Los refuerzos de COVID desencadenan metástasis

Paciente tras paciente en remisión estable experimentan de repente una recaída explosiva

Por Joseph Mercola
06 de Enero de 2023 1:43 PM Actualizado: 11 de Abril de 2023 2:38 PM

Opinion

Los médicos oncólogos están dando la voz de alarma: los refuerzos de COVID parecen estar desencadenando metástasis. Paciente tras paciente en remisión estable experimentan ahora de repente una recaída explosiva, desencadenando la aparición de nuevos tumores apenas unos días o semanas después de verse obligados a recibir un refuerzo.

-Las tasas de cáncer aumentaron desde la introducción de las vacunas COVID y ahora es una de las tres principales causas de muerte prematura entre los adultos más jóvenes, una tendencia que a su vez está reduciendo la esperanza de vida en los EE.UU.

-Las principales causas de muerte en 2021 fueron las cardiopatías y el cáncer, ambos posibles efectos secundarios de las vacunas COVID.

-El Dr. Angus Dalgleish, profesor de oncología de la Universidad St. George de Londres, advierte de que los refuerzos de COVID pueden estar provocando cánceres metastásicos agresivos

-Las investigaciones demuestran que la proteína de la espiga del SARS-CoV-2 anula el 90 por ciento del mecanismo de reparación del ADN en los linfocitos, un tipo de glóbulo blanco que ayuda al organismo a combatir las infecciones y las enfermedades crónicas, incluido el cáncer.

-La vacuna COVID es menos eficaz en pacientes con linfoma. Los investigadores de la Universidad de Emory descubrieron que solo el 68 por ciento de los pacientes con linfoma no Hodgkin y leucemia linfocítica crónica desarrollaron anticuerpos neutralizantes tras la segunda dosis, en comparación con el 100 por ciento de los controles sanos.

Las tasas de cáncer aumentaron desde la introducción de las vacunas COVID y es una de las tres principales causas de muerte prematura entre los adultos más jóvenes, una tendencia que a su vez está reduciendo la esperanza de vida en Estados Unidos.

En 2019, la esperanza de vida media de los estadounidenses de todas las etnias era de casi 78,8 años.(1) A finales del 2021, la esperanza de vida había descendido a 76,4(2), una pérdida de casi tres años, lo que supone un descenso asombroso. Las principales causas de muerte en 2021 fueron las enfermedades cardiacas, el cáncer y el COVID-19, las tres más altas en 2021 que en 2020,(3) y tanto las enfermedades cardiacas como el cáncer son efectos secundarios potenciales de las inyecciones de COVID.

Los refuerzos de COVID están desencadenando cáncer metastásico

El 26 de noviembre del 2022, The Daily Sceptic publicó una carta(4,5) al editor de The BMJ, escrita por el Dr. Angus Dalgleish, profesor de oncología en la Universidad St. George de Londres, advirtiendo que los refuerzos de COVID pueden estar causando cánceres metastásicos agresivos:

“El COVID ya no necesita un programa de vacunación, dado que la edad media de muerte por COVID en el Reino Unido es de 82 años y por todas las demás causas es de 81 años y va en descenso”, escribe Dalgleish.(6) “La relación con los coágulos, la miocarditis, los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares está ahora bien aceptada, al igual que la relación con la mielitis y la neuropatía ….

Sin embargo, ahora existe otra razón para detener todos los programas de vacunación. Como oncólogo en ejercicio, estoy viendo cómo personas con una enfermedad estable progresan rápidamente después de verse obligadas a recibir un refuerzo, normalmente para poder viajar. Incluso entre mis contactos personales estoy viendo una enfermedad basada en células B después de los refuerzos.

Describen estar claramente indispuestos unos días o semanas después del refuerzo: uno desarrolla leucemia, dos compañeros de trabajo linfoma no Hodgkin, y un viejo amigo que se sintió como si hubiera tenido COVID ptolongado desde que recibió su refuerzo y que, después de tener fuertes dolores óseos, fue diagnosticado de múltiples metástasis de un raro trastorno de células B.

