Los problemas de Biden en Ucrania (y en China) nunca desaparecerán

Por Roger Simon
21 de Mayo de 2020
Actualizado: 21 de Mayo de 2020

Comentario

Retrocedamos, si lo quiere, a esos días felices de febrero de 2020, antes de que todos estuviéramos encerrados en nuestras casas comiendo interminables rebanadas de pizza rancia mientras Andrew Cuomo convertía los asilos de ancianos de Nueva York en mausoleos, pero días después de que el Presidente Trump prohibiera los viajes desde China debido a un misterioso virus, cuando Estados Unidos estaba envuelto en un juicio de impeachment (solo se escuchaba de esto en todos lados) del Senado contra el presidente, juicio que fue encabezado por el graduado de la Facultad de Derecho de Harvard y guionista fracasado, Adam Schiff.

El Sr. Schiff y sus colegas “gestores del juicio político” (recordemos ese sublime término artístico que se nos presentó a todos) acusaron a Donald Trump de intentar, en aproximadamente treinta segundos de una llamada telefónica de treinta minutos, manipular al presidente de Ucrania, Zelensky, para que investigara su potencial oponente presidencial, el ex vicepresidente Joe Biden.

Biden, era obvio por el video grabado en Kiev, había puesto su pisada firmemente, amenazando con retener millones dólares en el país de Europa del Este si su entonces presidente no despedía a su entonces fiscal general, que estaba llevando a cabo una investigación de un corrupto oligarca multimillonario del sector energético (el ministro de “ecología” de Ucrania, entre otras las cosas) el cual estaba empleando al propio hijo de Biden, Hunter, por lo que sumaría más millones de dólares.

Hunter Biden, (un joven engreído, envejecido, mujeriego y con graves problemas con las drogas, que debería haber estado en rehabilitación, no acumulando dinero en todo el mundo, si su padre hubiera sido un hombre más responsable) no tenía conocimiento del idioma ucraniano ni del negocio de la energía, pero se le había dado un puesto en el directorio de la empresa enormemente corrupta, Burisma, que era propiedad del ministro de “ecología”.

Que Trump hubiera querido investigar esto era reprochable, fue lo que los gestores antes mencionados nos informaron enérgicamente, porque a un presidente de ninguna manera se le permite usar sus grandes poderes para investigar a un oponente político…

Oh espera. Podría ser el fruto de un poco de proyección, o un caso realmente delicado. Será mejor que no vayamos allí.

Crowdstrike

De vuelta a la notoria llamada telefónica. Trump también mencionó casualmente posibles problemas con una compañía llamada CrowdStrike que, en nombre del FBI, había investigado de manera única el pirateo de los servidores del Comité Nacional Demócrata en el asunto de los correos electrónicos de la campaña de Hillary Clinton publicados por Wikileaks. Aparentemente, el DNC no permitiría que el FBI hiciera el examen [a los servidores] y los federales, por razones que Sherlock Holmes podría considerar dudosas, aceptaron este bloqueo.

Sin embargo, los gestores y prácticamente todos los medios de comunicación, especialmente el muy respetado New York Times y el Washington Post, nos aseguraron que cuestionar este enfoque no era más que una paranoica “teoría de la conspiración”. El presidente había sido completamente “desacreditado”, con consignas de uso frecuente en nuestros principales medios de comunicación.

El presidente debe ser acusado por incluso referirse a este tema. Después de todo, como todos sabían, Wikileaks tenía acceso a esos correos vergonzosos debido a los ubicuos “hackers rusos”.

Oh, espera otra vez. Lo siento. Olvidé esa reciente desclasificación ordenada por el molesto Director Interino de Inteligencia Nacional, Ric Grenell, quien parece pensar que el público tiene derecho a saber estas cosas, según informó The Epoch Times:

“Shawn Henry, presidente de CrowdStrike Services, dijo al Comité de Inteligencia de la Cámara a fines de 2017 que su firma no tenía evidencia de que los presuntos hackers rusos robaran datos de los servidores del Comité Nacional Demócrata (DNC).

“No hay evidencia de que en realidad fueron extraídos”, dijo Henry. “Hay evidencia circunstancial, pero no hay evidencia de que en realidad fueron extraídos”.

“La publicación por parte de WikiLeaks de más de 44,000 correos electrónicos de altos funcionarios de DNC se convirtió en una de las historias más importantes de la turbulenta carrera presidencial de 2016 y sirvió como el predicado para la investigación del FBI sobre la campaña de Trump. El abogado especial Robert Mueller, quien se hizo cargo de la investigación en mayo de 2017, finalmente acusó a un grupo de rusos de piratear el DNC”.

Ucrania

Oh, bueno. Aun así, cuando se trata del propio Biden, es Ucrania, ¿verdad? Ellos son los corruptos poco confiables. El hecho de que Joe plagió en la facultad de derecho no significa que no se haya convertido de repente en un hombre honesto. Después de todo, la Facultad de Derecho de Columbia le ha pedido que dé un discurso para una graduación. Eso debe significar algo.

Oh, espera una vez más. Aparentemente de la nada, acaban de llegar más noticias de Ucrania. Desde su medio de comunicación UNIAN:

“El parlamentario ucraniano Andriy Derkach hizo públicas, el 19 de mayo, grabaciones de audio filtradas de conversaciones telefónicas mantenidas por el ex vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden y el exsecretario de Estado, John Kerry, con el expresidente de Ucrania, Petro Poroshenko.

En un evento de prensa celebrado en Kiev el martes, Derkach dijo que los funcionarios estadounidenses le pidieron a Petro Poroshenko que se asegurara del despido del entonces Fiscal General, Viktor Shokin.

“Una de las conversaciones sobre dichos temas, presuntamente, se grabó el 3 de diciembre de 2015, donde se escucha la supuesta voz de John Kerry que dice: ‘Solo quería intentar instarte a ver si hay una manera de superar este problema de reemplazar al fiscal general, ya sabes, [Viktor] Shokin porque, según mi percepción, ha bloqueado la limpieza de la Oficina del Fiscal General”, dijo Kerry”.

Hay otra grabación del 22 de marzo de 2016 en la que Derkach afirma que las voces de Biden y Poroshenko se escuchan nuevamente. En él, Biden reitera su demanda quid pro quod de cambio en la oficina del fiscal general y “del gobierno” (no especificado) a cambio de USD 1000 millones.

No es sorprendente que MP Derkach sea acusado de ser todo, desde un agente de la KGB hasta un chelín de Trump, pero debería ser bastante fácil autenticar esas voces. Simplemente no busques al New York Times para hacerlo. (Vale la pena señalar que la familia de Kerry también estaba asociada con Burisma).

Mientras tanto, también ese mismo día (20 de mayo de 2020), el Comité de Seguridad Nacional del Senado y su presidente, Ron Johnson (R-Wis.), finalmente han citado a Blue Star Strategies, una firma con sede en Washington de inclinación demócrata que estaba haciendo relaciones públicas para Burisma, tratando de pulir su imagen empañada. El CEO de Blue Star negó haber hecho algo malo, pero por razones desconocidas se negó a entregar documentos al comité durante meses.

De todos modos, es seguro que el “problema de Ucrania” de Biden no va a desaparecer. Lo mismo ocurre con su problema con China, que también involucra a Hunter.

Se hicieron muchas afirmaciones de que Trump estaría en el bolsillo de Putin si fuera elegido presidente de Estados Unidos. La realidad es que, por razones similares, con evidencia considerablemente más real, elegir a Biden sería mucho más peligroso para nuestro país.

Roger L. Simon, columnista político principal de La Gran Época, es un novelista premiado, guionista nominado al Oscar y cofundador de PJ Media. Su último de muchos libros es The GOAT.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS