Madre de un recién nacido se arrepiente de transición de género en su juventud

Por Brad Jones
03 de Noviembre de 2022 1:45 PM Actualizado: 03 de Noviembre de 2022 1:45 PM

Mientras abraza a su hijo pequeño en su casa de los suburbios de Chicago, la recién casada Daisy Strongin dice que lamenta profundamente haberse sometido a una cirugía de transición de género para que le extirparan ambos pechos cuando tenía 20 años.

Era una chica de 15 años “insegura, muy autocomplaciente y marginada”, dijo Strongin a The Epoch Times, y el impulso de la transición era “tentador”.

“Realmente quería sentirme cómoda en mi propia piel y quería dejar de estar deprimida. Quería ser otra persona. Me odiaba a mí misma. No quería ser la persona que era, y la transición parecía ser un camino muy atractivo que me llamaba la atención”, dijo.

Llevó un binder durante años, empezó a tomar testosterona a los 18 años y cambió legalmente su nombre por el de Oliver. Sin embargo, años más tarde, “se sentía peor”, “incompleta”, “menos satisfecha” y “menos completa”, dijo, y finalmente dejó el proceso de transición.

Strongin, que ahora tiene 24 años, se une a un número cada vez mayor de “destransicionistas” que lamentan la “atención de afirmación de género”, como los bloqueadores de la pubertad, las hormonas del sexo opuesto y la cirugía de transición de género que recibieron cuando eran adolescentes y jóvenes.

La detransicionista Daisy Strongin se sienta en un parque del noreste de Illinois el 1 de noviembre de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)

Considera que el reciente aumento del número de niños que afirman ser no binarios y “trans” es un contagio social y se siente obligada a advertir a los demás sobre las trampas de la ideología transgénero.

Alrededor de 42,000 niños y adolescentes en Estados Unidos fueron diagnosticados con disforia de género en 2021, según datos de Komodo Health, Inc. recopilados para Reuters. Eso es casi tres veces el número en 2017.

La disforia de género, según la Asociación Americana de Psiquiatría, es una condición de angustia en un individuo que se identifica con el sexo biológico opuesto.

El análisis encontró que al menos 121,882 niños de 6 a 17 años fueron diagnosticados con disforia de género desde 2017 hasta 2021. Sin embargo, Reuters reportó el mes pasado que las cifras son “probablemente mucho menores que las reales”.

Adolescentes “marimachas”

De niña, Strongin a menudo se sentía fuera de lugar con su género, y esos sentimientos solo se hicieron más fuertes cuando llegó a la escuela secundaria.

Ahora sabe que es normal que los adolescentes se sientan “incómodos”, pero en aquel momento no lo sabía. Como “chica heterosexual”, nunca entendió del todo su deseo juvenil de vestirse como un chico o de ser percibida como tal.

Daisy Strongin de niña. (Cortesía de Daisy Strongin)

En octavo grado, la etiquetaron como lesbiana y la llamaron con nombres despectivos.

“No tenía muy buenas habilidades sociales y me acosaban”, dice.

Strongin creció siendo una marimacha, y sus padres la conocían como tal. Pero, cuando tenía 15 años, Strongin les dijo a sus padres que tenía una grave crisis de identidad de género.

“Les dije que era genderqueer y no se lo tomaron en serio”, explica. “Dijeron: ‘Vale, eres varonil. Genial'”.

En secreto, en su búsqueda de su “auténtico yo”, Strongin descubrió que estaba “crónicamente online”, leyendo obsesivamente sobre “todas estas extrañas identidades de género alternativas”.

“Entonces empecé a pensar que tal vez era un chico trans”, dijo.

A medida que insistía, sus padres se sentían cada vez más inquietos y se escandalizaban ante su decisión de inyectarse hormonas del sexo opuesto y operarse.

“Estaban horrorizados”, dice.

Semillas de duda y desconfianza

Strongin desconfiaba de sus padres, especialmente de su madre, y culpa a los “influencers trans” de las redes sociales de haber sembrado esas semillas de duda.

“Definitivamente es muy parecido a un culto”, dijo. “Pensé que estas comunidades online eran mi familia adoptiva. Esa es una de las tácticas: ‘Oh, si tu madre no te acepta, ahora yo soy tu madre'”.

Sola y confundida, Strongin dijo que el mensaje más importante que necesitaba escuchar era que “no había nada malo en mí”.

“Lo más probable es que el chico que se pasa 14 horas al día en Internet no tenga muchos amigos en la vida real, por lo que probablemente se sienta alienado. Así es como me sentí yo”, dijo.

(Pexels/cottonbro)

Su interacción online le permitía evitar las presiones sociales y la ansiedad que suponían las interacciones individuales con los compañeros en la escuela.

“Pasaba casi todo mi tiempo libre en Internet, porque estaba muy deprimida. Llevaba luchando contra la depresión desde sexto curso —probablemente solo por la baja autoestima y porque no quería participar en la vida— y por eso utilizaba Internet, como Tumblr y YouTube, como vía de escape”, explica. “Podía olvidarme de la vida real”.

Años de “genderqueer”

Strongin pronto descubrió el término “genderqueer” en Tumblr y se sumergió de lleno en el mundo del “género fluido”.

“Genderqueer… significa que estás entre lo masculino y lo femenino”, dijo. “Fue entonces cuando el concepto de identidad de género entró realmente en mi conciencia, y lo entendí como algo muy maleable e individualizado, como que puedes [ser] lo que quieras ser”.

Cuanto más exploraba el género fluido y se obsesionaba con su identidad de género, “más empezaba a preguntarme si podría ser trans”, dijo.

En 2014, Strongin se sintió fascinada por las mujeres que hacían la transición a hombre y documentaban sus transiciones de género en YouTube. Estas “influencers trans”, dijo, eran populares “personas atractivas y geniales” que hablaban de “cómo se sentían alienadas de sus propios cuerpos, cómo empezar con la testosterona era tan emocionante para ellas, y que la cirugía de la parte superior era este enorme hito que vino con tanta alegría y alivio y finalmente sentirse uno consigo mismo”.

Daisy Strongin, 16 años, cuando se identificó como genderqueer. (Cortesía de Daisy Strongin)

Ahora sabe que sus conocidos en las redes sociales no eran verdaderos amigos y que pasar gran parte de su vida online solo la hacía sentir más aislada.

“No tenía muchos amigos trans en la vida real. Hablaba con algunas personas, pero la mayor parte del tiempo estaba escondida”, dijo. “El aspecto de las redes sociales es enorme. Si no fuera por mi adicción a Internet, no creo que hubiera hecho la transición. Incluso con mi depresión, habría encontrado mecanismos de afrontamiento más sanos, y habría aprendido a lidiar adecuadamente con estos extraños sentimientos de género que estaba teniendo”.

Strongin dijo que fue “definitivamente influenciada y mal guiada” en Internet, pero no siente que haya sido preparada.

“No es que hubiera adultos tratando de coaccionarme directamente para que pensara que soy trans. Simplemente acabé en ese entorno, porque quería estar en Internet todo el día”, dijo.

Años de terapia

Strongin empezó a ver a un psiquiatra que la trató desde los 15 hasta los 22 años, pasando por la transición social, las inyecciones de testosterona, la “cirugía de la parte superior” y el inicio de su detransición.

“No creo que ella pensara que fuera prudente por mi parte hacer todo eso, hacer cambios permanentes en mi cuerpo. Pero no me lo dijo directamente, porque creo que tenía miedo de perder su licencia”, dijo Strongin sobre la terapeuta. “No fue demasiado afirmativa, pero tampoco me desanimó. Fue más bien neutral, pero me di cuenta de que no creía que fuera una buena idea”.

La narrativa online era “la transición es la única manera de curar los sentimientos de disforia de género, y si no lo haces, entonces podrías matarte”, dijo.

Strongin creía que si no encontraba su “yo auténtico” y honraba su verdadera identidad de género, “solo sería una cáscara vacía de persona”. Veía la transición de género como una panacea para todos sus problemas.

“Creo que me había lavado el cerebro hasta el punto de no poder regresar”, dijo.

Daisy Strongin en bachillerato antes de empezar a tomar testosterona. (Cortesía de Daisy Strongin)

Club GSA

En la preparatoria, Strongin se unió a un club de la Alianza Gay-Hetero (GSA, por sus siglas en inglés). GSA se refiere a las “Alianzas de Género y Sexualidad” que “[van] más allá de las etiquetas de gay y heterosexual, y de los límites de un sistema de género binario”, según una declaración de la red nacional GSA.

“Era muy diferente cuando estaba en la preparatoria”, dijo Strongin. “Participaba en un club GSA, pero no teníamos ninguna política sobre el cambio de mi nombre en el sistema o de los pronombres, ni sobre no decírselo a mis padres y ese tipo de cosas. Era sólo un club al que íbamos mis amigos y yo, y todos hablábamos de lo gay que éramos o de lo trans”.

Strongin, cuyo nombre de soltera era Chadra, salió del closet como “chico trans” en su último año y presionó para que su nombre legal, Daisy, se cambiara por el de Oliver en el anuario. Su petición fue denegada sin el consentimiento de sus padres, pero finalmente se publicó como “Daisy (Oliver) Chadra”.

Verdad y aceptación

Sus padres querían apoyarla más, pero les costaba aceptar su personalidad masculina.

“A mi madre definitivamente le costó más”, dijo Strongin. “Evitaba por completo los pronombres y los nombres, porque no quería alienarme, pero al mismo tiempo no quería mentirme y decirme que soy un chico”.

Cuando Strongin llevaba unos cuatro años de terapia, su padre le ofreció cierta aceptación.

“Aunque le horrorizaba, dijo: ‘Bueno, supongo que ahora es la realidad’, y empezó a llamarme Oliver, su hijo”, dijo Strongin.

Un frasco de testosterona. (Cortesía de Daisy Strongin)

Imagen negativa de la mujer

A diferencia de muchas personas que hacen la transición, Strongin dijo que nunca pasó por una experiencia sexual traumática.

“Sé que muchas mujeres quieren convertirse en hombres como un mecanismo de defensa que proviene de un trauma. Eso tiene mucho sentido para mí, pero yo no tuve ese trauma sexual”, dijo.

Sin embargo, de adolescente, dijo, la pornografía jugó un “papel subconsciente” en sus problemas de género, y desarrolló una imagen negativa de las mujeres.

“Tener 14 años y ver esos videos tiene un efecto psicológico mucho mayor que el que tenía la pornografía hace 20 o 30 años, cuando eran solo chicas desnudas en una revista”, dijo. “Las mujeres eran retratadas como objetos para el placer sexual que pueden ser golpeadas y estranguladas, ¿y se supone que eso es sexy?”.

Cuando las chicas del colegio empezaron a “vestirse de forma más seductora”, Strongin se sintió incómoda.

“Eso siempre fue muy extraño para mí. No es que las despreciara por hacerlo; simplemente me sentía muy, muy extraña con esa ropa. Simplemente tenía una imagen muy poco saludable de lo que significaba ser una chica y de lo que significaba ser una mujer”.

Strongin percibía a las mujeres como “débiles e histriónicas”‘ y no quería ser “histérica o demasiado emocional”.

“Sentía que tenía esos rasgos, y pensaba que esos rasgos eran representativos de la feminidad”, dijo. “Realmente quería que me tomaran en serio, y sentía que no podía ser tomada en serio como mujer”.

Su transición

Cuando Strongin salió del closet como transgénero, sus compañeros del colegio y “gente al azar” de Internet le aplaudieron. Por primera vez en su vida, experimentó un fuerte sentimiento de pertenencia.

“Hice muchos amigos nuevos. Y todos eran trans y LGBTQ”, dijo Strongin. “Tenía personas de la vida real con las que podía relacionarme, y me sentía realmente positiva y entusiasmada por ser trans. Cada vez estaba más segura de que iba a ser trans para siempre”.