Tengo suficiente experiencia para saber que estas no son anécdotas casuales. Los informes de supresión inmune innata después de ARNm durante varias semanas encajarían, ya que todos estos pacientes hasta la fecha tienen melanoma o cánceres basados en células B, que son muy susceptibles al control inmune, y eso es antes de los informes de supresión de genes supresores por ARNm en experimentos de laboratorio. Esto debe ser aireado y debatido inmediatamente”.

Nueva norma: Recaídas explosivas del cáncer

En un artículo del 19 de diciembre de 2022(7) en Conservative Woman, Dalgleish continúa discutiendo el fenómeno de los cánceres que se extienden rápidamente en pacientes que estaban en remisión estable durante años antes de recibir sus refuerzos de COVID. Señala que después de la publicación de su carta a The BMJ, varios oncólogos se pusieron en contacto con él para decir que están viendo lo mismo en sus propias prácticas.

“Ver la recurrencia de estos cánceres después de todo este tiempo me hace preguntarme naturalmente si existe una causa común…”, escribe.(8) “Anteriormente había observado que la recaída en el cáncer estable se asocia a menudo con estrés grave a largo plazo, como la bancarrota, el divorcio, etc.

Sin embargo, descubrí que ninguno de mis pacientes había tenido ese estrés adicional durante ese tiempo, pero todos se habían puesto vacunas de refuerzo y, de hecho, un par de ellos notaron que habían tenido una reacción muy mala al refuerzo que no habían tenido a las dos primeras inyecciones.

Entonces me di cuenta de que algunos de estos pacientes no estaban teniendo un patrón normal de recaída, sino más bien una recaída explosiva, con metástasis que ocurrían al mismo tiempo en varios sitios. Científicamente, estaba leyendo informes de que el refuerzo estaba dando lugar a un gran exceso de anticuerpos a expensas de la respuesta de células T y que esta supresión de células T podría durar tres semanas, si no más.

Para mí, esto podría ser causal, ya que se está pidiendo al sistema inmunitario que dé una respuesta excesiva a través de la parte inflamatoria humoral de la respuesta inmunitaria contra un virus (la variante alfa-delta) que ya no existe en la comunidad.

Este esfuerzo conduce al agotamiento inmunológico, razón por la cual estos pacientes están reportando hasta un 50 por ciento más de aumento de Omicron, u otras variantes, que los no vacunados”.

Un cambio de opinión

Curiosamente, a mediados del 2021, el Daily Mail publicó un artículo en el que Dalgleish animaba a la gente a vacunarse contra el COVID, especialmente a los individuos más jóvenes.(9) Dalgleish explica que, en ese momento, había un “empuje abrumador por parte del gobierno y la comunidad médica de que esto sería lo mejor para todos”.

Así que cedió a la idea, a pesar de que desde el principio le preocupaba. Ahora, sin embargo, el entorno cambió y ya no son necesarias estas inyecciones experimentales.

Sus preocupaciones aumentaron aún más cuando su hijo desarrolló una miocarditis “después de recibir un pinchazo que no quería pero que necesitaba para trabajar y viajar”. Un amigo de su hijo, de unos 30 años, sufrió un derrame cerebral después de su inyección, y un familiar de un colega cercano murió de un ataque al corazón a los 34 años después del suyo.

“Empecé a alarmarme mucho de que fueran las vacunas las causantes de estos síntomas”, escribe Dalgleish,(10) “y que tal y como habíamos escrito (11), un virus modificado genéticamente tenía graves implicaciones para el diseño de vacunas”.

Este artículo, que fue suprimido y por lo tanto no apareció impreso durante muchos meses, informaba de que la secuencia del virus era totalmente coherente con haber sido manipulado genéticamente, con un sitio de escisión de furina y seis inserciones en lugares que harían que el virus fuera muy infeccioso, y la razón por la que esto tenía tan tremendas implicaciones para el diseño de vacunas era que el 80 por ciento de estas secuencias tenían homología con epítopos humanos.

En particular, habíamos observado una homología con el factor 4 plaquetario y la mielina. El primero está ciertamente asociado a lo que se conoce como VITT (plaquetas bajas y problemas de coagulación) y la segunda a todos los problemas neurológicos, como la mielitis transversa, ambos reconocidos ahora como efectos secundarios de la vacuna incluso por la MHRA (Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios en el Reino Unido)”.

