Los votantes deben estar atentos a la intromisión electoral de potencias extranjeras, dice AG adjunto

Por Janita Kan
26 de Agosto de 2020
Actualizado: 26 de Agosto de 2020

El fiscal general adjunto, Jeffrey Rosen, está impulsando al público a prestar atención a los esfuerzos de las potencias extranjeras para influir en las próximas elecciones, y agregó que el crecimiento de la tecnología y el Internet han planteado nuevos retos en los últimos años.

Rosen subrayó la importancia de que los votantes sean conscientes de la interferencia extranjera maligna para poder tomar decisiones informadas cuando voten en las próximas elecciones presidenciales.

En una charla con el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales el miércoles, el fiscal general adjunto dijo que la interferencia extranjera en las elecciones no es algo nuevo, y que ha sido una preocupación desde la fundación de la República. Las potencias extranjeras han utilizado diferentes tácticas a lo largo de los años para tratar de fomentar el partidismo en Estados Unidos e influir en la opinión pública, dijo Rosen. Las tácticas suelen describirse como “coercitivas, encubiertas, y corruptas”.

Las tácticas pasaron de ser coercitivas a ser más engañosas y encubiertas en el siglo XX, ya que los gobiernos extranjeros ocultan activamente sus papeles en sus acciones, dijo Rosen. Pero dijo que en los últimos años, Estados Unidos se ha enfrentado a desafíos sin precedentes debido a la llegada del Internet y, más recientemente, de las redes sociales.

“Hoy en día, el entorno de los medios de comunicación es considerablemente diferente y el Internet y las redes sociales permiten a los actores extranjeros llegar a una cantidad sin precedentes de estadounidenses de manera secreta, barata y directa, sin tener que pasar necesariamente por los medios de comunicación tradicionales [y] sin siquiera tener que poner un pie en suelo estadounidense”, dijo.

Por ejemplo, durante el ciclo electoral de 2016, Rosen dijo que la Agencia Rusa de Investigación de Internet gastó un total de unos USD 100,000 durante dos años en anuncios en Facebook para “promover la discordia y la división social y posteos y tuits colocados de manera similar en varias plataformas de redes sociales”.

Rosen dijo que estas herramientas han permitido que las potencias extranjeras como Rusia y China se vuelvan “más sofisticadas y más audaces” en sus tentativas. El fiscal general adjunto dijo que en 1986, el FBI dijo al Congreso que las acciones de la Unión Soviética para influir en las elecciones, tal como el uso de documentos gubernamentales falsos, tuvieron relativamente poco éxito. Sin embargo, en los últimos años, los gobiernos extranjeros tratan de hacerse pasar por estadounidenses en las plataformas de las redes sociales, o manipular el contenido digital mediante falsificaciones profundas (“deepfakes”), que son más difíciles de detectar y contrarrestar, dijo.

Rosen añadió que el Partido Comunista Chino (PCCh) también ha desarrollado campañas de interferencia extranjera muy sofisticadas en los últimos años, utilizando el soborno, el chantaje, y otras tácticas malignas para influir en la elaboración de políticas durante todo el año, así como para tener un impacto en las elecciones de Estados Unidos.

“Las tácticas de la RPC son más sutiles, más perniciosas, más complejas. Beijing, por ejemplo, trabaja sin descanso para cooperar con intermediarios aparentemente independientes que pueden influir en los miembros del Congreso y en una serie de políticas”, dijo.

La Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI) ha advertido repetidamente sobre la interferencia extranjera maligna en los últimos meses. Más recientemente, William Evanina, director del Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad de la ODNI, dijo que su departamento era el que más se preocupaba por la continua y potencial actividad de China, Rusia e Irán.

Evanina dijo que el PCCh ha estado expandiendo sus esfuerzos de interferencia antes de noviembre para “dar forma al ambiente político en los Estados Unidos, presionar a las figuras políticas que considera opuestas a los intereses de China, y desviar y contrarrestar la crítica hacia China”, ya que prefiere que el presidente Donald Trump no sea reelegido.

Evanina dijo que la retórica pública del PCCh se había vuelto cada vez más crítica con la administración Trump en los últimos meses, en particular en lo que respecta a cuestiones como la respuesta de Estados Unidos a la gestión del virus del PCCh y el cierre del consulado chino en Houston.

De manera similar, Irán busca socavar a las instituciones de Estados Unidos y a Trump, y busca dividir aún más al país antes de noviembre, dijo Evanina. Añadió que es probable que Irán centre sus esfuerzos en difundir desinformación en las redes sociales o en recircular contenido antiestadounidense.

Mientras tanto, la ODNI consideró que Rusia está utilizando tácticas para denigrar al candidato presidencial demócrata Joe Biden, a quien ven como una “clase dirigente” anti-Rusia. Evanina añadió que algunos actores vinculados al Kremlin también están tratando de impulsar la candidatura de Trump en las redes sociales y la televisión rusa.

Rosen dijo que el Departamento de Justicia ha estado tomando medidas para hacer frente a estos desafíos, como ayudar a las empresas de redes sociales, campañas y funcionarios electorales a endurecer y mejorar sus plataformas, redes, e infraestructura contra estas amenazas. También dijo que el FBI ha creado un grupo de trabajo destinado a investigar y trabajar para contrarrestar dicha interferencia.

El fiscal adjunto dijo que, de mismo modo, el DOJ ha intensificado sus esfuerzos para asegurar que los actores extranjeros cumplan con la Ley de Registro de Agentes Extranjeros, una ley federal que requiere que todas las personas que trabajan en nombre de un gobierno o entidad extranjera se registren en el DOJ y revelen cualquier actividad realizada “para o en interés de” una potencia extranjera. También dijo que el departamento ha estado tomando medidas enérgicas contra los actores de operaciones de interferencia maligna que violan la ley federal, como cuando hackean los sistemas de correo electrónico para hacerlos públicos.

La administración Trump también ha utilizado tentativas más amplias para contrarrestar la interferencia extranjera, por ejemplo, imponiendo sanciones financieras a los regímenes que tratan de participar en operaciones malignas, dijo Rosen.

El año pasado, los funcionarios de la administración Trump instaron o educaron al público para que sea consciente de los esfuerzos por influir en las elecciones. En febrero, varios altos funcionarios, entre ellos el fiscal general William Barr y el director del FBI Christopher Wray, escribieron una opinión advirtiendo sobre el tema.

“La lucha contra estas amenazas requiere un enfoque de toda la sociedad que merece la atención de todos los estadounidenses. Aunque estas amenazas a nuestras elecciones son perennes, nuestros esfuerzos para defender nuestra democracia son inquebrantables. Como líderes de nuestro gobierno, estamos comprometidos con la defensa de nuestra democracia, pero también necesitamos su ayuda”, escribieron.

A principios de este mes, el Departamento de Estado ofreció una recompensa de USD 10 millones a todo aquel que identifique o localice a los hackers que podrían estar trabajando para una potencia extranjera con el fin de influir en las elecciones de Estados Unidos.

Siga a Janita en Twitter: @janitakan


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

El PCCh prefiere que Trump no gane un segundo mandato

TE RECOMENDAMOS