Daisy Strongin después de 3 años y 9 meses con testosterona. (Cortesía de Daisy Strongin)

Para ocultar sus pechos, Strongin llevó un binder durante 10 horas al día durante unos tres años, desde que tenía 17 años hasta los 20, dijo.

Deseosa de tener un aspecto más masculino, cuando cumplió los 18 años, Strongin dijo que dio el siguiente gran paso en su transición: inyectarse hormonas sexuales.

“Llevaba el cabello corto y me ponía ropa de chico, pero seguía pareciendo una chica y sonaba como una chica, así que me inyecté testosterona”, dijo.

Mientras tanto, en 2016, le recetaron antidepresivos, que tomó durante unos tres años. La medicación adormeció sus emociones y la ayudó a sobrellevar la situación, pero solo enmascaró su depresión y sus problemas psicológicos subyacentes, dijo.

En la universidad, tuvo dos relaciones serias, ambas con hombres bisexuales.

“Soy heterosexual. Siempre he sido heterosexual. Hubo un tiempo en el que pensé que quizá era bisexual… pero siempre me han atraído los hombres. Así que, cuando me identificaba como un chico trans, me identificaba también como un chico trans gay”, dijo. “Es muy confuso”.

Durante la segunda relación, Strongin se sometió a una doble mastectomía. Tenía 20 años.

“Sabía que los cambios que estaba haciendo eran irreversibles. No es que no estuviera informada de lo que me iba a pasar físicamente, porque había visto a muchos influencers transgénero, hablar de los efectos de la testosterona y sabía cómo sería la cirugía de la parte superior”, dijo.

Daisy Strongin al comienzo de su detransición en el verano de 2020. (Cortesía de Daisy Strongin)

Su detransición

Después de la cirugía, Strongin pospuso el cambio de su nombre legal a Oliver, pero finalmente lo hizo. Sin embargo, empezó a experimentar dudas y remordimientos sobre sus decisiones.

“Me resultaba muy difícil mirarme al espejo porque sentía una mayor desconexión entre mi mente y mi cuerpo que antes. Me sentía como si estuviera en una especie de extraño purgatorio de género. No me veía como un hombre. No parecía una mujer. Tenía un pecho plano y una voz grave, pero seguía teniendo unas caderas bastante marcadas y eso me angustiaba”, dice. “Tenía mucho remordimiento e inseguridad”.

Sabía que era solo cuestión de tiempo que revirtiera la transición.

“Estaba persiguiendo algo que era completamente inalcanzable, como ‘nunca voy a ser hombre'”, dijo. “Me quedó muy claro hacia el final de la transición, y que nunca iba a estar satisfecha con lo que había hecho”.

Strongin había fumado marihuana en la preparatoria y había salido de fiesta en la universidad, pero en las semanas previas a su detransición, empezó a automedicarse, fumando “mucha hierba” y “emborrachándome cada noche por mi cuenta”, dijo.

Finalmente, un jueves de mayo de 2020, en plena pandemia de COVID-19 y encierros, Strongin decidió dejar de tomar testosterona.

“Solía inyectarme testosterona una vez a la semana. Cada jueves era mi día de inyección. Y progresivamente, cuando llegaba ese día y era la hora de mi inyección, pensaba: ‘¿Realmente quiero seguir haciendo esto?”.

Ese jueves, Strongin le dijo a su madre que no quería ponerse la inyección, y cuando su madre le preguntó qué significaba esto, ella le contestó: “Creo que significa que estoy revirtiendo la transición”.

“Me di cuenta de que cada inyección me acercaba a la infertilidad. Estaba a uno o dos años de necesitar una histerectomía”, dijo. “No quería cerrar la puerta a tener hijos biológicos”.

Strongin se encogía ante la idea de admitir su error y decir a la gente que solo la conocía “como un chico” que en realidad era una mujer, y temía tener que explicar a la gente lo que significaba “detransición”.

Afortunadamente, no ha tenido ninguna complicación grave a causa de la operación, aparte de las zonas sensibles alrededor de las cicatrices, la falta de sensibilidad en los pezones y otros “focos extraños donde no hay sensación”.