Las autoridades ignoraron deliberadamente todas las señales de advertencia

Dalgleish afirma que las conclusiones de su equipo acabaron circulando entre los miembros del gabinete y diversos comités médicos, pero todos las ignoraron. Como resultado, muchas personas corrieron un riesgo innecesario de sufrir lesiones graves o morir.

Como señala Dalgleish, los corazones jóvenes sobreexpresan el receptor de la ECA al que el virus fue diseñado para unirse. Esta unión con el receptor ACE2 es lo que “desencadena la respuesta inflamatoria, que conduce a la miocarditis, pericarditis, ictus y muertes”, afirma Dalgleish.

Esto podría explicar el espectacular aumento observado en las muertes de atletas jóvenes que fueron pinchados: Simplemente tienen más receptores ACE2 que se unen a las proteínas de punta creadas por el pinchazo”. Dalgleish continúa:(12)

“Cuando los hechos cambian, o surgen nuevos hechos, la posición de todos los que tienen autoridad para dirigir mandatos debería cambiar, pero desgraciadamente no lo hicieron.

Intenté desesperadamente señalar que todas las pruebas de que las vacunas podrían haber sido útiles para ayudar a frenar la pandemia estaban cambiando; que estaba quedando muy claro que había efectos secundarios muy importantes en el programa de vacunas que Pfizer había hecho todo lo posible por encubrir, y que solo un caso judicial en Estados Unidos hizo que estuvieran disponibles.

A estas alturas, todo el programa de vacunas debería haberse detenido, pero nadie parecía querer abordar esta cuestión, ni el Gobierno, ni las autoridades médicas, ni los medios de comunicación.

Después de haber escrito muchos artículos para el Daily Mail argumentando en contra del bloqueo y a favor de que no se volviera a utilizar nunca más, tenía mucho interés en abordar mi cambio de opinión sobre las vacunas y advertir a la gente de sus peligros, especialmente a los más jóvenes, y señalar que no había ningún motivo en absoluto para dárselas a los niños.

Por desgracia, todos mis esfuerzos y acercamientos a los principales medios de comunicación sobre este tema fueron rechazados. Esto, creo, es algo que volverá para atormentar a todos aquellos que introdujeron un tipo orwelliano de supresión de la verdad, que etiquetó a los médicos que intentaban salvar a sus pacientes siguiendo la línea de “primero no hacer daño” como parias o villanos”.

Pruebas científicas de que la inyección COVID causa cáncer

Ya en agosto del 2022, The Exposé(13) puso de relieve las pruebas científicas que demostraban que las inyecciones de COVID pueden provocar cáncer de ovarios, páncreas y mama, y que “se está produciendo un encubrimiento monumental para suprimir las consecuencias sobre la salud de las mujeres”.

Las investigaciones demuestran que la proteína de la espiga del SARS-CoV-2 anula el 90 por ciento del mecanismo de reparación del ADN en los linfocitos, un tipo de glóbulos blancos que ayudan al organismo a combatir las infecciones y las enfermedades crónicas, incluido el cáncer.

La investigación en cuestión fue la de Jiang y Mei, que publicaron un artículo revisado por expertos en el que se demostraba que la proteína de la espiga del SARS-CoV-2 anulaba el mecanismo de reparación del ADN en los linfocitos, un tipo de glóbulos blancos que desempeñan un papel importante en el sistema inmunitario. Los linfocitos ayudan al organismo a combatir las infecciones y las enfermedades crónicas, incluido el cáncer. El analista de datos profesional Joel Smalley escribe:(14)

“La proteína de espiga viral era tan tóxica para esta vía que anuló el 90 por ciento de la misma. Si toda la proteína de la espiga llegaba al núcleo (en los ovarios), y se producía suficiente cantidad y permanecía el tiempo suficiente antes de que el cuerpo fuera capaz de deshacerse de toda ella, causaría cáncer. Afortunadamente, en el caso de una infección natural, es poco probable que esto ocurra.

