Los sapos ya no son tabú en el Internet chino

26 de Enero de 2016 Actualizado: 26 de Enero de 2016

El ejército de censores del Partido Comunista chino recientemente parecen estar permitiendo discusiones políticas en los medios sociales chinos los cuales implican a un retirado jefe del Partido pero aún poderoso, el cual fue considerado anteriormente un tema muy tabú.

Al especular sobre la campaña anticorrupción del líder del Partido, Xi Jinping, que llevaría en el 2016, muchos usuarios de Internet en China en la popular página web de microblogging, Sina Weibo sienten que Xi debería atacar a los llamados “tigres y moscas” – funcionarios de alto rango y simples cuadros del Partido -si quiere un éxito duradero.

“Aunque muchos tigres han sido purgados, el rey tigre permanece. Algunos funcionarios a nivel provincial todavía tienen fe en el rey tigre”, escribió Hualijia01 en Weibo, un oficial retirado de la agencia sancionatoria en Mongolia Interior, en respuesta a una publicación sobre el tema el 24 de enero.

Otro internauta que afirma ser un graduado de la Universidad Normal de Fujian escribió: “Publiquen los crímenes del sapo: un traidor de los chinos; se vendió a los rusos; con crímenes de lesa humanidad por comercio de órganos; y un gran corrupto. Este cabecilla criminal es conocido en todo el mundo”.

Al usar los términos “rey tigre” y “sapo”, los internautas chinos se refieren a Jiang Zemin, el ex jefe del Partido Comunista quien ha tenido supremo poder en el régimen durante casi dos décadas. La no-censura de los comentarios de los internautas y los diversos gestos políticos públicos en los últimos meses sugiere que Xi Jinping, arrestará a Jiang este año, de acuerdo con ex funcionarios del Partido.

 

Hasta este mes de enero, los censores del régimen han eliminado regularmente mensajes en redes sociales que utilizan la palabra “sapo” en situaciones políticas sospechosas. (Weiboscope, una herramienta en línea que rastrea los mensajes borrados en Weibo, hace una lista de más de 140 supresiones de palabras clave en 2015). Los ciudadanos chinos desde hace algunos años se refieren a Jiang Zemin como “sapo”, porque tiene una estrecha semejanza con el anfibio con sus gruesas gafas redondeadas y papadas caídas.

La falta de censura es una señal de que Xi Jinping, tiene ahora una “abrumadora ventaja” sobre Jiang Zemin, según Xin Ziling, el ex director de la mesa editorial de la Universidad Nacional de Defensa China, la principal institución de educación superior para oficiales de defensa.

En una entrevista telefónica con La Gran Época, Xin dijo que las reformas militares de Xi le están dando “un firme control sobre los militares”, colocándolo en una posición “intocable”. El dominio sobre el Ejército de Liberación del Pueblo, una poderosa institución que pertenece al Partido, no a la nación, durante mucho tiempo ha sido tenido como referencia de si un líder del Partido Comunista tiene poder genuino o si no es más que una figura decorativa.

“El año 2016 puede decirse que es el año de la batalla decisiva”, añadió Xin, en alusión a lo que algunos analistas de la élite política del Partido están llamando una “lucha de vida o muerte” entre Xi Jinping, y la facción de Jiang.

 

Esta lucha, en gran medida invisible en los dos primeros años del gobierno de Xi, fue lanzada al ojo público en varios informes, y en claras ocasiones en los últimos 13 meses. El año pasado, dos editoriales del portavoz estatal Diario del Pueblo denunciaron los llamados “príncipes con capa de hierro” y castigarían a ex dirigentes del partido que todavía trataban de influir en los asuntos políticos del día a día, ampliamente interpretados como referencias codificadas a Jiang Zemin y a su más cercano confidente, el ex vicepresidente Zeng Qinghong. En agosto, una estela de piedra con la inscripción de Jiang que resaltaba en la parte delantera de la Escuela Central del Partido en Beijing fue quitada.

Y Xi criticó a algunos dirigentes del partido por convertirse en “Taishang Huang.” El término se traduce como padre del emperador, pero significa “poder detrás del trono”. Es un término que los ciudadanos chinos reconocen que apunta directamente a Jiang Zemin, en un libro de discursos recogidos que hablan sobre la necesidad de mantener la disciplina del Partido el cual se distribuyó por todo el país al comienzo del año.

Xi Jinping debe haber deliberado detenidamente antes de desafiar a Jiang Zemin y a Zeng Qinghong, dijo Luo Yu, un comandante de la división en el Departamento del Estado Mayor General del Ejército Popular de Liberación, quien desertó después de la masacre de Tiananmen en 1989, a Kanzhongguo una publicación china en el extranjero.

Luo cree que las intenciones de Xi Jinping hacia Jiang Zemin se volverán claras en “unos dos o tres meses”.

Frank Fang y Luo Ya contribuyeron a este artículo.

TE RECOMENDAMOS