Aunque los implantes mamarios harían que la ropa le quedara mejor, Strongin se muestra recelosa ante la cirugía reconstructiva, pues teme volver a pensar que necesita cambiar su cuerpo para ser feliz.

“La verdad es que ha sido una decisión muy difícil. Todavía no he decidido lo que quiero hacer”, dice.

La detenida Daisy Strongin sostiene a su hijo recién nacido en el noreste de Illinois el 1 de noviembre de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)

La “estafa” de la teoría de género

Al reflexionar sobre todo su viaje de género, Strongin desearía ni siquiera haber empezado.

Rechaza rotundamente la teoría de género y la identidad de género, calificándola de “estafa”.

“Ahora me doy cuenta de que esto no es algo que esté conectado con la realidad. Es una especie de fantasía, y no lo digo en broma. Es solo que así es como lo veo. No hay ninguna ciencia detrás”, dijo.

“La idea de que uno puede tener esta esencia de género innata e inmutable que es metafísica, pero que también es fluida y puede cambiar, no tiene sentido. Cuanto más pienso en la ideología, menos sentido tiene. Ni siquiera tenía sentido para mí cuando era trans”.

Los detransicionistas son una verdad incómoda para los activistas transgénero, los profesionales de la medicina y las grandes farmacéuticas, ya que rompen la narrativa protrans y, como tal, sus voces son a menudo silenciadas en los medios de comunicación hegemónicos, dijo.

“Quieren ocultar el hecho de que esto está sucediendo”, dijo.

Los activistas trans suelen negar la detransición de las personas debido a su arrepentimiento, llaman intolerantes a los detransicionistas y los acusan de “transfobia interiorizada”, dijo Strongin.

Una foto de la boda se muestra en la pared de la casa de Strongin en el noreste de Illinois el 1 de noviembre de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)

“Eso es una mentira. Simplemente no es cierto”, dijo. “La gente solo quiere asignar alguna razón diferente de por qué la gente revierte la transición. Me gustaría que la gente nos escuchara de verdad, en lugar de limitarse a escuchar lo que otros dicen de nosotros”.

La “atención de afirmación del género” es “errónea en muchos sentidos”, dijo. Culpa a las grandes empresas farmacéuticas y a la comunidad médica de que la transición médica de niños y adultos jóvenes se realice antes de que sean completamente maduros.

“Caí en la trampa”, dijo. “Realmente me enamoré de la narrativa de que tu identidad de género es la parte más importante de ti, y no lo es. No es algo que pueda cambiar”.

Vida de casada

Strongin se casó en diciembre del año pasado y desde entonces ha tenido un hijo.

Mientras sostiene al bebé de dos meses en sus brazos para darle el biberón, Strongin recuerda constantemente que nunca podrá darle pecho. Le molesta, pero no quiere insistir en un pasado que no puede cambiar.

En la cocina de Daisy Strongin hay leche de fórmula para bebés mientras sostiene a su hijo recién nacido en el noreste de Illinois el 1 de noviembre de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)

“Ya está hecho. No hay nada que pueda hacer. Lo único que puedo hacer es tratar de hacer las paces con ello”, dijo.

Strongin sigue luchando contra la depresión y la ansiedad que va y viene, pero ya no toma ninguna medicación psiquiátrica.

La pérdida de sus pechos y su voz más grave debido a la testosterona son “desafortunadas pero no debilitantes”, dijo. “Me encanta mi vida. Mi marido es muy bueno y me ayuda a sentirme femenina. Cree que soy hermosa”.

Admite que la maternidad puede ser un reto a veces, y no es para todo el mundo, pero a riesgo de sonar “cliché”, dijo, “vale la pena”, y se contenta, por ahora, con ser una madre que se queda en casa.

“Requiere mucho sacrificio, pero puedo mirar a los ojos a una vida que he creado”, dijo. “Es lo más increíble que he vivido. Y solo pienso en oír su primera risa, oírle decir sus primeras palabras y verle dar sus primeros pasos”.

La detransicionista Daisy Strongin sostiene a su hijo recién nacido en el noreste de Illinois el 1 de noviembre de 2022. (John Fredricks/The Epoch Times)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.