Desgraciadamente, el mRNA toxshot experimental induce la producción de la proteína de la espiga (la espiga de longitud completa que corresponde exactamente, aminoácido por aminoácido, a la longitud completa de la proteína viral de la espiga(15)) en y alrededor del núcleo celular y se produce durante al menos 60 días y casi seguramente durante más tiempo.(16)

Los “verificadores de hechos” dijeron que la proteína viral de la espiga no entra en el núcleo a pesar de que los científicos expertos demostraron que absolutamente sí lo hace. Las autoridades de salud pública y los reguladores dijeron que la proteína viral no entra en el núcleo a pesar de que los fabricantes de ARNm les enviaron imágenes de ello como parte de su solicitud de uso de emergencia …

Jiang y Mei, de forma bastante lógica y razonable, advirtieron que la proteína mRNA espiga probablemente tendría el mismo efecto que la proteína viral espiga sobre p53 y, por lo tanto, causaría cáncer. El artículo de Jiang y Mei fue retractado debido a ‘expresiones de preocupación’ espurias (EOC) sobre los métodos del estudio a pesar de ser una práctica estándar…

Pues bien, a pesar de la retractación, la proteína de espiga que circula en grandes cantidades, en la vecindad directa del núcleo celular, durante periodos de tiempo prolongados, sigue teniendo el potencial de inducir cáncer en esas células (ovario, páncreas, mama, próstata, ganglios linfáticos). Estos cánceres pueden tardar años en desarrollarse, por lo que es posible que no veamos muchas señales de seguridad hasta dentro de 5 o 10 años”.

Como señaló Smalley, uno de los autores del EOC que dio lugar a la retractación del artículo fue el doctor Eric Freed, que dirige el Centro de Investigación del Cáncer de los Institutos Nacionales de Salud de EE UU.

Fue investigador titular del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) y de los NIH desde 2002,(17) las mismas agencias que financiaron la inyección de ARNm de Moderna.

Un caso de cáncer no tan raro

A finales de septiembre del 2022, The Atlantic(18) publicó la historia del inmunólogo belga Michel Goldman, de 67 años, que en la primavera del 2021 recibió su primera y segunda inyección de COVID. En otoño de ese año, le diagnosticaron un linfoma, cáncer del sistema inmunitario.

Apenas unas semanas después del escáner y el diagnóstico, se puso la primera dosis de refuerzo, pensando que la necesitaba porque pronto quedaría inmunodeprimido por la quimioterapia. Pero el refuerzo provocó un rápido deterioro de su salud.

Otro escáner corporal a finales de septiembre del 2021, apenas tres semanas después del primero, reveló “un nuevo aluvión de lesiones cancerosas, tantas manchas que parecía que alguien hubiera lanzado fuegos artificiales dentro del cuerpo de Michel”, escribe Roxanne Khamsi:(19)

“Además, las lesiones eran ahora prominentes en ambos lados del cuerpo, con nuevos grupos floreciendo en la axila derecha de Michel y a lo largo del lado derecho de su cuello”.

Cuando la hematóloga de Michel vio el escáner, le dijo que se presentara directamente en la farmacia del hospital más cercano. Le dijo que tendría que empezar a tomar esteroides de inmediato. Una progresión tan rápida del linfoma en solo tres semanas era muy poco habitual, y no podía arriesgarse a esperar ni un día más.

Mientras seguía estas instrucciones, Michel tuvo la inquietud de que la inyección de refuerzo de COVID lo puso más enfermo. Su hermano (Serge, jefe de medicina nuclear del hospital de la Universidad Libre de Bruselas) albergaba una preocupación similar.

El grupo asimétrico de ganglios cancerosos alrededor de la axila izquierda de Michel en el escáner inicial ya había parecido “un poco inquietante”, como dijo su hermano; sobre todo teniendo en cuenta que las dos primeras dosis de la vacuna de Michel se habían administrado en ese lado. Ahora había recibido una dosis de refuerzo en el otro brazo, y la asimetría del cáncer se había invertido.

