Los verdaderos autoritarios que amenazan a Estados Unidos

Por Newt Gingrich
06 de Septiembre de 2021
Actualizado: 06 de Septiembre de 2021

Desde hace años, la izquierda ha demonizado al presidente Donald Trump como un autoritario de derechas que está arrastrando a Estados Unidos a un oscuro pozo de tiranía y opresión. Los demócratas y los medios de comunicación siguen impulsando esta narrativa, incluso con él fuera de la presidencia. Sin embargo, Trump defiende la empresa de libre mercado y la libertad individual, es decir, la libertad, lo contrario del autoritarismo. En realidad, la verdadera amenaza autoritaria para Estados Unidos proviene de la izquierda.

La gran ironía es que muchos en la izquierda utilizaron su argumento de que Trump es un autoritario para justificar su actuación como autoritarios. Para empezar, mire los principales medios de comunicación.

Durante años, los medios de comunicación fueron parciales, inclinando su cobertura a favor de los demócratas y de las posiciones de izquierda. Pero al menos los periodistas estaban haciendo su trabajo básico de informar las noticias. Hoy, sin embargo, son activistas de izquierda abiertamente partidistas con credenciales de prensa.

El ascenso político de Trump hizo que los miembros de los medios de comunicación se vieran a sí mismos como los guardianes de la democracia, protegiéndonos a todos de las depredaciones del dictador Trump. Debido a que Trump era tan terrible y había tanto en juego, los periodistas creían que su trabajo era defender una causa, no informar las noticias.

Como resultado, los medios de comunicación han publicado un torrente de historias engañosas, si no totalmente falsas, sobre republicanos y conservadores, engañando al público para retratar a la derecha como malvada. Esta es una táctica autoritaria clásica: impulsar la desinformación para socavar y demonizar a los oponentes políticos.

Por supuesto, los medios de comunicación no están solos. Las corporaciones ahora están reflejando los caprichos de la turba neomarxista, adoptando causas como Black Lives Matter y el impulso de la izquierda para federalizar las elecciones. Los ejecutivos corporativos están imponiendo una ideología de extrema izquierda no porque crean en la teoría crítica de la raza o en el voto universal por correo, sino porque son cobardes y sucumben a la presión y el acoso de la turba. Aquí hay otro ejemplo de izquierdistas que se apoderan de una institución clave.

Esta embestida izquierdista se ve agravada por las grandes empresas tecnológicas, que claramente están librando una guerra para silenciar a los conservadores y sofocar la disidencia. De hecho, los oligarcas que dirigen empresas como Google, Twitter y Facebook afirman que sólo se dedican a la desinformación, pero esto se ha manifestado sistemáticamente como una caza de brujas política contra un bando. La “desinformación” es una palabra cliché que les permite a los titanes de la tecnología censurar cualquier cosa que no les guste, de forma que no parezca una supresión flagrante. Por supuesto, gran parte de esto comenzó en 2016 con los tuits de Donald Trump.

Para empeorar las cosas, los demócratas están presionando efectivamente a las empresas de redes sociales para que aumenten la censura a las publicaciones de derecha, diciendo que eliminarán las protecciones de responsabilidad de las Big Tech si Silicon Valley no elimina la “información errónea”. Esto es autoritarismo en el sentido más clásico: El gobierno usa su poder para violar los derechos individuales.

La lista de autoritarismo de izquierda que amenaza la libertad estadounidense es larga e interminable, desde los confinamientos por la pandemia hasta la creciente imposición del gobierno socialista desde la cuna hasta la tumba. Sobre este tema he tenido una amplia conversación con Ben Shapiro en el episodio de esta semana de mi podcast, “El mundo de Newt“. Shapiro, editor en jefe del Daily Wire y presentador de “The Ben Shapiro Show”, acaba de escribir un libro importante sobre esta situación titulado “El momento autoritario: cómo la izquierda arma las instituciones estadounidenses contra la disidencia”.

Como explica Shapiro, la izquierda, liderada por la turba neomarxista, se especializa en el acoso para conseguir lo que quiere. Un ejemplo reciente es que las Grandes Ligas trasladaron su Juego de Estrellas anual de Georgia a Colorado debido a su ley electoral, que provocó la indignación de la izquierda y los llamados para boicotear al estado. Sin embargo, estos mismos izquierdistas tienen la audacia de llorar como víctimas y afirmar que son las víctimas del acoso de la derecha.

Para la izquierda, todo es tanto personal como político. No hay compromiso, no hay término medio. Es por eso que se prohíbe a Parler y se despide a los profesores por oponerse a la teoría crítica de la raza. Los izquierdistas quieren sumisión y conformidad, no debate. Quieren diversidad de apariencias, pero no diversidad de pensamiento. En resumen, la izquierda busca el poder puro para imponer una visión radical y divisoria en el país.

Ciertamente hay autoritarios de derecha, pero viven en la oscuridad, al margen, sin ningún control institucional. Pero los autoritarios de la izquierda controlan las instituciones más poderosas de nuestra sociedad, y están dominando el Partido Demócrata. Son los autoritarios que verdaderamente amenazan a Estados Unidos.

De Gingrich360.com.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS