Madre de 81 años habla sobre la persecución por parte del PCCh a su hijo por su fe

Su hijo, Qin Shuhai, está detenido desde el 18 de enero por difundir la práctica espiritual china Falun Gong

Por Dorothy Li
23 de Marzo de 2024 6:26 PM Actualizado: 23 de Marzo de 2024 6:26 PM

El 18 de enero, Liu Yuying presenció cómo la policía se llevaba a rastras a su hijo adulto, junto con otros dos ciudadanos chinos, víctimas del régimen comunista en su represión sin precedentes de la fe.

Veintiséis días después, perdió a su nuera, Xie Shuhua, paralítica desde hacía años, cuando más de una docena de policías asaltaron su casa tras la detención. El susto y la preocupación por su ser querido empeoraron el estado de la Sra. Xie, quien falleció el 13 de febrero.

“Mi corazón se hizo pedazos” tras ver la muerte de su nuera, dijo Liu en un video, con la voz entrecortada. “¿Qué mal había hecho mi hijo? Lo único que hizo fue ser un buen hombre”.

El 3 de febrero, un fiscal de la ciudad de Jinzhou, en la provincia nororiental de Liaoning, detuvo formalmente a su hijo, Qin Shuhai, por practicar la práctica espiritual Falun Gong.

Falun Gong es una disciplina espiritual que consiste en ejercicios de meditación y enseñanzas morales basadas en los principios de verdad, compasión y tolerancia. Sus beneficios para la salud mental y física la hicieron muy popular, y se calcula que a finales del siglo pasado la practicaban entre 70 y 100 millones de personas.

Sin embargo, el Partido Comunista Chino (PCCh) consideró la popularidad de la disciplina una amenaza para su ideología controladora y atea, y en 1999 inició una persecución nacional contra Falun Gong, movilizando a todo el aparato de seguridad del país para localizar y detener a sus practicantes.

Según Minghui, un sitio web dedicado a informar sobre Falun Gong, los familiares del Sr. Qin habían intentado solicitar a las autoridades policiales la liberación del Sr. Qin, al menos temporalmente, para asistir al funeral de su esposa, pero sus esfuerzos fueron en vano. La policía local les dijo que ya no era asunto suyo y les remitió al fiscal.

La Sra. Liu, de 81 años, depende ahora de la ayuda de sus vecinos para cocinar y realizar otras tareas cotidianas básicas que le costaba llevar a cabo por sí misma.

Su calvario, consecuencia de la persecución del PCCh, es solo uno de los innumerables casos en los que se ha abandonado a los ancianos a su suerte después de que sus hijos adultos fueran encarcelados o perseguidos hasta la muerte por persistir en su fe.

Encarcelamiento y abusos

Desde 1999, millones de practicantes han sido arrojados a campos de trabajos forzados, centros de lavado de cerebro y cárceles de todo el país, donde fueron sometidos a torturas y abusos en un intento de obligarlos a retractarse de sus creencias. Se cree que un gran número de practicantes han sido torturados hasta la muerte o incluso asesinados por sus órganos.

En los dos primeros meses de este año, Minghui verificó 178 ciudadanos chinos que fueron condenados a prisión por practicar Falun Gong o concienciar sobre la persecución.

Entre ellos se encontraba Hu Yurong, profesora de secundaria y practicante de Falun Gong residente en el condado de Qu, provincia de Sichuan. Las autoridades locales han mantenido recluida a Hu desde su detención en abril de 2020. Durante años, mantuvieron su caso en secreto, dejando a su familia preocupada por el destino de su ser querido.

A mediados de enero, la familia de Hu se enteró de que había sido condenada a siete años de cárcel por su fe, y actualmente está recluida en la prisión de mujeres de Chengdu, según dijeron a Minghui.

La Sra. Hu había soportado múltiples y prolongadas reclusiones en centros de detención, campos de trabajos forzados, prisiones, pabellones psiquiátricos y otros centros por negarse a renunciar a su fe. En total, pasó más de 16 años entre rejas.

Mientras estuvo encarcelada, soportó torturas y abusos. En una ocasión, la policía la colgó del techo de una oscura celda, con las muñecas y los tobillos atados. Durante seis días y seis noches, la policía la mantuvo en esa dolorosa posición mientras le negaba el acceso a comida y bebida. En otra ocasión, los guardias la obligaron a llevar solo una fina capa de tela y a arrodillarse a la intemperie en invierno durante 24 horas.

Muerte

Para conseguir el apoyo del público a su brutal represión, los órganos de propaganda del PCCh también lanzaron una amplia campaña de odio. Xia Zhenglun, agente de ventas de seguros, había aceptado durante años la versión oficial de la persecución. Eso cambió en la primavera de 2012, cuando se encontró con el libro principal de la práctica, “Zhuan Falun”.

“Muchas cosas que no podía entender en mi vida se me aclararon de repente”, recordó a Minghui la sensación tras leer las enseñanzas de Falun Gong. Decidió vivir según sus principios morales: verdad, compasión y tolerancia.

En febrero de 2023, el Sr. Xu fue arrestado en la ciudad de Lianyungang, en la provincia de Jiangsu, al sur de China, y llevado al Centro de Detención del Condado de Guanyun. Murió menos de siete meses después de su detención.

No está claro de inmediato qué experimentó el hombre de 65 años durante su detención. Según Minghui, Xia se encontraba en buen estado de salud antes de que se lo llevara la policía local.

Tras casi un cuarto de siglo de persecución, más de 5000 practicantes han muerto torturados, según las estadísticas recogidas por Minghui. Sin embargo, se cree que el número real de muertes es mucho mayor, dada la dificultad de obtener información al respecto fuera de China.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.