Los hermanos sabían que podía tratarse de una extraña coincidencia. Pero no podían evitar la sensación de que Michel había experimentado lo que sería un efecto secundario muy poco frecuente, aunque potencialmente mortal, de la vacunación COVID”.(20)

Células T enloquecidas

Goldman, que fue uno de los primeros defensores de las vacunas COVID de ARNm, ahora “sospechaba que había sido su desafortunada víctima”, escribe Khamsi.(21)

Decidió hacer público su cáncer a pesar del temor de que los “antivacunas” lo utilizaran para argumentar en contra de la vacuna COVID. Se impuso su preocupación por las personas que padecían el mismo tipo de cáncer que él.

Existen aproximadamente 30 subtipos diferentes de linfoma. El tipo que padecía Goldman, linfoma angioinmunoblástico de células T, ataca a los linfocitos T colaboradores foliculares, que desempeñan un papel crucial en la respuesta inmunitaria del organismo a los patógenos invasores.

Los linfocitos T cooperadores actúan como mensajeros entre las células dendríticas, que identifican al patógeno, y los linfocitos B, que fabrican los anticuerpos apropiados. Las inyecciones de ARNm COVID “son especialmente eficaces para generar ese mensaje y estimular su paso a través de las células T ayudantes”, escribe Khamsi.

Esta activación de las células T colaboradoras es parte de lo que hace que las inyecciones COVID funcionen. Pero Goldman empezó a sospechar que, en algunos casos, la activación de esos linfocitos T colaboradores podría hacer que se volvieran locos y provocaran tumores o empeoraran los ya existentes.

Otros casos

Goldman tuvo suerte. Vivió para contarlo. Muchos otros no fueron tan afortunados. Y aunque sigue creyendo que él es un caso “ultra raro”, desde entonces recibió informes de otros pacientes que desarrollaron repentinamente un linfoma angioinmunoblástico de células T después de sus inyecciones. Según Khamsi:(22)

“En torno a su seguimiento de febrero, Michel recibió un mensaje de un médico que había leído su informe de caso autorreferencial. A la madre del médico le habían diagnosticado el mismo subtipo de linfoma que padece Michel tras una inyección de refuerzo de COVID. Más recientemente, recibió un correo electrónico de una mujer cuya hermana había sido vacunada y recibió ese diagnóstico al mes siguiente”.

En agosto del 2022, Frontiers in Medicine publicó un informe de un caso(23) en el que se describía la “rápida progresión de un linfoma de células B de la zona marginal” tras la inyección de COVID. La mujer japonesa de 80 años que aparecía en el informe desarrolló un tumor notable al día siguiente de su primera inyección. Según los autores:(24)

“Inicialmente, sospechamos que la linfadenopatía benigna de cabeza y cuello era un efecto secundario de la vacunación. Nueve semanas después, el número de glándulas submandibulares y parótidas inflamadas aumentó, y los ganglios linfáticos se agrandaron aún más.

Finalmente, la masa temporal derecha se diagnosticó como linfoma de células B de la zona marginal basándose en los hallazgos inmunohistoquímicos y de citometría de flujo de las muestras de biopsia.

Nuestros hallazgos sugieren que, aunque se recomiendan 4-6 semanas de observación de la inflamación de los ganglios linfáticos tras la segunda vacunación, también debe considerarse la malignidad en el diagnóstico diferencial de la linfadenopatía tras la vacunación”.

La inyección COVID es mucho menos eficaz en pacientes con linfoma

En mayo del 2022, un estudio unicéntrico(25) de la Universidad de Emory descubrió que la respuesta inmunitaria humoral en pacientes con linfoma no hodgkiniano (LNH) o leucemia linfocítica crónica (LLC) se reducía significativamente tras recibir una inyección de COVID, en comparación con las personas que no tenían ninguno de esos diagnósticos.

Los pacientes con linfoma no Hodgkin o leucemia linfocítica crónica tampoco presentaron una respuesta de anticuerpos similar a la inyección. Sólo el 68 por ciento de ellos desarrollaron anticuerpos neutralizantes contra el SARS-CoV-2 tras la segunda dosis, en comparación con el 100 por ciento de los controles sanos. Los pacientes con LNH/LCL que se habían sometido a terapias dirigidas contra el CD20 en el plazo de un año tras la primera dosis presentaron los niveles de anticuerpos más bajos.

