda. Era el único individuo que estaba investigando una compañía que le pagaba a su hijo. Le preguntaré a usted: ¿Fue eso también “incorrecto”?.

LTC Vindman: Yo, eso no es lo que entiendo, francamente, no tengo ningún conocimiento de primera mano de ello.

Stewart: ¿No ha visto el video?

Vindman: He visto el video.

Stewart: Es todo lo que he descrito. Todo lo que acabo de decirle estaba en el video. ¿Eso también estaba “mal”?.

Vindman: Congresista, esto es algo en lo que realmente participé e (ininteligible) (…)

[Oh, ¿en serio? ¡Eso es interesante!]

Stewart: Bueno, creo que el pueblo estadounidense puede emitir un juicio.

Vindman: (…) que no sé (…)

Presidente Schiff: La hora del caballero ha expirado. Coronel Vindman, si quiere responder a la pregunta, es más que bienvenido.

Vindman: Francamente, no sé mucho más sobre ese incidente en particular. Vi el fragmento del video, pero no sé si podría juzgarlo.

Cualquier niño, sin embargo, puede hacer un juicio. Es el exvicepresidente Biden quien debería ser objeto de esta “investigación de impeachment”.

Hubo una revelación extraordinaria que salió del testimonio de Vindman. A principios de este año, Vindman confirmó que el gobierno ucraniano lo invitó en tres ocasiones a dirigir el ejército ucraniano al participar en el gobierno de Ucrania como su ministro de defensa.

¿Qué?

El Teniente Coronel Vindman dice que Ucrania le ofreció repetidamente ser el Ministro de Defensa de Ucrania. pic.twitter.com/NBr1Z0nPNU

– Ryan Saavedra (@RealSaavedra) 19 de noviembre de 2019

Cuando se le preguntó por qué los ucranianos podrían haber intentado contratarlo fuera de la Casa Blanca y de su país para dirigir el ejército ucraniano, Vindman dijo que no lo sabía. La cuestión no se planteó en gran medida por sus ricas y profundas posibilidades. ¿Qué estaba pasando realmente aquí?

El informante de la CIA y ex oficial de contrainteligencia Kevin Shipp, escribió en Twitter: “¿Un gobierno extranjero le pide a un oficial de inteligencia del gobierno de EE.UU. que venga y trabaje para ellos? Esto se llama operación de espionaje. ¿Qué impulsó a Ucrania a hacer eso? ¿Qué hay en la vida personal de Vindman que lo hizo un blanco?”.

Vindman, mientras tanto, hizo que todo el asunto pareciera rutinario. Otros militares de Estados Unidos, afirmó, tomaron posiciones en “las democracias en desarrollo en esa parte del mundo, ciertamente en el Báltico” -una nueva para mí- e incluso invocó a un oficial de la Fuerza Aérea de Estados Unidos que, según él, se había convertido en “ministro de defensa”.

¿Esto es cierto? Ni idea. Aún así, ¿por qué Vindman? ¿Qué fue lo que en este funcionario del Consejo de Seguridad Nacional hizo que el gobierno ucraniano creyera que tenía suficiente lealtad a su destino nacional para que se le confiara la defensa nacional, no una, sino tres veces?

Cuando Vindman concluyó sus comentarios diciendo que en realidad era “algo cómico” que se le ofreciera a un teniente coronel del Ejército de Estados Unidos “esa ilustre posición”, y apareció un rayo de sol. ¿Estaban estas ofertas ucranianas diseñadas para ganarse la aceptación de Vindman?

El investigador Jeff Nyquist vio a través de otra posible fuente de motivación, escribió en Twitter: “Creo que fue un ‘ese es mi chico’ de los ucranianos soviéticos”.

¿Ese es mi chico? ¿Ucranianos soviéticos? Tales nociones producirían un cortocircuito en la relación entre la desinformación y la sabiduría convencional, un vínculo que afirma de manera engañosa o ingenua que ser “ucraniano” es estar a salvo de toda la subversión e infiltración de Moscú, ser hermético y blindado de los sofisticados e implacables programas de Medidas Activas de Moscú, probados en el tiempo y en la batalla. (Medidas Activas es el término utilizado por la KGB, para citar una definición interinstitucional de 1982, “para referirse a las operaciones activas destinadas a provocar un efecto de política, a diferencia del espionaje y la contrainteligencia”). (…) Concretamente, se pretende que influyan en las políticas de los gobiernos extranjeros. (…) socavan la confianza en los líderes e instituciones extranjeros y desacreditan a los opositores. (…)”.

Hacer caso omiso de la historia de las Medidas Activas en Ucrania o en cualquier otro lugar (por supuesto, incluso en los Estados Unidos) no solo es absurdo, sino también temerario. Sin embargo, este desconocimiento es la base del consenso en todo el espectro político y de los medios de comunicación.

Se cree ampliamente que existen por separado vectores de influencia puramente rusos y vectores de influencia puramente ucranianos, y que nunca los dos se encontrarán o mezclarán; que nunca la larga historia de la subversión soviética/rusa de Ucrania y de cualquier otra nación en la que Moscú intente influir, será considerada incluso teóricamente, para dejarlos salir a la luz, al tratar de entender los hechos de la conspiración anti-Trump y antiestadounidense.

Por otro lado, considere un gráfico en un artículo del Wall Street Journal de 2015 que muestra que de todas las nacionalidades del mundo, los “ucranianos” encabezaron la lista de donantes extranjeros a la Fundación Clinton (1999-2014). Los “rusos” ni siquiera llegan al top 15. ¿En serio?

Al final de la semana, una nueva fase de Trump-Rusia estaba tomando forma, guiada por el testimonio de la curiosa Fiona Hill (que se discutirá en la próxima entrega): Ahora se supone que debemos tomar partido sobre si fue este estado separado llamado Rusia o este estado separado llamado Ucrania el que trató de influir en las elecciones de Estados Unidos.

De nuevo, considere la noción de Nyquist de “ucranianos soviéticos” que ofrecen el ministerio de defensa como un sosiego al regordete teniente coronel de la Casa Blanca que ha sido tan cooperativo y empático con los intereses “ucranianos”. (…)

Considere también que si hay “ucranianos soviéticos”, también hay “americanos soviéticos”.

Diana West es una galardonada periodista y escritora, cuyo último libro es “El Hilo Conductor”: Una búsqueda de conductores ideológicos dentro de la conspiración contra Trump”.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.

A continuación

La infiltración comunista en Occidente

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS