Los radicales de línea dura toman los lugares clave en la campaña de Sanders

Por Trevor Loudon
12 de Enero de 2020 Actualizado: 12 de Enero de 2020

El equipo de campaña presidencial de Bernie Sanders está llenando puestos clave con organizadores socialistas aguerridos. Estas contrataciones de campaña reafirman el compromiso de Sanders con una campaña básica, en lugar de la tradicional ruta demócrata de grandes donantes y compras de anuncios multimillonarios.

Estos nuevos “sandernistas” tienen credibilidad socialista en la calle y fuertes conexiones de movimientos, incluso con enemigos de la Constitución: extranjeros y nacionales.

Winnie Wong y Claire Sandberg son asesora principal de campaña y directora de organización nacional, respectivamente. Ambas son veteranas del movimiento “Occupy” de 2011 y de la campaña de Sanders de 2016.

Wong, una “veterana anarcosindicalista“, se unió a los Socialistas Democrátas de América (DSA) a mediados de 2017. Antes de que Sanders se postulara en 2016, Wong era parte del movimiento “Proyecto de Elizabeth Warren“. Ella estuvo activa en “Ready for Warren” y “Artists for Warren”, pero cuando Warren se negó a postularse, se convirtió en líder neoyorquina de “People for Bernie”.

En 2018, Sandberg fue subgerente de campaña de Abdul El-Sayed, un aliado de DSA y demócrata de extrema izquierda que se postuló sin éxito para gobernador de Michigan.

En junio de 2017, Wong y Sandberg estaban en Noruega para construir puentes entre la organización Sanders y el “Partido Rojo”, antes conocido como el Partido Comunista de los Trabajadores. El Partido Rojo tiene sus raíces en el maoísmo de los años 70 y en el culto a los héroes de Pol Pot, pero ahora es en gran medida un grupo electoral que se inspira en el movimiento de Bernie Sanders.

En septiembre de 2018, Wong y Sandberg estaban en Berlín como invitados de Die Linke, una reencarnación del Partido de la Unidad Socialista, más comúnmente conocido como el Partido Comunista de Alemania Oriental.

Algo avergonzados por su pasado estalinista, el Muro de Berlín, el alambre de púas, los perros guardianes, los informantes de la Stasi, los campos de trabajo, etc., Die Linke ahora afirma ser un partido “socialista democrático” y está a favor de Bernie Sanders. Sin embargo, algunos miembros de Die Linke han estado bajo la vigilancia del servicio de seguridad alemán y continúan apoyando a Rusia, incluida la anexión de partes de Ucrania por parte de Putin.

Becca Rast y Nick Martin son la directora nacional de campaña de Sanders y el subdirector nacional de campo, respectivamente. Ambos también son también veteranos del movimiento “Occupy” y provienen del área de Lancaster, Pennsylvania, donde han estado activos en la política de izquierda desde principios de la década de 2000.

Rast cofundó “Lancaster Stands Up”, un grupo afiliado a Sanders, también “Our Revolution” y “Liberation Road“, los principales grupos comunista pro China de Estados Unidos. Rast también dirigió la fallida campaña del Congreso del demócrata Jess King en 2018 contra el representante republicano Lloyd Smucker. También fue una de las principales organizadoras de 350.org en la campaña contra el oleoducto Keystone XL en Dakota del Sur.

A mediados de la década del 2000, en la escuela secundaria en Lancaster, Rast y Martin fundaron una sucursal local de Estudiantes por una Sociedad Democrática (SDS). Siguiendo el modelo de la organización contra la guerra de Vietnam, inclinada por los maoístas de la década de 1970, la nueva SDS fue, en gran medida, un frente para la Organización Socialista Freedom Road, parte de la cual ahora es Liberation Road.

Según The Intercept, después de años de trabajo de “justicia social”, incluida la organización contra la remoción de la cima de la montaña en West Virginia, Martin regresó a Pensilvania para convertirse en uno de los principales organizadores de Lancaster Against Pipelines. Luego comenzó como director regional de campo para la campaña local de Sanders y también sirvió bajo la dirección de Rast en la campaña de Jess King para el congreso.

Melissa Byrne, también exactivista de “Occupy”, ahora es directora de base de California para Bernie Sanders 2020. Byrne es una líder del movimiento para abolir los préstamos estudiantiles. Ayudó a Sanders a ganar las primarias demócratas de Hampshire en 2016 como su directora digital y luego se desempeñó como directora estatal de MoveOn, el mismo año en que Hillary Clinton y la senadora Maggie Hassan ganaron por menos de 1,000 votos. Byrne se postuló sin éxito para la vicepresidencia del Comité Nacional Demócrata en 2016.

Tomas Kennedy es un inmigrante argentino que ahora se desempeña como organizador del programa de eventos nacionales para la campaña de Sanders.

Kennedy fue, hasta hace poco, copresidente del DSA de Miami y presidente del Caucus Progresista del Partido Demócrata de Miami-Dade.

También ha sido subdirector político de Votos de la Coalición de Inmigrantes de Florida y ex “organizador comunitario” en The New Florida Majority, un grupo conectado con Liberation Road que recientemente respaldó a Elizabeth Warren para la presidencia.

Kennedy también fue líder de la campaña Andrew Gillum para gobernador en el 2018.

Nuevo partido democrático

Una nueva generación de jóvenes socialistas que se han involucrado en el movimiento Occupy Wall Street y en la campaña presidencial de Sanders 2016 están a punto de convertirse en la fuerza dominante del Partido Demócrata.

Sanders, para sorpresa de muchos, incluido yo, ha sentado las bases para un nuevo partido demócrata de extrema izquierda. Es muy similar a lo que hizo la facción “Momentum” favorable a la DSA para convertir al ultraizquierdista Jeremy Corbyn en el líder del Partido Laborista británico.

El DSA, el Partido Comunista de EE.UU. y Our Revolution, y algunos elementos de Liberation Road están respaldando a Sanders.

Algunos grupos del frente de Liberation Road y el Partido de Familias Trabajadoras se han unido a Warren. Si Warren continúa hundiéndose, gran parte del apoyo que ha recibido probablemente se volcará a Sanders. A menos que el exgobernador de Massachusetts, Deval Patrick, reclame el manto de Obama, que debería haber ido a Kamala Harris o Cory Booker, probablemente [la contienda] se reducirá a Bernie versus Biden.

Dada la superioridad de la base organizativa de Sanders y sus mensajes más consistentes, Biden estaría entonces en serios problemas.

Si el Senado republicano no traiciona al presidente Donald Trump con un voto para destituirlo, él continuará golpeando a Sanders tanto como Boris Johnson golpeó a Jeremy Corbyn.

Si todo se reduce al presidente Pence, sin la base de Trump, frente al candidato Sanders con una base comunista energizada, todo el país sufrirá.

Trevor Loudon es autor, cineasta y orador público de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años, ha investigado movimientos radicales de izquierda, marxistas y terroristas y su influencia encubierta en la política dominante.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.

A continuación

La infiltración comunista en Occidente

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS