Madre queda en shock cuando cámara de seguridad capta imagen “fantasma de su hijo” fallecido

Por Robert Jay Watson - La Gran Época
07 de Julio de 2019 Actualizado: 07 de Julio de 2019

Una noche a principios de este año, Jennifer Bryant Hodge y su hija Lauren estaban viendo televisión en su habitación cuando el sistema de alarma les envió un mensaje de alerta a sus celulares, indicando que había un intruso en la cocina.

Ambas se sorprendieron por completo cuando vieron las imágenes de la cámara de seguridad. Jennifer Bryant Hodge le dijo al Daily Mail que Lauren la despertó diciendo: “Mamá, hay una persona en la cocina… Mamá, es Robbie”. Efectivamente, la imagen se parecía a Robbie, “con barba y todo”. Corrieron a la cocina para tratar de atraparlo pero no vieron nada.

Robbie era el hijo de Jeniffer que murió muy joven.

En 2016, Jennifer Bryant Hodge regresaba de la morgue donde acababa de despedirse de su sobrino, quien había tomado una sobredosis de fentanilo, un opioide que normalmente se usa como analgésico pero que también es utilizado por los consumidores de drogas. Cuando llegó a su casa, su hijo Robbie, de solo 23 años, estaba inconsciente. No mucho después, falleció; la causa fue un Xanax falso que le habían regalado, el cual resultó ser letal. Luego de haber perdido a su hermano años atrás debido a las drogas, esto fue la gota que derramó el vaso para Jennifer. Por ello, se dedicó por completo a ayudar a los adictos a dejar las drogas.

Antes de su muerte, Robbie Hodge tuvo un gran avance en el Realty 4 Rehab, una organización de agentes de bienes raíces como Jennifer, cuyo objetivo es “salvar vidas, detener la adicción”. Donan una tercera parte de sus comisiones para ayudar en el tratamiento de alguien que conocen o a un fondo general que puede ayudar a las personas a dejar sus adicciones.

Robbie tuvo su primer contacto con el peligro de los medicamentos recetados cuando se sometió a una cirugía a los 16 años y desarrolló una adicción al analgésico oxycontin. Cuando su madre recibió una generosa donación para ayudarlo a pagar su tratamiento, ella prometió ayudar a otros como la persona que ayudó a su hijo.

Robbie estaba realmente entusiasmado con el proyecto y se involucró en gran medida, hablando con muchos jóvenes sobre la importancia de evitar la adicción o en obtener ayuda si eran adictos. Su madre descubrió que “él había salvado muchas vidas… consiguió que mucha gente dejara las drogas”. Cuando su madre le preguntó si quería ser responsable de la organización, simplemente dijo: “Mamá, DIOS se ENCARGA de esto”. Jennifer Bryant Hodge lo recuerda como “una de las personas más generosas, cariñosas y amorosas que jamás conocerás”.

Si bien Jennifer se ha comprometido aún más con el trabajo de ayudar a los adictos a obtener el tratamiento y la rehabilitación que necesitan desde la muerte de Robbie, las hermanas de Robbie también se han involucrado en la pelea. Ashleigh dirige una página de Facebook llamada Sibling Support for Overdose & Addiction (“Apoyo de Hermanos por la Sobredosis y Adicción”) , y Lauren ha dado charlas en público sobre la necesidad de concientizar.

¡Pero la historia de Robbie ha dado un giro aún más sorprendente este año! Cuando Jennifer vio las imágenes de la cámara de seguridad este año, ¿qué pensó ella de todo el incidente?

“Ahora, siento que me estaba diciendo que está feliz en el cielo”. Aunque ella admite que es muy extraño y que nunca antes había visto ningún fantasma, se alegró de tener un momento con su hijo, aunque fugaz. “Estoy asombrada, ¿por qué me pasó esto a mí?”, le dijo al Mail. Es una forma de recordar al hijo que perdió, que en realidad nunca la dejó a ella ni a su familia. Como la hermana de Robbie, Ashleigh, publicó en Facebook durante el Día de Acción de Gracias en el aniversario de la muerte de su hermano: “La gratitud y el dolor coexisten, pero nunca se anulan entre sí […] Te quiero, Robbie, SIEMPRE”. Para la familia Hodge, este amor ha durado más allá de la vida misma.

Dos gemelas meditaban en un parque cuando la policía china las separa de su madre

TE RECOMENDAMOS