Madre en duelo hace una advertencia luego de que su esposo fallece por consumir bebidas energéticas

Por Jack Phillips - La Gran Época
29 de Julio de 2019 Actualizado: 29 de Julio de 2019

Una mujer lanzó una advertencia años después de la muerte de su marido, aparentemente relacionada al consumo de una bebida energética.

John Reynolds tenía solo 41 años al momento de morir por complicaciones relacionadas con un paro cardíaco. Su esposa, Cassondra Reynolds, culpó a las bebidas energéticas.

Declaró a Love What Matters (El amor es lo que importa): “Nuestras vidas cambiaron para siempre la mañana del 5 de febrero de 2011. Mi esposo durante 10 años, mi mejor amigo, mi pareja, mi alma gemela, el amor de mi vida y el maravilloso padre de nuestros tres niños pequeños tuvo un paro cardíaco mientras estaba en la cama ese sábado por la mañana. Me desperté para oírlo jadear. Pensé que en ese momento: ‘¿Esto está sucediendo realmente? ¿Cómo puede ser?'”.

Contó que su marido estaba sano, que hacía ejercicio todos los días y que, en general, estaba en forma. Dando más detalles, también dijo que se hizo un examen físico un mes antes de su muerte, un electrocardiograma y una prueba de resistencia en su corazón, que ambos salieron bien.

Cuando fue hospitalizado por un infarto, Cassondra añadió que “el médico de urgencias me hizo todo tipo de preguntas: ‘¿Consume drogas, tiene problemas de salud, qué medicamentos toma, si es que toma alguno?'”.

 

Más tarde, los médicos dijeron que “no se encontraron medicamentos, pero sus niveles de azúcar eran altísimos. Pensaron que tuvo un episodio de diabetes”. Pero, comentó, él no era diabético.

Después de algunas indagaciones, el médico le preguntó a Cassondra sobre el estilo de vida de John.

“Le dije lo que hacía para trabajar, y que trabajaba de noche. El médico preguntó si consumía bebidas energéticas”, recordó.

“Dije que sí, pero solo una al día, por lo general, cuando sale a trabajar. El médico de inmediato dijo que eso explicaría los altos niveles de azúcar con los que llegó, que la mayoría de esas bebidas eran altas en azúcar”, agregó. “Luego lo examinaron y resultó con altos niveles de cafeína. El médico le explicó que solo se necesita una bebida energética para que el ritmo de su corazón se desestabilice, causando arritmia”.

El médico le informó que otros miembros del personal médico estaban viendo más casos en los que la gente venía con eventos de paro cardíaco causados por bebidas energéticas.

“Sus palabras exactas fueron: ‘La gente que bebe estas bebidas está jugando a la ruleta rusa con sus vidas’. Me quedé asombrada y no podía creer que una sola bebida pudiera hacer este daño”, escribió Cassondra.

Durante las dos semanas siguientes, Juan permaneció en el hospital y en estado comatoso.

“Un equipo de médicos dijo que mi esposo tenía una lesión cerebral anóxica causada por la falta de oxígeno en el cerebro y que tenía un largo camino de recuperación por delante y que podría no ser el mismo si se despierta del coma. El cerebro de mi esposo continuó convulsionándose y 10 días después de que fue admitido, me dijeron que en realidad tenía muerte cerebral y que no había nada más que pudieran hacer”, anotó.

Luego, contó, falleció después de unas semanas.

Cassondra, meses después de la muerte de su marido, dijo que hizo su propia investigación sobre las bebidas populares, que son generalmente altas en azúcar y cafeína.

“Encontré que estaban prohibidas en muchos países del norte de Europa. Aprendí que además de las ya altas cantidades de cafeína y azúcar en estas bebidas, el guaraná se descompone en su propia forma de cafeína. Aprendí que la taurina también en estas bebidas ha causado daño cerebral en ratas de laboratorio”, dijo.

Mientras tanto, varios equipos de las Grandes Ligas de Béisbol prohibieron a sus jugadores consumirlas.

Ella señaló: “Me he enterado que el Departamento de Defensa está desanimando a nuestros militares a consumir estas bebidas que son tomadas por nuestras tropas”.

Para Cassondra, la pérdida de John es un dolor que no desaparece, añadiendo que sus hijos crecerán sin un padre.

“El dolor se manifiesta de diferentes maneras con cada hijo”, contó. “Los días festivos, los cumpleaños, los eventos escolares siguen siendo muy difíciles. Mi alma se siente vacía y la mitad de mí se ha ido. Si el compartir nuestra historia evita que al menos una persona tome otra de estas bebidas, podré sentir que la muerte de mi marido no fue en vano”.

Efectos de las Bebidas Energéticas

Un estudio publicado a principios de este año en el Journal of the American Heart Association encontró que las bebidas energéticas con cafeína alteraban la actividad eléctrica del corazón y también aumentaban la presión arterial.

Un resumen del estudio se hizo eco de lo que el médico había dicho a Cassondra acerca de un aumento en las visitas a la sala de emergencias relacionadas con las bebidas energéticas.

“Las bebidas energéticas se han relacionado con un aumento de las visitas a la sala de emergencias y de las muertes. Nuestro objetivo es determinar el impacto de las bebidas energéticas en los parámetros electrocardiográficos y hemodinámicos de los jóvenes voluntarios sanos”, señala.

Además, los investigadores agregaron que “el consumo de bebidas energéticas se ha asociado con paro cardiaco, infarto de miocardio, disección coronaria espontánea y vasoespasmo coronario”.

Bebidas energéticas en un supermercado. (Wikimedia Commons)

“En general, la preocupación es que estas vitaminas, aminoácidos y hierbas se encuentran a menudo en concentraciones más altas que en su forma natural en los alimentos o las plantas, y los efectos cuando se combinan especia

“En general, la preocupación es que estas vitaminas, aminoácidos y hierbas se encuentran a menudo en concentraciones más altas que en su estado natural en alimentos o plantas, y los efectos cuando se combinan especialmente con la cafeína podrían aumentar”, dijo a CNN a principios de este año Katherine Zeratsky, nutricionista de la clínica Mayo de Rochester, Minnesota.

Y el Dr. John Higgins, cardiólogo deportivo de la Facultad de medicina McGovern del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston, dijo a CNN que se necesita más investigación.

“Son una especie de caja negra. Realmente no sabemos mucho sobre ellas”, explicó Higgins.

“La gente debe ser consciente de ello”, añadió. “Para ciertos grupos, podría ser potencialmente peligroso, como para los menores de 18 años, las mujeres embarazadas, las personas que tienen una sensibilidad a la cafeína, las personas que no consumen cafeína de manera regular y las personas que están tomando ciertos medicamentos, como Adderall para el déficit de atención (trastorno)”.

*****

Te puede interesar:

Sterling Campbell, baterista de David Bowie, cuenta cómo dejó las drogas en solo 2 semanas

TE RECOMENDAMOS