Los cánceres turboalimentados son cada vez más frecuentes

Enlace de vídeo

Los datos de la Base de Datos de Epidemiología Médica de Defensa (DMED)(26) -históricamente una de las bases de datos médicos mejor conservadas y más utilizadas del mundo- mostraron que, en comparación con las medias quinquenales anteriores, el cáncer entre el personal del Departamento de Defensa (DOD) en 2021 se disparó.

En general, los cánceres se triplicaron entre los militares y sus familiares tras la implantación de las vacunas COVID. El cáncer de mama aumentó un 487 por ciento. La explosión de las tasas de cáncer también se observa en otros lugares. Uno de los primeros en advertir que las vacunas podrían causar cáncer fue el Dr. Ryan Cole, un patólogo que dirige su propio laboratorio de patología.

Sospecha que las vacunas aceleran los cánceres ya existentes a través de la desregulación inmunitaria.(27) Observó que los cánceres que antes estaban bien controlados crecían repentinamente sin control y conducían rápidamente a la muerte una vez que recibían la vacuna COVID.

La Dra. Ute Kruger, patóloga sueca, investigadora y médico jefe de la Universidad de Lund, también observó una explosión de cánceres que avanzan rápidamente a raíz de las inyecciones de COVID. Por ejemplo, observó:(28,29)

-Los pacientes de cáncer son cada vez más jóvenes: el mayor aumento se registra entre las personas de 30 a 50 años.

-El tamaño de los tumores es mucho mayor. Históricamente, en el momento del diagnóstico del cáncer se solían encontrar tumores de 3 centímetros. Ahora, los tumores que están encontrando son regularmente de 4 a 12 centímetros, lo que sugiere que están creciendo a un ritmo mucho más rápido de lo normal

-Cada vez son más frecuentes los tumores múltiples en varios órganos.

-La recurrencia y la metástasis están aumentando: Kruger señala que muchos de los pacientes con cáncer que está viendo estuvieron en remisión durante años, solo para verse de repente acosados por el crecimiento incontrolable del cáncer y la metástasis poco después de la inyección COVID.

Estos “turbo-cánceres”, como los llama Kruger, no pueden explicarse por el retraso en las pruebas de detección del cáncer debido a los bloqueos y otras restricciones de COVID, ya que esos días quedaron atrás. Los pacientes, a pesar de tener acceso a las revisiones médicas como en años anteriores, aparecen con crecimientos tumorales exacerbados, y ella cree que esto se debe a que los cánceres están siendo “turbo-cargados” por las inyecciones de ARNm.

Resulta inquietante que, como se detalla en “Cómo se ocultan las muertes por cáncer causadas por las inyecciones COVID“, el análisis de los datos del Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) de EE. UU. sugiere que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. estuvieron filtrando y rediseñando las muertes por cáncer como muertes por COVID desde abril del 2021 para eliminar la señal del cáncer. La señal se está ocultando mediante el intercambio de la causa subyacente de muerte con la causa principal de muerte.

Publicado originalmente el 05 de enero del 2023 en Mercola.com

Fuentes y Referencias

1 Comunicado de prensa de los CDC del 21 de julio de 2021
2 CDC Estimaciones Provisionales de Esperanza de Vida para 2021, Agosto 2022
3 USA Today 22 de diciembre de 2022
4, 6 Daily Sceptic 26 de noviembre de 2022
5 Conservative Woman 28 de noviembre de 2022
7, 8, 9, 10, 12 Conservative Woman 19 de diciembre de 2022
11 Evidencias que sugieren que no se trata de un virus evolucionado naturalmente 13 de julio de 2020
13, 14 The Expose 2 de agosto de 2022
15 Science Based Medicine 5 de mayo de 2021
16 Cell 17 de marzo de 2022; 185(6): 1025-1040.e14
17 Retrovirology 2 de julio de 2018; 15 Artículo número 43
18, 19, 20, 21, 22 The Atlantic 24 de septiembre de 2022
23, 24 Frontiers in Medicine 1 de agosto de 2022; 9: 963393
25 ASCO Daily News 25 de mayo de 2022
26 Renz-law.com
27 Steve Kirsch Substack 5 de febrero de 2022
28 Etana Substack 4 de agosto de 2022
29 Doctors4CovidEthics.org 26 de julio de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.