Los resultados de las elecciones de EE.UU. frustran las esperanzas de Beijing, pero Trump y Xi aún pueden llegar a un acuerdo

Un economista predice que el acuerdo comercial entre EE.UU. y China se firmará en 2019
Por Nicole Hao - La Gran Época
10 de Noviembre de 2018 Actualizado: 10 de Noviembre de 2018

Los resultados de las elecciones de mitad de período de 2018 en Estados Unidos no ayudaron a los objetivos geopolíticos del régimen comunista chino, el cual desplegó su brazo propagandístico en el extranjero para influir en los votantes de regiones clave de Estados Unidos.

Beijing podría verse obligado a hacer concesiones cuando el mandatario chino Xi Jinping se reúna con el presidente estadounidense Donald Trump en una cumbre programada para finales de este mes, debido a la creciente tensión como resultado de la presión económica interna y la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

Al 8 de noviembre, los republicanos controlaban 51 bancas en el Senado frente a los 44 del Partido Demócrata, mientras que los demócratas obtuvieron la mayoría en la Cámara de Representantes, con 225 escaños frente a los 197 del Partido Republicano.

En la mañana del 7 de noviembre, el día después de las elecciones, Trump escribió en un tuit: “Recibí tantas Felicitaciones de parte de muchos por nuestra Gran Victoria de anoche, incluyendo de naciones extranjeras (amigas) que me estaban esperando, y anhelando acuerdos comerciales. Ahora todos podemos volver al trabajo, ¡y hacer las cosas!”.

Muchos republicanos que mantuvieron o ganaron sus posiciones son partidarios de la política de Trump de endurecer las relaciones con China. El objetivo de la administración Trump de obtener concesiones chinas en las relaciones comerciales está ganando poco a poco el apoyo bipartidista de varios líderes demócratas que se pronuncian a favor del aumento de los aranceles de Washington sobre el acero y el aluminio chino, a pesar de su oposición al presidente en otros asuntos.

El vicepresidente Mike Pence pronuncia un discurso en el Instituto Hudson sobre la política de la administración Trump hacia China, en Washington el 4 de octubre de 2018. (JIM WATSON/AFP/Getty Images)

Sherrod Brown, senador demócrata de Ohio que le ganó al republicano Jim Renacci, informó que “apoyé los aranceles al acero desde el principio, porque el engaño de China le costó el empleo a demasiados trabajadores siderúrgicos de Ohio”.

Ohio es un estado industrial, y la manufactura contribuye a una parte significativa de la economía local.

En Iowa donde el medio China Daily, controlado por el Partido Comunista Chino, publicó un inserto en el Des Moines Register criticando las políticas comerciales de Trump porque eran perjudiciales para los agricultores de la región, el gobernador republicano Kim Reynolds prevaleció contra el aspirante demócrata Fred Hubbell. Los republicanos consolidaron sus mayorías tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado para ese Estado.

La demócrata Abby Finkenauer, que derrotó al republicano Rod Blum por un escaño en la Cámara de Representantes, afirmó durante la campaña que su hermana y su cuñado eran agricultores de maíz y soja. Según ella, fueron impactados por la guerra comercial entre Estados Unidos y China después de que China impusiera aranceles del 25 por ciento a los productos agrícolas de Estados Unidos.

Finkenauer se pronunció en contra de la política comercial de Trump, diciendo que “los aranceles deben ser justos”.

En julio, el medio CGTN (China Global Television Network), dirigido por el régimen chino, publicó una animación en inglés, “Monólogo de una soja”, en la que afirmaba que Trump era el responsable de que China trasladara sus compras de soja a Brasil y Argentina. La animación alentaba a los espectadores estadounidenses a elegir a “la persona adecuada” en las elecciones de mitad período.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, citando a funcionarios de inteligencia, declaró en un discurso pronunciado en octubre que “China apunta a los gobiernos y funcionarios estatales y locales de Estados Unidos para explotar cualquier división entre los niveles federal y local en materia política. Está utilizando temas polémicos, como los aranceles comerciales para promover la influencia política de Beijing”.

Sin embargo, los resultados generales de las elecciones de medio período no sugieren que el PCCh haya tenido éxito.

La líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-CA), da una conferencia de prensa después de las elecciones de mitad de período de 2018 en el Capitolio, en Washington, el 7 de noviembre. (Zach Gibson/Getty Images)

Forbes publicó el 5 de noviembre un análisis de Kenneth Rapoza, periodista de negocios, con el título “Querido gobierno chino, los demócratas no te salvarán”.

En el artículo, Rapoza dijo que tanto los republicanos como los demócratas apoyan los aranceles justos sobre los productos chinos.

Mencionó a la líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien probablemente se convertirá en presidente de la Cámara después de llevar a los demócratas a la mayoría. En un comunicado de prensa, Pelosi sostuvo:

“El informe de la investigación del Representante Comercial de los Estados Unidos sobre el robo de propiedad intelectual de China es un buen primer paso, pero se necesita mucho más para hacer frente a todo el espectro del mal comportamiento de China. Las barreras regulatorias de Beijing, los requisitos de localización, los abusos laborales, la política anticompetitiva ‘Made in China 2025’ y muchas otras prácticas comerciales desleales requieren una respuesta completa e integral. Los aranceles anunciados hoy deben ser utilizados como un punto de apoyo para negociar un comercio más justo y abierto para los productos estadounidenses en China”.

Larry Kudlow, el asesor económico de la Casa Blanca, dijo en julio que: “Xi parece pensar que si espera las elecciones de noviembre, Trump se debilitará y, por lo tanto, aflojará la mordida. Es una apuesta muy mala”.

Con republicanos y demócratas prominentes más o menos alineados con la política de China, Trump estará llegando a su reunión con Xi en la cumbre del G20 con una confianza bipartidista.

Allan von Mehren, analista jefe del Danske Bank y economista especializado en China, alegó que cree que hay un 60 por ciento de posibilidades de ver una reunión positiva de Trump-Xi en la que ambos líderes alcanzarían “un marco claro para la negociación con una lista de demandas y un plan para trabajar en ellas una por una”.

Von Mehren predice que Beijing y Washington firmarán un acuerdo comercial en 2019.

***

Mira a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

TE RECOMENDAMOS